Compartir

En el Perú, son más de 15 mil personas desaparecidas durante los años que duró el conflicto armado entre 1980 al 2000; se estima que más de 5 mil personas perdieron entre dos y ocho familiares y que solo en Ayacucho existen alrededor de 4 mil fosas en donde fueron enterradas las víctimas de una guerra que desgarró a nuestro país desde las mismas entrañas.

Memorial El Ojo que Llora, lugar permanente para recordar a 15 mil peruanos que no están con nosotros / Foto: José Alván (Spacio Libre)
Memorial El Ojo que Llora, lugar permanente para recordar a 15 mil peruanos que no están con nosotros / Foto: José Alván (Spacio Libre)

Por: José Alván Senepo
@JoseAlvanS

Hace unos días, como ya se va convirtiendo en una dolorosa y reflexiva tradición, se conmemoraron los doce años desde que la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) entregó su informe final. Un compendio de nueve tomos donde se detallan los hechos sucedidos durante los veinte años que cubre el informe.

La ceremonia que se realizó como de costumbre alrededor de la escultura del memorial “El Ojo que Llora”, en Jesús María, contó con la participación de diversas organizaciones pro derechos humanos y de las familias de las víctimas de ese periodo oscuro para nuestra historia nacional.

Muchos de los familiares vinieron desde tan lejos para ser parte de lo que, según afirman, ya se les convirtió en un doloroso ritual en homenaje a sus seres queridos que fueron arrebatados del seno familiar y que por más años que pasen no perderán las esperanzas por encontrarlos.

Foto: José Alván
Familiares en homenaje a los desaparecidos / Foto: José Alván (Spacio Libre)

EL DOLOR COMO MOTOR PARA SEGUIR ADELANTE EN LA BÚSQUEDA

Spacio Libre conversó con Luis Beltrán Arones Huallanca, presidente de la Coordinación Nacional de Organizaciones de Afectados por la Violencia Política del Perú (Conavip – Perú), quien junto a Rafael Barrantes Segura, ambos responsables de la campaña Reúne, que después de las dos semanas de su lanzamiento, el 17 de agosto, logró alcanzar una cantidad de 6 mil seguidores en las redes sociales y el apoyo otros organismos con quienes suman esfuerzos por hacer que se ponga en agenda una ley que propone intensificar la búsqueda de personas desaparecidas entre 1980 y 2000.

Fotos: Karina Tamayo
Luis Beltrán, presidente de CONAVIP / Foto: Karina Tamayo

Luis Beltrán conversó con nosotros sobre el trabajo que vienen realizando por encontrar una solución, una política real de búsqueda de los peruanos desaparecidos.

¿Por qué aún existen personas desaparecidas a causa del conflicto armado?

Porque los gobiernos nunca tuvieron una política especial de búsqueda de personas desaparecidas, no había una disposición o una norma que intensificara su búsqueda. Tenemos más que 15 mil desaparecidos en nuestra patria, de diferentes regiones, pero mucho más en Ayacucho.

¿Cada gobierno le pone una excusa distinta, o todos le ponen la misma traba?

La CVR indica en su informe final que hay más de 15 mil desaparecidos y recomienda que es necesario que  se ubiquen y se siga con las exhumaciones de las pozas que hay en diferentes partes del país. En base a eso es que, durante el periodo de gobierno de Alejandro Toledo, quizá se avanzó mínimamente, pero en este Gobierno quiera o no quiera se ha avanzado a exigencia de los propios familiares, ya que tampoco había presupuesto en el Ministerio Público para estas labores.

¿El sufrimiento de las familias es un sentimiento que se va disipando con el pasar de los años?

No, porque la idiosincrasia de nuestro pueblo andino hace que, si tenemos a un familiar desaparecido a quien no le hemos dado entierro, siempre te queda y siempre está en nosotros la esperanza de poder encontrarlo algún día. Si en este mundo no lo encontramos, mañana o pasado cuando ya no estemos nos vamos a encontrar.

Después de muchos años de haber pasado el conflicto armado interno ¿aumentó la magnitud de la búsqueda?

Sí. Por ejemplo, en la última entrega de restos en Ayacucho, el seis de agosto, fueron entregados más de 60 restos, entre los cuales fueron muchos desaparecidos de las zonas de Ayacucho y Apurimac. Eso nos motiva a que sí se están encontrando cuerpos en diferentes bases militares y es por eso que debemos seguir.

El dolor que permanece con los años se convierte en motor para seguir adelante / Foto: José Alván (Spacio Libre)
El dolor que permanece con los años se convierte en motor para seguir adelante / Foto: José Alván (Spacio Libre)

¿Qué esperan los familiares de los desaparecidos en cuanto a las acciones de este Gobierno?

El presidente Ollanta nos dijo que nos iba a apoyar, y nosotros pensamos que, como viene de familia ayacuchana y conoce los padecimientos que pasó el pueblo de Ayacucho, iba a apoyarnos con que se apruebe esta ley, pero no fue así. Nosotros tenemos la esperanza de que sí vamos a lograr, sobre todo con esta campaña a la que varias personas se están uniendo porque es un acto humanitario  el encontrar a nuestros seres queridos y pensamos que va a depender de la voluntad política, sobretodo del presidente del Consejo de Ministros  que este proyecto de ley pueda pasar, una vez aprobado en el Ejecutivo, al Congreso de la República para su debate. Incluso estaremos tocando las puertas de todos los legisladores para que este proyecto de ley sea aprobado.

#REÚNE: BUSCANDO A LOS 15 MIL DESAPARECIDOS

Rafael Barrantes, es responsable de la campaña #REÚNE y con él dialogamos sobre la importancia de este proyecto y lo que se espera para calmar en algo el dolor de más de 30 años de pérdida.

Rafael Barrantes, responsable de la campaña #REÚNE / Foto: Karina Tamayo
Rafael Barrantes, responsable de la campaña #REÚNE / Foto: Karina Tamayo

¿Con qué objetivo nace la campaña Reúne?

El objetivo de la campaña es que, a través de una ley, se cree una política de Estado que permita invertir el orden de prioridades. Que no sea que lo más importante investigar quién es el culpable de la desaparición y que después, de paso, se identifique a las personas desaparecidas, sino que sea al revés, que se cambie el orden de prioridades y lo que vaya por delante la identificación humanitaria de los restos en lugar de la búsqueda de los culpables.

¿Cuánto viene avanzando la campaña Reúne?

El avance es realmente impresionante, la cantidad de gente que se adhiere a la campaña y las muestras de apoyo es realmente importante y esto nos hace más optimista sobre el futuro de esto y los objetivos que nos hemos trazado.

Rafael Barrantes finalizó que para ser parte de esta campaña solo debes darle “like” a la página de Facebook de Reúne y compartir las publicaciones que hacen constantemente en sus diferentes redes sociales.

Dicen que un pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla, es por ello que muchos organismos hacen denodadas labores por que la población, en especial los jóvenes, tomen conciencia de los daños que ocasionó esta época de sangre en la historia del Perú.

La búsqueda constante y el recuerdo continuo / Foto: Spacio Libre
La búsqueda constante y el recuerdo continuo / Foto: Spacio Libre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × tres =