Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Que César Acuña es una persona a la que no le entran balas, queda más que claro en todas sus intervenciones públicas. La más reciente, la entrevista con Milagros Leiva donde asegura que el periodista Christopher Acosta, autor del libro Plata como Cancha, jamás lo llamó para pedir sus descargos.

Pero más allá de eso, lo cierto es que Acuña ha tejido una serie de falacias -que el juez Raúl Jesús Vega ha admitido en su mayoría- para tejer un caso donde él aparece como afectado por la labor periodística realizada por Acosta.

En el informe anterior, revisamos las 17 primeras frases que el magistrado dio como válidas. En esta segunda entrega nos centramos en desmenuzar las líneas del libro Plata Como Cancha que están referidas a la visita de Acuña a Vladimiro Montesinos, bajo la versión de Matilde Pinchi Pinchi y los testimonios de su exesposa sobre las formas poco afortunadas que Acuña tendría para resolver sus asuntos jurídicos.

Le recordamos al lector que puede encontrar más o menos el siguiente esquema:

La frase considerada difamatoria.
El análisis hecho por César Acuña y su defensa para sustentar la «difamación».
El análisis del juez Jesús Vega
Las razones por las cuales el juez se equivoca en su decisión.

ACUÑA Y MONTESINOS

Frases 37, 38, 39, 40, 41, 42, 43, 44 y 45 todas relacionadas a la visita de César Acuña al Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) y su reunión con Vladimiro Montesinos.
Análisis de César Acuña: En todas Acuña niega haberse reunido con Montesinos y señala que lo dicho por la exsecretaria del exasesor, Matilde Pinchi Pinchi es mentira y que todo es parte de las acciones de Acosta para querellarlo.

En las frases 37 a la 40, el juez asegura que se está hablando no de César Acuña, sino de «Jorge D’Acunha Cuerva, contra quien incluso se formula acusación constitucional, no apreciándose en absoluto que se haya iniciado investigación o formulado acusación contra el querellante, como deja entrever con las frases antes
expuestas..»

En el libro, Acosta relata que la figura de Acuña es vista en los monitores que manejaba Roberto Huamán Azcurra, hombre de confianza de Montesinos, por Matilde Pinchi Pinchi, quien cuenta para la comisión investigadora del Congreso todos los detalles de los tejes y manejes en la salita del SIN.

La exsecretaria de «Vladi» relata que vio a Acuña en los monitores, tras un llamado de Montesinos. Entonces, salvo que la vista de Pinchi Pinchi haya estado bastante deteriorada, no hay forma de confundir a César Acuña con el entonces también congresista Jorge D´Acunha. Sus fotos oficiales del Congreso demuestran que el parecido físico es bastante lejano.

Esto es lo que dice el libro:


«Lo que allí observa Matilde Pinchi Pinchi es a David Renzo Mejía Galindo, un asesor del SIN, conversando con Acuña sobre un potencial apoyo al gobierno de Fujimori, desde el Congreso. (…) Pero hay algo que entonces Acuña no tiene, y es lo que, según Pinchi Pinchi, pide: poder.
—Yo quiero primero hablar, que me den un ministerio —le dijo Acuña a Mejía en esa reunión, que Matilde y Vladimiro observaban y escuchaban desde los monitores del espacio contiguo la sala contigua a la salita del SIN. Según la asistente de Montesinos, el pedido enfureció al asesor presidencial.
—Este gordo, ¿qué se está creyendo? Este gordo es un bruto.
Y como para que allí no quede duda de a quién se estaba refiriendo, Pinchi Pinchi insistió:
—Sí. Acuña, el gordo Acuña Peralta. Pedía un ministerio. “No, yo quiero un ministerio. Yo no voy a firmar por 10 000 dólares. Yo quiero un ministerio”.

El juez sin embargo reitera otra jurisprudencia nueva. Si no hay acusación o no hay sanción: no hay delito entonces no puede decirse nada de eso en una investigación: «Respecto a las frases 42 a 45, el querellado nuevamente se basa en el testimonio de Matilde Pinchi Pinchi ante el Congreso, sin embargo, conforme se analizó el Informe Final de Sub Comisión Investigadora de la denuncia Constitucional N° 06, en ningún momento se inició investigación o formuló acusación contra el querellante, y como es de verse de su conclusión, la acusación fue dirigida a persona distinta a Cesar Acuña, por lo que la frase incorporada en el libro “Plata como Cancha” no se ajusta a la verdad…»

Sí así andamos. Aunque sobre ese tema, vale la pena leer el análisis que hace el usuario de Twitter @dieal3 que recoge varias de las inquietudes planteadas en nuestros dos informes, precisamente sobre esa extraña jurisprudencia sentada por el juez Jesús Vega que si no hay sanción no hay delito.

Vale la pena leer todo el hilo

LA «ESTRATEGIA» DE CAMPAÑA

Frase 47: “Según el chofer, no fue el único al que utilizaron de esa manera. Ha revelado que fueron cerca de diez personas, entre ellos trabajadores (…) los que fueron coaccionados para brindar sus cuentas con el fin de recibir sumas de dinero que tenían como destino el financiamiento de esa campaña.”
Análisis de César Acuña: El querellado Acosta refiere que el querellante había utilizado no sólo al chofer de la Universidad César Vallejo, Enrique Fernández, sino también alrededor de diez trabajadores más, para incurrir en el supuesto fraude.

El juez, señala lo siguiente: «Al respecto, el querellado a través de su declaración afirma que lo expuesto corresponde al dicho de Enrique Fernández La Rosa, la misma que reitera ante la Segunda Fiscalía Provincial Mixta de Los Olivos, el 10 de octubre del 2018, lo cual, si bien hace mención en su libro como Nota del Autor, sin embargo, no establece de manera clara si se trata de una investigación vigente, si ha concluido con algún acto en contra del querellante Cesar Acuña, teniendo en cuenta que se trata de una investigación periodística, omisiones, que no sólo denotan la conducta dolosa del querellado, con la finalidad de mellar el honor del querellante, por lo que corresponde amparar la pretensión de Cesar Acuña».

Nuevamente, asistimos a una mirada parcial del magistrado, que absuelve lo dicho por Acuña ante la sola mención de una parte del texto, sin la lectura debida de todo el capítulo que narra exhaustivamente lo registrado en un testimonio dado ante la fiscalía que detalla el mecanismo usado por Acuña Peralta para derivar dinero privado a una campaña electoral sin el registro necesario ante una autoridad competente.

Páginas después se detalla que los trabajadores de Acuña resuelven el tema con arreglos extrajudiciales, pero eso no quita la fuerza del testimonio que el magistrado Raúl Jesús Vega intenta minimizar con la no vigencia de una investigación fiscal.

Frase 48: “A esas familias les vamos a dar una credencial de APP. Les voy a decir qué vamos hacer- anunciar (sic) líder.”
Análisis de César Acuña: El querellado Acosta sostiene que el querellante había ideado una estrategia fraudulenta en la cual tiene como objetivo seleccionar a las 100 zonas más necesitadas para ofrecerles víveres mensuales y a cambio entregarles credenciales de su partido político»

El juez señala que Acosta no ha confirmado en qué declaración se da estas declaraciones de Acuña. Sin embargo, el periodista revela en el libro que esas declaraciones forman parte del video «Plata como cancha» que se conoció hace unos años y en el que el entonces alcalde de Trujillo revela la estrategia de campaña para su reelección.

Plata como cancha… el génesis.

DOS MUJERES UN CANDIDATO: PINCHI PINCHI Y ROSA NÚÑEZ

Frase 49: “Matilde Pinchi Pinchi lo menciona en la lista de los 20 parlamentarios visitantes del SIN.”
Análisis de César Acuña: El querellado Acosta con dicha frase habría difamado al querellante al asegurar que su nombre se encuentra en la lista de 20 congresistas que mantuvieron reuniones recurrentes con Montesinos en el SIN.

El juez ha señalado que Acosta reafirma lo expuesto en el Informe Final de la comisión del congreso que analizó este caso, sin embargo -reitera el juez- «ya se estableció, en ningún momento se inició investigación o formuló acusación contra el querellante, y como es de verse de su conclusión, la acusación fue dirigida a persona distinta a Cesar Acuña»

Nuevamente, ya se ha dicho que el acusado constitucionalmente fue el excongresista y actual regidor de Miraflores Jorge D´Acunha. Al respecto IDL Reporteros acaba de publicar una nota donde detalla todo lo que dijo Pinchi Pinchi ante esa comisión y establece la certeza de que Acuña si llegó al SIN y si fue incluido en una lista.

Frase 50: “Es allí donde Acuña revela la vía de comunicación que mantuvo con el ex asesor presidencial, a través de su cuñado (…)”
Análisis de César Acuña: El querellado Acosta sostiene que el querellante había dado declaraciones en las que afirmaban que se había comunicado con Vladimiro Montesinos, a través de mi cuñado Agustín Núñez Campos.

¿Qué dice el juez sobre esto? «Acosta señala que Acuña Peralta había dado declaraciones en las que afirmaba que se había comunicado con Vladimiro Montesinos, a través de mi cuñado Agustín Núñez Campos. Al respecto, el querellado a través de su declaración nuevamente se ampara en el reporte periodístico realizado a Cesar Acuña, sin embargo, de su lectura el querellante hace alusión a haber mantenido comunicación con Vladimiro Montesinos a través de su cuñado, siendo que la afirmación de dicha frase evidencia una interpretación errónea y dolosa, toda vez que el querellante no ha negado que su cuñado intentó convencerlo para integrar las filas del fujimorismo en el Congreso, sin embargo, el querellado expone una interpretación diferente con la que pretende dar a entender que habría una comunicación con Montesinos, lo cual no se observa del reporte en alusión».

Pues bien, aquí hay un claro ejercicio de interpretación del magistrado. Acosta hace mención a esta frase al referirse a unas declaraciones de Acuña al diario La Industria, y lo hace en las «Notas de Autor» del capítulo donde trabaja el tema de la visita de Acuña al SIN.

Señala Acosta:

César Acuña no era un personaje especialmente atractivo para la prensa en el año 2000. Era un desconocido. Los medios nacionales no se abocan a su caso en particular cuando Matilde Pinchi Pinchi lo menciona en la lista de los 20 parlamentarios visitantes del SIN.

Es América Noticias que, vuelto nuestro personaje candidato presidencial en 2016, reabre el caso de la relación Acuña-Montesinos. De ello parto para conocer más detalles, que encuentro en Trujillo, en el archivo del 2001 del diario La Industria. Es allí donde Acuña revela la vía de comunicación que mantuvo con el ex asesor presidencial, a través de su cuñado, tema que él revela de boca propia al medio, el 15 de octubre de 2001″.

Otra vez, el terrible precedente que deja el juez de criminalizar el uso de testimonios públicos en medios de comunicación.

Frase 52: “Los días que por entonces transcurren pertenecen a la etapa más dura de la batalla legal entre Acuña y exesposa, y fue cuando, asegura Jenny Gutiérrez, César le dio tranquilidad respecto al litigio, confiándole algo: que Luis Valdez arreglaría el asunto con los jueces. Desde entonces lo llama “el doctor maletín”.
Análisis de César Acuña: El querellado Acosta difama al querellante insinuando que la Fiscalía en lugar de aplicar la Ley, produce resoluciones de archivo fraudulenta para favorecerlo.

Aquí el juez, otra vez pone en riesgo el trabajo periodístico al afirmar que no se puede usar una cita para nuestra labor si es que antes no corroboramos lo que dijo la persona: «Acosta señala que había realizado actos de corrupción mediante Luis Valdez y que esta persona entregaba maletines llenos de dinero a los jueces para que resuelvan a favor de Cesar Acuña. Al respecto, el querellado a través de su declaración refiere que dicha expresión fue referido por Jenny Gutiérrez, sin embargo, tratándose de un libro con fines de investigación periodística, debió cotejar la versión que brindó dicha persona antes de exponerse en un libro…»

Frases 53 y 54: “(…) alguien iría a dejar un maletín contenido dinero para un contacto en esa sala judicial, que terminaría sacándola del caso, le aseguró César, según su relato.”
“-Mueve todo lo que quiere porque paga por lo bajo. Les paga a los jueces y fiscales- declaró en entrevista con Perú 21 sobre el poder de su exesposo.”
Análisis de César Acuña: En ambas frases asegura que Acosta lo difama.

Y el juez señala para ambos casos que se usó mal las citas dadas por Jenny Gutiérrez expareja de Acuña, en declaraciones a medios de comunicación. Ya es cansino a esta altura del informe insistir en el por qué esta argumentación es por demás carente de lógica y escapa a los quehaceres del periodismo.

LA PELIGROSA JURISPRUDENCIA

Hace unas horas, mientras publicamos este informe, falleció el exalcalde de Lima Luis Castañeda Lossio. Sobre él hemos escrito bastante en este portal, y hoy hemos hecho de manera personal algunos comentarios al respecto.

Una respuesta que nos llamó la atención fue en realidad una pregunta «¿alguna sentencia firme?» con la cual se buscaba desacreditar los comentarios que hacíamos respecto a la inclusión de Castañeda en el caso OAS y las múltiples irregularidades denunciadas PERIODÍSTICAMENTE durante sus tres gestiones.

Esa lógica, desde el punto de vista de un abogado, es la misma que el juez Raúl Jesús Vega ha tenido con el caso de César Acuña, al no existir sentencias ni mucho menos investigaciones fiscales concluidas no se puede decir ni afirmar que Acuña haya plagiado, malversado fondos o visitado el SIN para cambiar de bando.

Eso, sumado al tema de criminalizar el uso de testimonios públicos, deja un terrible precedente para el ejercicio periodístico que a partir de hoy puede ser utilizado por cualquier político que se sienta amenazado por las investigaciones que se realizan en diversos medios de comunicación. Y aquí no hay color político que valga: lo puede usar Vladimir Cerrón, Keiko Fujimori, el mismo Pedro Castillo o Pedro Pablo Kuzcynski… bajo esa lógica todos son unos inocentes ciudadanos que se han visto vejados por el trabajo del periodismo.

Esa es la peligrosa jurisprudencia que deja esta primera sentencia del caso #PlataComoCancha que esperamos cambie en una segunda instancia y sea anulada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once + cinco =