Compartir

Luego de 34 años, los militares responsables de las ejecuciones extrajudiciales en el cuartel Los Cabitos fueron sentenciados por su participación en estos hechos de lesa humanidad contra los peruanos que fueron víctimas del fuego cruzado entre las fuerzas armadas y los terroristas.

Familiares escuchando lectura de sentencia del caso Los Cabitos / Foto: Ojo-Público.

Redacción Spacio Libre
@spaciolibre

Cuando se pensaba que la sentencia no sería leída, pues se estaba en el último día que el proceso permitía para hacerlo y pese a ello los magistrados que vieron la causa se demoraron en llegar a la sala de audiencias. Pese a ello, tras seis horas de lectura se decidió sentenciar al jefe de la base Los Cabitos, Humberto Orbegozo Talavera a 30 años de prisión efectiva por ser autor mediato de las ejecuciones extrajudiciales.

De igual forma se sentenció al jefe del destacamento de inteligencia Édgar Paz Avendaño a 23 años de prisión. Fueron absueltos los militares Roberto Saldaña Vásquez, por insuficiencia de pruebas y Arturo Moreno Alcántara quien se encuentra prófugo de la justicia. Sobre el ex comandante general del Ejército, general (r) Carlos Briceño y el Carlos Millones ex jefe del Estado Mayor Operativo se reservó la ejecución de sentencia por encontrarse ambos en estado de demencia senil a sus 90 y 86 años respectivamente.

Además, la Sala Penal Nacional ordenó que se pague una reparación civil de S/250 mil y S/150 mil, la cual será abonada por los sentenciados y el Estado Peruano, en favor de los agraviados.

La sentencia estipula que el cuartel Los Cabitos en Ayacucho se convirtió en un centro de torturas y ejecuciones extrajudiciales además de un lugar de entierros clandestinos con el fin de desaparecer los cuerpos de las víctimas.

Al respecto, la abogada Gloria Cano expresó, a través de su cuenta de Facebook, su satisfacción por la sentencia aunque también señaló que hay «varios aspectos muy cuestionables».

«(La) Sentencia tiene varios aspectos muy cuestionables, como es de declarar fundada la excepción de naturaleza de acción en cuanto al delito de desaparición forzada, según los jueces a algunos de los acusados no se les puede reprochar penalmente el delito de desaparición forzada por que a la fecha que esta figura ingreso a la norma penal, algunos de los acusados ya no eran funcionarios del estado por ello ya no tenían el deber de informar.

Lo otro es que da por no probado la desaparición de algunas víctimas por que las «pruebas presentadas son insuficiente».
El presidente de la sala voto por absolver a Orbegozo Talavera por que en otras palabras estaba de adorno en el cuartel.»

El juicio de este caso sobre la desaparición y ejecución de personas en este cuartel militar empezó en mayo de 2011 y tras una serie de trabas llegó a este punto donde la sentencia no es satisfactoria, por lo cual se apelará la decisión para incluir a quienes han sido absueltos. 

Como recuerda Jo Marie Burt en un artículo publicado en Noticias Ser en el año 2013:

El Estado peruano tiene una deuda con los 15,000 desaparecidos que no termina de saldar. La CVR recomendó que el Estado diseñe e implemente un Plan Nacional de Búsqueda de los Desaparecidos. No ha ocurrido. Las identificaciones reveladas en estos días de tres víctimas de la desaparición forzada en el cuartel militar Los Cabitos resalta la urgencia de que el Estado tome acción de manera urgente para resarcir el daño causado. Los familiares de las víctimas tienen derecho a conocer la verdad y enterrar a sus seres queridos, y la sociedad tiene derecho a saber plenamente qué pasó durante los años oscuros del conflicto.

Lea nuestro archivo sobre el caso Los Cabitos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × 3 =