Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Foto: Internet

Por: Javier Contreras /  @Javiperiodismo

Hasta hoy Mao Tse Tung es el chino más reconocido por la historia, hasta hoy, pues el mundo se rendirá a partir de mañana a Mo Yan, el nuevo Nobel de Literatura quien amenaza con destronar al líder revolucionario.

¿Pero quien es Mo Yan? ¿ Qué ha escrito? ¿Por qué es ganador del Nobel?

En una librería de  Miraflores, se formó un conversatorio para conocer a la figura de este novelista y escritor de origen chino, de quien los peruanos y americanos hemos leído y conocido muy poco, pero – según Julio César Zavala, joven escritor peruano- es un emblema literario en el oriente.

La reunión estuvo ambientada en el lugar preciso, entre libros, los asistentes -tan solo una veintena- era gente de distintas edades que compartían un mismo placer: la lectura, y como lectores apasionados tenían la ilusión de conocer al nuevo Nobel.

A las 8 de la noche, el reconocido crítico literario, Ricardo Gonzáles Vigil, aperturó el conversatorio, afirmando que lo conocemos muy poco, porque no es un escritor mediático ni de best sellers, es un hombre de letras.

Foto: Javier Contreras/ Spacio Libre

«Me doy cuenta que es un gran escritor, tiene una forma de narrar muy peculiar, combina con maestría la ironía, explota el universo rural de su juventud, pero mantiene un equilibrio, su literatura no es contestataria al régimen chino pero tampoco es panfletista».

Gonzáles Vigil analizó la obra de Mo Yan, indicando que tiene claras influencias del realismo mágico de García Márquez, de Joyce, Gorki entre otros escritores de oriente, recomendó a los asistentes leer al escritor, sobre todo a las obras: Sorgo rojo, Las baladas del ajo, La república del vino, Grandes pechos, amplias caderas, Shifu, harías cualquier cosa por divertirte, La vida y la muerte me están desgastando, Rana, Cambios, entre otros.

«Soy un cuenta cuentos y sigo queriendo contarles cuentos. «

Foto: rtve.es

Ante un concurrido auditorio Mo Yan leyó esta mañana un discurso realmente sentido, de corte autobiográfico y que lo retrata como un escritor rural, un indigenista, diríamos los peruanos.

A lo largo de 40 minutos y en mandarín hizo una reseña de su vida y sus obras íntimamente ligadas, agradeciendo a su madre fallecida y a su tierra natal. Fue muy especial el momento en el que evocó a sus maestros.

«Tengo que confesar que en el proceso de creación del distrito Dongbei de Gaomi en mis obras, William Faulkner, el escritor estadounidense, y García Márquez, el escritor colombiano, me han inspirado mucho».

Al tener que definir su estilo Mo Yan se definió como un «Cuenta cuentos» imbuido de la cultura de su pueblo. «Lo que hice fue muy sencillo: contar mis cuentos a mi manera. Mi manera es la misma de los cuenta cuentos del mercado de mi pueblo, a quienes conocía muy bien; es también la manera de mis abuelos y los ancianos de mi pueblo natal.» señaló.

En la ruta de hacer una perenne alegoría a su pueblo Mo Yan hizo alusión a la mezcla de la que sus obras son producto «Me imaginé que estaba en una plaza contando cuentos ante un público con palabras impresionantes. Aprendí los estilos de las novelas modernas de Occidente, también usé diferentes estilos narrativos, pero al final, recurrí a la tradición. Las siguientes novelas son una combinación de las tradiciones chinas y las técnicas narrativas occidentales. No sólo combiné la tradición y la técnica sino también la narración y otras artes folclóricas.» detalló.

Antes de terminar su discurso muy sentido, explicó que significaba para él el Nobel: «Haber conseguido el Premio Nobel de Literatura ha supuesto muchas paradojas. Al principio pensaba que yo era el protagonista de esas contradicciones; sin embargo, poco a poco me di cuenta de que era otra persona diferente que no tenía ninguna relación conmigo. Me convertí en espectador de un drama mientras veía al resto actuando en el mismo escenario. Había visto que al protagonista, ganador de un premio, le ofrecían flores, pero además también le tiraban piedras y agua sucia. Temía que no pudiera aguantarlo. No obstante, huyó de las flores y las piedras, se limpió las manchas de agua sucia y salió tranquilamente a dar un discurso al público.» narró.

«Soy un cuenta cuentos, me han dado el Premio Nobel por mis cuentos y en el futuro seguiré contando cuentos.»

Cabe resaltar que Mo Yan, seudónimo del escritor, que significa «No Hables», recibirá el galardón el día lunes. Justo premio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + nueve =