Compartir

El Banco Central de Reserva (BCR) es el organismo encargado de definir la política monetaria del país, su definición dice que es un ente eminentemente técnico, sin injerencia política, compuesto por 7 directores, 4 nombrados por el Ejecutivo (uno de los cuales es el presidente) y 3 por el Congreso. Así había sido hasta hoy, que el fujimorismo decidió olvidar esta declaratoria e imponer su mayoría para que tres «naranjas» como José Chlimper, Elmer Cuba y Rafael Rey integren el directorio de uno de las pocas entidades públicas que – hasta ahora- gozaba de respeto en la opinión pública.

Y es así como el fujimorismo pone a tres de sus "amigos" en el BCR/ Foto: El Comercio
Y es así como el fujimorismo pone a tres de sus «amigos» en el BCR/ Foto: El Comercio

Redacción Spacio Libre
@spaciolibre

El congresista Alberto de Belaunde lo define bien:

Tras negar una cuestión previa presentada por el Frente Amplio con el fin de aplazar la elección a mañana, el Pleno pasó a una apresurada votación de los tres nuevos integrantes del directorio del BCR.

El primer nombre en pasar a votación fue el de Elmer Cuba, ex integrante del equipo de trabajo Keiko Fujimori en su candidatura presidencial de 2016. 84 congresistas votaron a favor y 20 en contra.

El segundo fue José Chlimper, ex candidato a la vicepresidencia de Fuerza Popular en las Elecciones de 2016. Obtuvo 72 votos a favor y 31 en contra. Como se recuerda Chlimper fue ministro durante el último periodo de ALberto Fujimori en la presidencia, y además es uno de los financistas del partido naranja toda vez que aportó 742.000 soles entre 2011 y 2016.

En tercer lugar fue puesto a votación Rafael Rey, exministro aprista y excandidato a la vicepresidencia de Fuerza Popular en las Elecciones de 2011. Obtuvo 71 votos a favor y 33 en contra.


Descartados quedaron el economista Humberto Campodónico, ex presidente de Petroperú, ex decano de Economía de la Universidad de San Marcos (propuesto por el Frente Amplio) y Carlos Herrera Descalzi, exministro de Energía y Minas (propuesto por Acción Popular)

En un acertado análisis la revista Semana Económica advierte que llama la atención es el nivel de cercanía y afinidad política de estos candidatos con el grupo que los propone, toda vez que para el BCR se esperaría que prime la independencia, como sucedió con los directores nombrados por el Poder Ejecutivo: ni Julio Velarde (ratificado por el Congreso) ni Miguel Palomino ni Javier Escobal ni Gustavo Yamada tienen con el PPK la relación de Cuba y Chlimper con el fujimorismo. Esta actitud pone en entredicho la autonomía de la política monetaria consagrada en la Constitución, la cual no sólo se plantea respecto del Poder Ejecutivo, sino de todos los poderes.

¿QUÉ PODEMOS ESPERAR?

Que el fujimorismo intente imponer su propia política monetaria, pues es importante señalar que el BCR define -entre otras cosas- la tasa de interés de referencia que se maneja en el país, este indicador es el que, en buena cuenta, fija un parámetro para las tasas de interés que cobran los bancos a los créditos de consumo que se otorgan a las personas.

Es el mismo directorio el que fija el nivel de intervención del BCR en el tipo de cambio, esto es, que se venda o se compre dólares para atenuar el alza o la baja de la divisa estadounidense.

Normalmente, este tipo de decisiones se toman en el ámbito técnico, y desde las expectativas económicas de los agentes, y – casi siempre- no tienen mayores discusiones en el mercado, porque se toman desde la autonomía de una institución que no responde (o no respondía) a afanes políticos. Pero ahora, que tres de los 7 miembros del directorio tienen un abierto color político, será normal que el mercado desconfíe de las medidas que se tomen.

Conociendo el historial fujimorista no sería raro, por ejemplo, que se evite intervenir en el mercado a través de la venta de dólares para impulsar el tipo de cambio al alza, lo cual beneficia a empresarios exportadores (¿Cómo Chlimper?). Tampoco nos extrañaría que se suba la tasa de interés de referencia para que los intereses que pagamos los consumidores a los bancos suban y estos engrosen sus bolsillos, total, ese es el fujimorismo que ya vivimos en los noventa.

Un punto aparte, para aclarar que los directores del BCR no pueden tener actividad pública (declarando a los medios, por ejemplo) durante su permanencia en el cargo, esto es hasta el 2021, su única función es la investigación y análisis del mercado.

OJO. Aún queda pendiente la designación del miembro del Tribunal Constitucional y habrá que ver quién es el designado por el Congreso (o por los fujimoristas deberíamos decir) ¿Joaquín Ramírez?

Un comentario en «El fujimorismo mueve sus tentáculos para poner a Chlimper, Cuba y Rey en el BCR»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho + 19 =