Compartir
Quirico, reportero de guerra/ Foto: circololettori
Quirico, reportero de guerra/ Foto: circololettori

Por: Javier Contreras Martínez / @javiperiodismo 

Hace exactamente un año, Domenico Quirico, un veterano reportero de ‘La Stampa’ de Italia y con una dilatada experiencia en la cobertura de conflictos en África y Oriente Medio, fue liberado -por tercera vez en su vida- tras haber permanecido 5 meses en cautiverio, esta vez en Siria. Por eso estar frente a él me parece increíble, luce tranquilo, un traje impecable, me tiende la mano y me da un franco apretón, me ausculta con su mirada, con esos ojos que lo han visto todo, se sienta en uno de los muebles del Instituto Italiano de Cultura, como esperando iniciar la conversación.

Spacio Libre tuvo un contacto con él para hablar de su vida y del periodismo, que al cabo es lo mismo, de su pasión por la historia, de Siria y la «primavera árabe», de la democracia, de la concentración de los medios. Tan solo nos puede dar media hora, por eso urge comenzar…

Hace un año dejó Siria ¿Cómo ve su situación en todo África?

En todo África hay una corriente de pensamiento gestada por los jóvenes que quieren ser libres, la gente adulta no se daba cuenta de los horrores, del sufrimiento, pero los jóvenes si, y por eso empezaron a salir a las calles, a protestar, eso es algo muy fuerte e impactante. He sido testigo como poco a poco esta corriente ha ido creciendo y algunos países lograron derrocar regímenes muy autoritarios, esto es algo resaltable.

En Siria las cosas son un poco más complejas, si hay jóvenes con ideas libertarias, pero la dictadura es mucho más dura y represiva, ¡no imaginas cuánto! (se lleva la mano a la frente, le cambia el rostro, creo que no encuentra el adjetivo para describir el grado de opresión que se vive allí)

¿Les llegará pronto la «primavera»?

La libertad de África será la noticia del próximo cuarto de siglo, espero que si. La primavera ya llegó, con esta generación de jóvenes revolucionarios, ahora por la falta de apoyo se han inmiscuido facciones fundamentalistas en estas luchas y han etorpecido la labor. Sin embargo, la tarea será mantener esta libertad que están ganando, pues la democracia es muy frágil y limitada. La gozan muy pocas personas en su real dimensión, sospecho que nosotros mismos no la conocemos.

Si Siria no logra pronto derrocar este poder defacto que lo gobierna terminará como Somalia, sumida en el caos del desgobierno, con una pobreza que alcanza índices terribles.

¿Por qué Estados Unidos no los apoyó?

Estados Unidos apoya lo que le conviene, y no lo digo por ser europeo, ellos eran los llamados a evitar que grupos fundamentalistas ingresen a la lucha de los jóvenes sirios por su libertad, ahora seguramente querrán intervenir para decir que van a eliminar terroristas.

¿Cuándo acabará la guerra en África?

En África hay dos tipos de personas «Los que tienen un arma y los que no», es terrible ver eso. Yo detesto la guerra, pero ahí es donde uno encuentra al ser humano como realmente es, en su absoluta dimensión.

¿Volvería a Siria?

Si mi periódico me manda, me iría mañana mismo a Siria, no por vanidad sino por periodista. Mi lucha, mi trabajo, mi vocación es por contar el sufrimiento humano y para eso, debo hacerlo mío, sino no lograré ser capaz de trasmitirlo a los lectores.

Cuando me envían a algún lugar siento que voy a un poso, bajo por este poso hasta el fondo y ahí recién puede conocer de qué está hecho o cómo es el agua, no me dejo llevar por el reflejo que veo del agua de la superficie.

¿Esto es algo que ha perdido el periodismo actual, la comprobación?

Sí, periodismo no es estar sentado en la redacción, periodismo es compartir las experiencias de las demás personas.

#Concentración

En el Perú un grupo editorial es dueño de casi el 90% de los diarios escritos que circulan, a lo que hemos llamado «concentración» ¿Considera que solo 1 grupo empresarial maneje los medios de comunicación atenta contra la libertad de prensa?

Este problema no es solo del Perú, está en muchos países, en el mío también. Y es que no se puede negar que el periodismo es una actividad industrial que mueve mucho dinero y es apetitosa para los empresarios. Somos los periodistas quienes tenemos que defender la libertad de prensa, recordando que nuestro trabajo tiene que dar información, cultura. Somos los periodistas quienes tenemos que conquistar la libertad.

Obviamente hay ciertas condicionantes que siempre van a estar a nuestro lado: los poderes económicos, políticos. Debemos trabajar con libertad y aprender a convivir con estos poderes que siempre van a estar ahí, este es un problema de conciencia más que de reglas.

Es increíble, ya pasó media hora, hablando con este maestro del periodismo, de la vida. Uno de los defensores del «periodismo gonzo», ha sido una cátedra de buen periodismo. Quirico seguirá viajando «no sé hacer más», sentencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 − once =