Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

¿Por qué cada vez que la Municipalidad de Lima se ve puesta contra la pared, tiene que salir a mentir y a decir medias verdades. ¿Y por qué algunos medios no tienen mejor idea que hacerles caso, no verificar y encima tergiversar todo? Hoy en este episodio de los X Files informe, les contamos la verdad sobre el «Extraño caso de las «tarjetas gratuitas» del Metropolitano» y como la gestión solidaria quiere meter miedo a todo el que protesta en su contra.

Por Francisco Pérez García
@franco_alsur

Esta historia se inicia el 18 de enero del 2017, en plena celebración de los 482 años de fundación española de Lima. En redes sociales, diversas personas se empezaron a preguntar qué era este volante que estaban repartiendo en algunas estaciones del Metropolitano.

¿Tarjeta con saldo ilimitado? ¿Dónde? Denme una parrrfavaaarrr / Foto: Twitter

En el aviso instaban a la gente a acudir a las estaciones del Metropolitano, a partir del 19 de enero a reclamar una tarjeta con saldo ilimitado para viajar gratis por una semana. Esto como parte de una «Gran Campaña de Indemnización». El misterio continuó casi todo el día. Hasta que en la noche…

Esta web supo que en la estación Naranjal, la policía y un grupo de agentes de seguridad del Metropolitano rodeó a una señorita vestida con un chaleco amarillo y una gorra con los distintivos de la Municipalidad de Lima, repartiendo los volantes con el contenido que aparece líneas arriba.

La mujer intervenida fue identificada como Nicolle Cuglievan y fue trasladada a la comisaría de Independencia. Según supimos, en la comisaría la aislaron y no permitieron que nadie sepa de su estado, lo cual de por sí es grave, sea lo que sea que haya ocurrido.

La Municipalidad de Lima, nada maniatada, salió este jueves 19 a señalar que se denunciaría a los responsables de repartir estos volantes falsos, toda vez que no había ninguna campaña.

La Muni informó en su web lo siguiente:

Ante esta grave situación, que configura los delitos de Usurpación de Funciones, Falsedad Genérica y Difamación Agraviada, Protransporte viene tomando acciones legales a fin de coadyuvar con las investigaciones que se realizan a nivel policial y de la Fiscalía, ampliando las denuncias a quienes resulten responsables de estos hechos que buscan sorprender a los usuarios y generan un agravio al sistema del Metropolitano.

Luego RPP también informó la situación pero fue más allá… y acusó a Cuglievan de ser parte de una red de estafadores que buscaban atrapar a emocionados e incautos usuarios del Metropolitano.

«(Cuglievan) Siempre operaba a la entrada de las estaciones, hasta que la noche del miércoles fue intervenida por el personal de fiscalización de la comuna limeña a la altura del terminal Naranjal.

Este es un nuevo modo de operar para conseguir dinero ilícitamente. El fraude se consuma de la siguiente manera: un grupo de personas con identificación falsificada de la municipalidad reparten los volantes y buscan a los incautos.

Así es, RPP aderezó la nota del Metropolitano y prácticamente acusó a Cuglievan de ser una delincuente. No sabemos de donde se inventaron  sacaron esa información o como sabían que la artista «siempre operaba a la entrada de las estaciones», cuando esta fue la primera vez que se hizo la intervención artística.  El redactor de esta tarde, si se fue demasiado.

AHORA LA VERDAD PUES HIJO.

Lo que ni la Muni ni RPP, ni otros medios se molestaron en decir, es que estos volantes formaban parte de una intervención pacífica de protesta, organizada por un grupo de artistas independientes que buscaba llamar la atención sobre la pésima gestión del alcalde de Lima, Luis Castañeda.

Lo que ni la Muni ni RPP, ni otros medios mostraron fue la retira del volante, donde -de forma sarcástica- SAR-CÁS-TI-CA (¿entienden lo que es la ironía y el sarcasmo amiguitos de la Muni y RPP?) el volante sarcástica señalaba unas «disculpas» de la Municipalidad por la cancelación del proyecto Río Verde, el caso Comunicore y el peaje de Puente Piedra. Y anunciaba una «indemnización» a los vecinos limeños con una tarjeta gratuita.

¿No nos creen? Aquí la otra cara del volante que no se atrevió a mostrar ni RPP, ni la Muni, ni los medios que hicieron copy+paste de la nota de prensa de la comuna limeña (o que le agregaron mucho aderezo).

Este es el otro lado del volante con el «comunicado» de la Muni… sarcasmo pues hijito («Municipaliad» encima mal escrito caray. ) / Foto: Twitter

Esto, como puede verse se trata de una acción irónica y mordaz. Una forma de protesta que no ejerce ningún tipo de presión o violencia y que busca generar un impacto en la sociedad. El chaleco amarillo y la gorra, imitando a la vestimenta de los inspectores del Metropolitano, forman parte de la performance y son un vestuario de utilería. Incluso el volante esta firmado por «El Mejor Alcalde de Lima de todos los tiempos», frase que es usada hasta el cansancio con ironía tras el (cosas de la vida) bastante serio comunicado que emitió Solidaridad Nacional hace unos meses.

En este caso, hay un uso de la libertad de expresión usando la ironía (I-RO-NÍ-A)

El abogado Erick Iriarte, señala en un artículo al respecto del uso de la libertad de expresión lo siguiente:

2. La Libertad de Expresión es fundamental para la vida democrática, para la veeduría ciudadana, para la lucha contra la corrupción y la transparencia gubernamental; así como para el acceso a la información por parte de la población.

Sobre la crítica a las autoridades e instituciones públicas, señala (el remarcado es nuestro):

4. Es básico para la democracia el poder cuestionar a la Autoridad en el marco de la ley, esto significa poder cuestionar de una manera directa el quehacer gubernamental, aún de la manera más crítica posible, sin que ello implique una violación al Derecho al Honor de los funcionarios públicos.

5. Las personas que se abocan al quehacer político también tienen protección al honor, sin embargo tienen una vida de mayor exposición frente a la sociedad que les está vigilando de forma constante. Cuando la libertad de expresión es utilizada como cuestionador social debe ser entendida en democracia y con tolerancia; pero dicho ejercicio de libertad de expresión debe hacerse en base al respeto al Honor de las personas.

En los volantes, no se ha dicho nada que no sea público. La presencia de la figura de Luis Castañeda en los tres casos mencionados es un tema de discusión mediática que ha estado siempre presente.

¿COMETIERON UN ERROR AL USAR LOS LOGOS DE LA MUNICIPALIDAD?

Abogados consultados por este Spacio, señalan que en las normas peruanas se establecen sanciones por el uso indebido de los símbolos patrios y de los emblemas de las fuerzas armadas y policiales, pero no de los logotipos oficiales, salvo que sean usados en falsificación de documentos con fines de estafa.

Precisamente, RPP se fue más allá de la nota oficial y aseguró que Cuglievan forma parte de un grupo de gente que buscaba estafar a los usuarios del Metropolitano. Al respecto, abogados que asesoran a este Spacio (y que evitan que terminemos en cana) aseguran que la estafa tendría que ser comprobada judicialmente, pero este no es el caso, porque se entiende que es una crítica a la función pública de una autoridad o institución. En este caso Luchito y la Municipalidad de Lima.

Sobre el supuesto delito de difamación del que habla la comuna, este no existe, pues  se establece solo cuando se atenta contra el honor de una persona natural, no jurídica. Y repetimos, en el volante, todo lo que se dice es público y conocido y no es ajeno a la verdad.

LA REPRESIÓN PARA CALLAR LA PROTESTA

Lo lamentable del asunto es que con la detención arbitraria de Cuglievan, que fue llevada a la comisaría de Independencia y aislada de cualquier comunicación, incluso con su abogado, se repite un modus operandi que busca acallar cualquier tipo de protesta pacífica, irónica, lúdica y humorística.

Basta recordar lo que ocurrió la noche del 17 de enero, cuando dos activistas de «Habla Castañeda» fueron detenidos arbitrariamente por la policía, luego de lanzar globos al aíre con lemas alusivos contra el peaje de Puente Piedra, en plena Serenata a Lima.

No hubo ninguna acción vandálica ni nada por el estilo. Esta fue la acción…

Este fue el «peligroso» globo

«Auxxxoorrro, soquilioooo!!!» / Foto: Diego Gutarra (Facebook) 

Y esta fue la reacción desproporcionada de la policía

Junto a los dos activistas, un fotógrafo también fue detenido por agentes de seguridad privada contratados por la Municipalidad, y al igual que Cuglievan fue aislado e incluso negado por la Policía en la Comisaría de Monserrate.

¿Qué pretende la autoridad con estas acciones? ¿Acallar a quienes protestan pacíficamente? ¿Acusar de terrorista -prácticamente- a todo aquel que use su libertad de expresión sin alterar el orden público? ¿Quieren que ante el abuso y el engaño nos refugiemos en una ostra sin decir nada?

No lo harán. No se puede callar a la gente. No se puede reprimir ni criminalizar la protesta. Mucho menos criminalizar la diversión y la ironía. Así no señor Castañeda, así no colegas de los medios… así no.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres − 2 =