Compartir

Un mural de 30 metros en homenaje al periodista Jaime Ayala Sullca, fue develado este martes 9 de noviembre en las paredes de la vivienda donde residía el desaparecido corresponsal del diario La República en la ciudad de Huanta, Ayacucho.

El acto fue realizado con ocasión del que hubiera sido el cumpleaños 60 del hombre de prensa y en el marco del Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de Crímenes contra Periodistas.

La obra fue realizada gracias a la gestión de la periodista Sharmelí Bustios, quien es hija del también desaparecido periodista Hugo Bustios, cuyo asesinato y desaparición sigue en proceso judicial, teniendo al excongresista y exministro Daniel Urresti, como principal responsable.

La realización del mural estuvo a cargo del artista Olfer Fernández y se contó con el apoyo de la la Asociación Nacional de Periodistas del Perú (ANP) y la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH).

Doris Caqui, viuda de Jaime Ayala / Foto: ANP

El recuerdo de Jaime Ayala

En la ceremonia participaron la viuda del periodista, Rosa Pallqui, así como su hermano menor Yuri Ayala y otros familiares que llegaron desde Lima.

Durante su intervención, la viuda del periodista, Rosa Pallqui, recordó el valor de Jaime para la sociedad huantina, toda vez que como periodista denunciaba los abusos cometidos en esta zona del país, también recordó la deuda de reconciliación y justicia pendiente desde el Estado.

A su turno, el hermano de Jaime, Yuri Ayala, compartió una semblanza sobre la vida del periodista, recordando pasajes de su infancia y vida familiar, así como los grandes momentos que lo perfilaron como el hombre comprometido con las causas de justicia y derechos humanos.

Participaron también de la ceremonia, la secretaria ejecutiva de la CNDDHH, Jeannie Dador; la presidenta de la ANP, Zuliana Lainez; el secretario general de dicho gremio, Renzo Chávez; además de autoridades locales y representantes de organismos de la sociedad civil ayacuchana.

Calle donde se ubica la vivienda lleva el nombre del periodista / Foto: ANP

La desaparición de Jaime Ayala

Jaime Ayala fue visto por última vez el 2 de agosto de 1984 cuando ingresó al cuartel de la Marina de Guerra que estaba acantonado en el estadio Municipal de Huanta (Ayacucho).

Jaime ingresó al estadio de Huanta para denunciar el atropello a sus familiares por parte de un grupo de agentes de la Marina, que en la madrugada habían ingresado a la fuerza a la vivienda donde residía su madre Julia Sulca y dos de sus hermanos, quienes fueron golpeados y amenazados de muerte por los sujetos.

El objetivo de la intervención era detener al comunicador, pero él se encontraba en otro domicilio junto a su esposa e hijo.

El periodista quería aprovechar la oportunidad de acudir al estadio para indagar, además, sobre el ataque que los marinos habían realizado un día antes a la comunidad de Callqui, donde asesinaron a seis evangélicos de esa comunidad, a quienes acusaron de presuntos terroristas.

Tras su desaparición, la Marina aseguró, en un primer momento, que Jaime jamás había entrado al estadio, pero luego, afirmó que había ingresado solo unos minutos y luego se había retirado con dirección a las montañas. “Esa es una total mentira, pues en los alrededores del estadio habían decenas de personas, que conocían a mi esposo y a toda la familia, y todos negaron haberlo visto salir”, asegura la viuda de Ayala

Desde esa fecha, la familia de Ayala Sulca continúa -al igual que miles de familias- una lucha por encontrar los restos del periodista y alcanzar una justicia negada por más de 30 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × 1 =