Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Foto: CNN International

Por: Jaime Canicoba / @Canicoba307

En la escuela primaria Sandy Hook del pueblo de New Town en Connecticut, Estados Unidos, se dio una masacre originada por un hombre armado que, tras asesinar a su madre, entró intempestivamente en dicho centro de estudios y desató una balacera antes de suicidarse. 26  personas fallecieron, entre ellas 20 niños, convirtiéndose ésta en la segunda tragedia más fatal registrada en la historia estadounidense desde el tiroteo en la universidad Virginia Tech, donde murieron 32 personas.

Los motivos de Adam Lanza, de 20 años y autor del crimen, aún no se tienen claramente establecidos, pero lo que sí se puede destacar de este suceso es la situación prácticamente “epidémica” respecto a la violencia armada que se vive en el país norteamericano, según varios expertos estadounidenses.

Salud mental: ¿cuán importante es?

Uno de ellos, Craig Jacksonm, profesor de psicología de la Universidad de Birmingham, señala que los “spree killers” (asesinos relámpago) tienen como rasgos comunes el ser sujetos inestables, ególatras, inmaduros y propensos a culpar a los demás de sus propias desgracias.

“Es muy posible que fuera una bronca en casa la que tuvo unas consecuencias tan trágicas en el caso del agresor de la escuela de Connecticut, quien podría ver en la matanza de los niños una manera de vengarse de las personas con las cuales estaba enfadado», señaló Jacksonm.

El especialista indica además que un aspecto alarmante es cuando tras estas masacres, otras personas pretenden copiar a los agresores “afamados” por los medios, o incluso “batir el récord” de víctimas.

Garen Wintemute, profesor de atención médica de emergencias que dirige Programa de Investigación sobre Prevención de Violencia en la Universidad de California, también refirió que “un arma no difiere mucho de un virus o una adicción al alcohol cuando se trata de masacres indiscriminadas”, añadiendo que es necesario un enfoque de salud pública para enfocar el problema.

Además de ellos, muchos investigadores coinciden en que la clave estaría en, si bien no se puede predecir en qué momento aparecerán estas personas, por lo menos hacer tácticas preventivas. Estas incluirían seguimientos al desarrollo personal de los estudiantes, de los cuales se conoce manejan en muchos casos cantidades no saludables de estrés.

Foto: The Atlantic Wire

Otro punto importante a tocar es la labor de los medios en la exposición a la violencia, esto ya pudiendo trasladarse a la realidad peruana. CNN y NBC, por ejemplo, recibieron una enorme cantidad de críticas por entrevistar a los alumnos sobrevivientes al tiroteo de Sandy Hook.

Aunque el propósito de los periodistas fuera obtener detalles de lo que ocurrió en el lugar, “la poca información de esos testigos no parece valer la pena debido a lo sensible de las preguntas” como lo señala Rebecca Greenfield, periodista de The Atlantic Wire.

En Twitter, las críticas tampoco se hicieron esperar por parte de las personas en general, quienes repudiaron el hacer que los niños hablaran sobre lo que acababa de suceder.

Un comentario en «INFORME. La realidad detrás de la tragedia en la primaria Sandy Hook»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 18 =