Compartir

El excongresista Manuel Merino y el expresidente del Consejo de Ministros, Ántero Flores Araoz se dedicaron este lunes a generar lástima y quejarse ante la subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Congreso que revisó la denuncia contra ellos y el exministro del Interior Gastón Rodríguez por el asesinato de Inti Sotelo y Brian Pintado durante las protestas del 14 de noviembre de 2020 cuando Merino usurpó la presidencia de la República con el respaldo de 105 congresistas.

Durante su intervención ante el grupo de trabajo, Flores Araoz solicitó a los integrantes de la subcomisión que sean «justos con la denuncia» pues al ser una persona mayor no podría vivir para cumplir la sanción que -señala- solicitan en su contra.

Ántero Flores y Manuel Merino ante subcomisión de Acusaciones Constitucionales / Foto: Congreso de la República

«Es un honor haber pertenecido al Congreso, presidir el consejo de ministros y ejercer otros cargos sin líos ni problemas. Este manchón no lo puedo permitir porque no lo merezco. Tengo 80 años y pretenden que vaya 33 (años) preso. Es absurdo, no viviré para contarlo», precisó.

Por su parte Merino de Lama presentó sus descargos y calificó la denuncia presentada por el Ministerio Público de «penosa, lamentable y sesgada de perseguimiento político». En medio de su pesadumbre Merino reiteró que el responsable de los desmanes fue César Gentile, exministro del Interior de la gestión Vizcarra, quien según el usurpador «abandonó el cargo».

Merino insinuó que el Ministerio Público no ha encontrado a los responsables directos del crimen contra Inti y Brian por lo que -aseguró- «no se sabe si estos eran policías y así se pierde la cadena de mando» que llegaría hasta él.

Sin embargo la versión de Merino de Lama discrepa con el informe de la Oficina General de Integridad del Ministerio del Interior que concluyó que los generales Jorge Lam Almonte y Jorge Cayas Medina fueron los responsables de supervisar el sector 5 (que incluye el cruce de las avenidas Abancay con Nicolás de Piérola donde Inti y Brian fueron asesinados)

El informe confirmó la causa de muerte que constaba en los informes médicos, o sea, las lesiones graves por los disparos de perdigones de plomo, proyectiles de vidrio endurecido y de una escopeta del tipo usado por la Policía Nacional. También se descartó que los disparos hayan sido efectuados por personas ajenas a la policía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

12 − doce =