Compartir
Foto: Interne

Por: Luz Villarroel Del Campo

Hoy como ciudadana me encuentro sentada pensando en que nos depara la tragicomedia de la que somos protagonistas como país. Desde que fui niña pienso en qué estamos haciendo con nuestro país, no sé si reír llorar, gritar o simplemente quedarme callada y pensar que pronto un milagro podría viabilizarnos y cambiar nuestro chip para un nuevo porvenir.

Cuando retorno al pasado intento descubrir cuándo nos sumergimos en una crisis económica y es que creo que nuestra crisis data de más de 2500 años atrás. Fuimos conquistados por españoles. Alguna vez nos preguntaban ¿qué eran esos españoles? Las respuestas son críticas, iniciamos una historia con seres que no sabían en aquellos tiempos “ni leer ni escribir”, entonces, exhorto a mi mente y en silencio respondo ¿que podíamos pedir para una historia venidera? supuestamente los años nos otorgarían la experiencia para desarrollarnos como un gran país, pero nuestra falta de cultura ha sido y sigue siendo nuestro enemigo fatal.

En las últimas semanas se han reactivado dimes y diretes, agresiones, tribunas libres que han degenerado en muertes y zonas de emergencia como el actual caso de Espinar y es que este es un tema que recién empieza, el despliegue de la Policía y las Fuerzas Armadas ha sido inminente ante tanta violencia suscitada.

La tragicomedia social se refleja en los actos bélicos que desatamos diariamente, recordemos que ayer la Policía detuvo al Presidente del Frente de Defensa Ambiental de Espinar, Herbert Huamán, tras las protestas contra la minera Xstrata Tintaya, en la que salieron heridos al menos 25 personas y 70 policías, sin olvidarnos de los 4 muertos producto de la furia de los pobladores.

Lo triste de todo este suceso es que somos arengados por fines políticos de un alcalde que está promoviendo una campaña a voces y aun nadie le pone el alto. Si bien es cierto nuestras FFAA están monitoreando la zona conjuntamente con la PNP, pero lamentablemente esto empieza a repercutir en pánico al ver a efectivos militares desplegados con tanques en cada esquina para velar por la seguridad e integridad de cada ciudadano de Espinar.

Hasta la fecha no hemos pensado en todos los gastos que este nuevo conflicto social está trayendo, paralelamente del crecimiento económico que hemos tenido a nivel Latinoamérica estamos generando una nueva debilidad que puede ser la que nos vuelva a sumergir en el retroceso, “ojo” nadie ha reparado en la problemática de conflictos sociales que podrían estallar a causa de este nuevo problema que nosotros estamos generando, no olvidemos que de agudizar la temática estaríamos a un punto de hacer estallar una guerras civil.

Hoy quiero brindar por nuestro progreso económico y por un retroceso cultural, que refleja la falta de cultura en la que vivimos, surgimos de incas valientes que construyeron un imperio cultural hoy reconocido dentro de las maravillas mundiales, fuimos reposicionando nuestro nombre de Perú a nivel mundial, avanzamos sigilosamente venciendo obstáculos que parecían invencibles, pero quizás no reparamos en brindar el asesoramiento cultural de nuestra gente, por la que a la fecha seguimos siendo un país falto de preparación en algunos aspectos como este que nos vuelve seres vulnerables y violentos. Saludemos hoy los sarcasmos y los conflictos sociales que hoy arrastramos como sociedad, visionemos los futuros conflictos que están a punto de estallar. Nos pasamos la vida señalando los errores que comentemos entra falta de identidad que cada actor enfrenta, pero es tiempo de ponernos la camiseta y poner en marcha nuestro destino prometedor.

Cual cuento de hadas dicen que había una vez un país rico en Costa, Sierra y Selva, Perú se llamaba, cual mendigo sentado en un banco de oro pasaban años y el país no surgía, pero dentro del cuento un día nació un amor que pintaba rojo y blanco y motivada amor patrio decidió dejar la desgracia de un pasado para fundar un nuevo mañana.

Ante esto solo queda acotar que viviremos diariamente con problemas pero la fuerza y la sensatez nos hará despertar para decir que los obstáculos se vencen, los temores se olvidan y los mañana provisores existen

Por ello entre sátiras, conflictos, conveniencias y azares asertivos seguimos impulsados por una motivación de convertirnos en un país desarrollado de progreso consolidado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres + trece =