Compartir

El contrato firmado por OAS, la Municipalidad de Lima y el banco Scotiabank que terminó en la construcción del bypass de 28 de Julio tiene algo que cualquier gestor, autoridad o funcionario envidiaría: la velocidad para la revisión, firma y adquisición de permisos y licencias. Hay una fecha particular, en el documento al que Spacio Libre tuvo acceso, que llama la atención y en la que el mundo, o al menos Lima parece haber caído en una dimensión que hasta el mismo Flash envidiaría. En este informe, mucho ojo al 17 DE MARZO DEL 2015, el día donde todo ocurrió a velocidad récord.

Obras paralizadas en la avenida 28 de julio. Las maquinarias ya no están y el plazo se ha excedido / Foto: Spacio Libre
Obras paralizadas en la avenida 28 de julio. Las maquinarias ya no están y el plazo se ha excedido / Foto: Spacio Libre

Por Francisco Pérez García
@franco_alsur

En el informe N°4 de «El Baipás de Lucho», titulado «El cargo y las fechas que no cuadran»,  evidenciamos que la carta con la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del famoso bypass, que fue remitida al Ministerio de Transportes (MTC) estuvo fechada el 17 de marzo de 2015, además que a partir de esa fecha, fue tanto el afán por meter rápido el documento que incluso, tenían permisos y diagnósticos fechados con posterioridad al ingreso del documento al MTC.

En esta oportunidad, vamos a comprobar, documento en mano -bueno, en la pantalla- que el 17 de marzo de 2015 ha sido una fecha en la que todos los actores involucrados en el nacimiento del bypass (que actualmente se ha confirmado que fue negociado desde el 2014 tal como ya se había adelantado en su momento) actuaron o muy rápido o es que ya tenían todo listo con antelación.

Como siempre, vamos por partes y recordando fechas. Porque recordar, es volver a vivir.

Lea el informe completo en nuestra sección «El Baipás de Lucho»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 − diez =