Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

«Un absurdo total». Así calificó el abogado Roberto Pereyra, defensor del periodista Christopher Acosta, sobre la resolución emitida por el juez Raúl Jesús Vega que sentencia al autor del libro «Plata Como Cancha» a dos años de prisión suspendida y al pago de una reparación en favor de César Acuña Peralta, por el monto de 400 mil soles.

Pereyra aseguró que al menos 34 citas del libro en mención, de las 54 presentadas por la defensa del excandidato presidencial de Alianza Para el Progreso, fueron consideradas por el magistrado para declarar que con la investigación periodística se atentó «contra la integridad y la buena reputación» de Acuña.

Christopher Acosta, quien en un principio expresó en su cuenta de Twitter que no tenía palabras frente a la aberrante resolución del juez Jesús Vega, señaló horas después su extrañeza por la ausencia de César Acuña en la lectura de sentencia ocurrida este lunes 10 de enero.

Asimismo, en declaraciones a la prensa Acosta manifestó que esta sentencia judicial pone en riesgo el ejercicio del periodismo «porque todo lo que citamos en nuestros trabajos, las declaraciones de terceros, tendríamos que comprobar que lo que ellos manifiestan es cierto, antes de expresarlo como una cita textual».

GREMIOS SE PRONUNCIAN

Tras la aberrante resolución del juez Jesús Vega, diversos gremios vinculados con el quehacer periodístico se han pronunciado inmediatamente.

Uno de ellos ha sido la Asociación Nacional de Periodistas (ANP) que expresó su rechazo ante esta decisión a la que calificó de «reprobable», toda vez que el juez desestima «frases utilizadas en el legítimo uso de la cita textual bajo el argumento de no haber sido corroboradas por fuentes confiables. Esto atenta contra todos los estándares nacionales y supranacionales que amparan el quehacer periodístico».

En un claro exceso de sus facultades, el juez Raúl Jesús Vega ha interpretado y sentado peligroso precedente sobre qué fuente periodística es confiable o no. Bajo esa concepción, en adelante, ningún periodista podrá citar dichos de terceros bajo el riesgo de ser demandado por difamación. Ello cercena la actividad periodística y, en consecuencia, la democracia.

Por su parte el Instituto Prensa y Sociedad (IPYS) calificó la sentencia de «aberrante» y que «sienta un funesto precedente para el ejercicio periodístico, y confía en que jueces superiores actuarán garantizando la libertad de expresión violentada en la primera instancia del proceso».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + nueve =