Compartir

Foto: ADEHR Perú
Ayacucho, Perú (ADEHR).- Luego de cuatro meses de trabajo se entregaron los cuatro murales creados en el Estadio Municipal de Huanta “Manuel Eloy Molina Robles”, en memoria a las víctimas de la violencia interna registrada en esa provincia ayacuchana.

El proyecto fue realizado por los artistas visuales Olfer Leonardo y Patricia Lucho Jerí, con el patrocinio de la Municipalidad Provincial de Huanta, como parte de las reparaciones simbólicas a las víctimas de la violencia.

Los murales fueron desarrollados en el principal escenario deportivo de la ciudad, el mismo que se convirtió desde inicios del año 1983 en base militar de la Marina de Guerra. Desde ese momento este recinto deportivo se usó como centro de reclusión clandestino, donde se cometieron cientos de torturas, desapariciones y ejecuciones extrajudiciales durante la guerra interna que vivió nuestro país.

Vea las demás fotos en nuestro Facebook

Es dentro de este contexto histórico y como parte de la remodelación del Estadio de Huanta y las reparaciones simbólicas, que el equipo muralista – en coordinación con la Municipalidad Provincial de Huanta- hizo el estudio para la elaboración de los diseños, concretándose en cuatro obras murales que forman parte del Conjunto “Huanta: Murales por la Memoria” dentro del cual también se encuentra la anterior producción realizada en la comunidad de Putis.

Deudos saludan creación de murales

Rosa Pallqui Medina, esposa del periodista desaparecido Jaime Ayala Sulca, y directora general de la Asociación para el Desarrollo Humano Runamasinchiqpaq (ADEHR) saludó la finalización de los murales, y resaltó el significado que representan dichos trabajos para los familiares de las víctimas.

«Agradecemos al alcalde de Huanta, Edwin Bustios Saavedra, y al equipo muralista por este reconocimiento a todas las víctimas, pues sabemos que el recuerdo de nuestros seres queridos está presente entre la población huantina. Mi esposo entró a ese estadio (donde se crearon los murales) para reclamar el atropello a su familia y de ahí nunca más salió», recordó.

Los murales:

Mural a Jaime Ayala
Sobre doce metros cuadrados y ubicado en la pared lateral del tercer bloque de las graderías – se plasmó monocromáticamente la imagen del periodista Jaime Ayala Sulca en la redacción del periódico La República, medio a través del cual realizó denuncias de casos de violaciones de los derechos humanos que tenían como responsables a los efectivos de la Marina.
La ubicación del mural en este punto del estadio es de importancia simbólica debido a que según testimonios este fue el lugar donde lo vieron ingresar por última vez. Este mural en homenaje a Jaime Ayala es el esfuerzo de darle espacio y reconocimiento a su labor en pro de la verdad y justicia. Para esto se contó con el apoyo de ADEHR y de los familiares directos del desaparecido periodista.

Mural “La Búsqueda”
En la pared lateral izquierda del segundo bloque de las graderías, se trabajó una alegoría a la Mujer como muestra de fe, valor y esperanza. Simboliza a las madres, esposas, hermanas o hijas que aun buscan infatigablemente a sus seres queridos sea en este lugar o en cualquier rincón del Perú. La imagen Femenina –con típico traje alto andino- lleva en sus manos un pequeño papel como referencia directa de algún familiar. Detrás de ella emanan rayos de luz que la rodean y representan la perseverancia que la mantiene aún en su largo trajinar.

Mural “Interrogatorio”
En una atmósfera gris y sobre extensos 36 metros cuadrados se plasma el mural más grande del Estadio de Huanta. La esencia de la composición es la imagen de un joven que con las manos forzadas hacia la espalda y el cuerpo semidesnudo sobre el piso, es rodeado por elementos geométricos cuya alegoría se basa en los testimonios de calabozos. En el lado derecho se ve de manera escueta el fragmento de un cilindro y agua en el piso.
El joven de la composición presenta el rostro levantado y mira fijamente hacia el público. Su rostro sereno se muestra directamente para recordarnos que fueron muchos como él los “interrogados” y torturados en este lugar. Aquí el dramatismo es subordinado por la reflexión, la necesidad del recuerdo y del porvenir, pues estas paredes son testigos de todo este proceso.

Mural Memoria
Finalmente, sobre doce metros cuadrados, se encuentra la composición conformada por imágenes simbólicas del periodo de guerra. Se tiene en primer plano -y mirando hacia el público- el rostro de una familiar en contraste con la luz de las tres velas encendidas, elementos que disipan las tinieblas del olvido en búsqueda de la verdad. Atrás se eleva una rosa integrando los demás elementos, irradiando una luz rojiza invade a la multitud de desaparecidos que pueblan la parte superior y baña igualmente a las fuerzas militares.

Las paredes de este estadio son testigos de desgarradores testimonios. Los presentes trabajos in situ pretenden ser espacios que elevan la voz para la reflexión pero teniendo como necesidad la perspectiva de desarrollo de nuestra sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × 4 =