Compartir
Foto: La Mula
Más de 600 hectáreas desaparecieron / Foto: Blog de Paco Bardales en La Mula

Lima, Perú (Spacio Libre).- Desde que la empresa Cacao del Perú SAC compró terrenos a pobladores en el distrito Fernando de Lores en Loreto para implantar sembríos de cacao, se han ocasionado daños a la ecología, ya que esta empresa ha ingresado a terrenos de selva primaria.

Y es que Cacao SAC compró terrenos de selva primaria a los pobladores de esa zona, quienes tenían sus cultivos y de los cuales subsistían, pues según uno de los pobladores, la empresa invadió gran parte de su terreno, lo mismo que pasó con otros agricultores.

Foto: La Mula
Incursión policial en la zona / Foto: Blog de Paco Bardales en La Mula

Camino a la zona deforestada:

El blog del periodista Paco Bardales, reveló que frente a esta situación 30 efectivos policiales del escuadrón antimotines, miembros del Ministerio Público, Policía Ambiental y pobladores de la zona caminaron cerca de once kilómetros para ingresar a la zona deforestada, pero los vigilantes informaron que nadie podía ingresar por ser una zona privada.

Afortunadamente, el Fiscal ambiental Jhony Ríos tenía una orden de descerraje e incautación y se ingresó a los terrenos, sin embargo se tuvo que caminar 3 kilómetros más para llegar al campamento principal donde habían casas improvisadas que eran habitadas por los trabajadores que se encargan de la deforestación y de la producción de los viveros de cacao.

Se descubrió que la zona es un desierto, y hasta el Juez de paz de la zona, Helder Izuisa,  declaró que varias quebradas que dan agua a los poblados zona están cerradas: “se han contaminado estos ojos de agua”

 

foto: La Mula
Así ha quedado la zona desforestada / Foto: Blog de Paco Bardales en La Mula

Y según el fiscal Jhony Ríos se habría deforestado más de 600 hectáreas, las mismas que no cuentan con permiso de las autoridades correspondientes además de no tener un estudio de impacto ambiental.

Este fuerte golpe a la ecología señala que en la zona existen arboles maderables que ya había sido aserrados sin poner en conocimiento a las entidades forestales correspondientes y que ya se vienen usando en la construcción de lugares que funcionarían como viviendas.

Decomisado:

Se incautó en el campamento una gran cantidad de picos, palas, motosierras, mangueras, pesticidas, bombas de fumigación, se logró inmovilizar dos tractores que servían para derribar los árboles.

Las autoridades deberían tomar este caso que ya se encuentra en investigación en la fiscalía ambiental de Loreto, este golpe contra la naturaleza traerá una serie de daños al ecosistema que ya se está notando de a pocos.

Por: Vilma Huertas Ramos / @vilma_lu

Sobre el autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *