Compartir

Según los fujimoristas, existe «odio» hacia el expresidente y consideran injusta la sentencia contra su líder histórico. Este miércoles intentaron «demostrar» que son una «multitud» la que apoya al exdictador, sin embargo esto no se dio. El Campo de Marte, recibió a una raleada marcha que no superó el millar de personas.

Por Luis Pacheco Quispe
@LuisPachecoQ

¿La sociedad odia a Fujimori? ¿El Poder Judicial se la tiene jurada a Alberto Fujimori?

El domingo pasado, una sorpresa pasó por el cielo. El lejano zumbido de una avioneta en vuelo rasante con una banderola que dejaba ver el mensaje: “Libertad para Fujimori”. Eso fue la antesala de lo que sería la marcha organizada para el miércoles 5 de octubre.

Como lo explica el titular de esta nota, fueron alrededor de mil seguidores que pedían la libertad del exlíder fujimorista; llevaban polos blancos con letras celestes (diferenciándose del tradicional naranja) en donde se leía el mismo mensaje de la avioneta. Cabe resaltar la presencia de Martha Moyano Delgado, excongresista del período 2000 – 2011, quien fue la única fujimorista conocida que se vio abrumada por el ‘afectuoso’ saludo de los presentes.

20161005_183456
¿Existe odio a Alberto Fujimori? / Foto: Luis Pacheco (Spacio Libre)

 

En el video que abre esta nota se puede apreciar lo que piensan los fujimoristas sobre este pedido de libertad para el reo y habrá que ser observador, también, del afiche que fue divulgado para ellos; una suerte de speech que se aplicó al pie de la letra en casi todos los casos. Un argumento sellado con pegamento en el recorderis fujimorista. Además, hubo quienes fueron llevados sin saber por o para qué.

fujimori-libertad
Fujimorista que se respeta, aprende este speech.

Y así, con el infinitamente repetitivo ‘chino, chino, chino…’ iniciaron su recorrido hacia la Plaza San Martín. Un acto que fue agradecido por el propio Alberto Fujimori a través de su cuenta de twitter (¿quién dice que no tiene beneficios?). Se debe recordar que, hace unos días, el expresidente dejó de contar con los servicios de William Paco Castillo, el abogado que llevó su defensa los últimos tres años.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ocho − 4 =