Compartir

Este viernes, por segundo día consecutivo, tres sedes de la Universidad Nacional Federico Villarreal amanecieron tomadas por los alumnos en protesta a la serie de irregularidades que aquí se vienen cometiendo. Aquí te contamos todos los detalles sobre esta situación que tiene paralizada a la universidad, en busca de una acción de la SUNEDU.

Sede central ubicada en La Colmena, tomada por los estudiantes / Foto: Perú21
Sede central ubicada en La Colmena, tomada por los estudiantes / Foto: Perú21

Redacción Spacio Libre
@spaciolibre

(Foto de portada: Perú21)

Tal como se recuerda, el pasado viernes 17 de junio la Superintendencia Nacional de Educación Universitaria (Sunedu) sancionó con 100 UIT (algo más de 1 millón de soles) a dicha casa de estudios por:

1) No haberse adecuado a la Nueva Ley Universitaria
2) Haber designado a profesores en cargos administrativos (lo cual bajo esta nueva ley está prohibido)
3) La intervención del exrector José Viaña en la Asamblea Universitaria y
4) Sunedu desconoció las elecciones de los decanos de las facultades pero estas vienen despachando actualmente.
5) Se elegió como rector interino al Doctor Buitrón, pero por superar los 70 años su elección es inválida.

Esto no sería tan grave, si no deviniera en consecuencias que perjudican sobre todo a los estudiantes de esta casa de estudios, toda vez que según el reglamento de Sunedu las universidades que no se adecuen a la nueva ley no podrán expedir títulos profesionales ni conferir grados académicos; lo cual quiere decir que la terquedad de las autoridades que pretenden perpetuarse en el gobierno de la Universidad hará que todos los que egresen en el corto plazo (unos 500 alumnos de pregrado según los estimados de un docente de esta universidad) no puedan obtener el grado de bachiller ni la licenciatura a nombre de la nación.

Foto: Perú21
Foto: Perú21

Otros que pagarán los platos rotos son los que actualmente vienen cursando estudios, pues de no llegar a un buen acuerdo y como la universidad está sancionada, los estudios de este ciclo académico serían inválidos, lo cual afectaría a -al menos- 5 mil jóvenes peruanos que verían postergada la finalización de su carrera profesional.

Spacio Libre habló telefónicamente con uno de los estudiantes que en este momento permanecen tomando la sede central de la UNFV en la Avenida Colmena (Cercado de Lima) y dijo que las ilegales autoridades pretenden pagar la multa impuesta por Sunedu incrementando los costos de la admisión.

«Mientras San Marcos acaba de eliminar el costo del prospecto de admisión y dan pasos hacia la gratuidad de la educación, acá lo quieren encarecer, negando así la educación a jóvenes de escasos recursos, es algo que no se puede permitir», aseguró.

Añadió que hasta el momento no hay ninguna comunicación con alguna autoridad de la Universidad, que tercamente se niegan a dejar sus cargos perjudicando el desarrollo de las clases que están absolutamente paralizadas en el local central y en las sedes de Medicina y Psicología.

¿Qué tendría que hacer la UNFV?
1) Adecuar su estatuto a la Nueva Ley Universitaria (cosa que ya han hecho la mayoría de universidades nacionales)
2) Tener nuevas elecciones universales y democráticas guiadas por la Onpe, que elijan al rector y decanos que cumplan los requisitos de la Nueva Ley, como son edad, grado académico y tiempo de servicio (tal cual se hace en estos momentos en San Marcos).

Los alumnos esperan que una vez se hagan estas modificaciones, la Sunedu pueda retirar la multa impuesta, pues afectaría el ya corto presupuesto que maneja esta casa de estudios.

Hasta el momento no hay una versión oficial del ministro Jaime Saavedra o del rector interino.

Cabe destacar que los empleados administrativos de la UNFV se encuentran en huelga desde hace varios meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

nueve + 17 =