Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Feria Internacional del Libro (FIL) ya tiene su némesis: La ANTIFIL. Esta feria parelela, formada recién hace mes y medio, es fundada por jóvenes escritores, poetas y músicos. ¿Estará a la altura de su oponente? Un análisis luego de recorrerla en la inaguración del miércoles 13, en el distrito limeño de Breña.

13501706_252773425103819_3812879182429537896_n
Del 13 al 17 de julio totalmente gratuito. / Foto: ANTIFIL

La ANTIFIL es una respuesta frente a la Feria Internacional del Libro (FIL). El nombre «ANTIFIL» tiene componentes críticos que genera esa relación al instante. Sin embargo, Franco Osorio, uno de los organizadores de la feria, reveló en una entrevista a Perú21 que solo se trataría de una alternativa a la clásica Feria Internacional del Libro. Una respuesta muy confusa.

Para entender la identidad de la ANTIFIL, nos hemos alimentado de sus invitados que no dudaron en lanzar laureles y dirigir uno que otro dardo a su contraparte.

Así como en los conciertos, los primeros en presentarse tienen esa difícil función de entretener o acumular las almas que siempre llegan tarde. Los teloneros en esta edición fueron «Los poetas del asfalto». Este avezado grupo contracultural, que tienen como eminencia al poeta Charles Bukowski, no dudó en decir unas palabras sobre el sistema desde su crudo estilo: Creo en el mojón de la mañana más que en la política / la nada suprema es nuestro juguete más preciado. Sus letras son ácidas y deboran temas anarquistas, políticos y sexuales con efervescente rencor, donde el gemido y las lágrimas colorean sus rostros cuando leen sus versos. El poeta Richi Lacra, el patriarca del grupo, se refirió a la FIL como un evento enredado por el mercantilismo, por lo que deslindar y destacar las propiedades contestatarias de la ANTIFIL es necesaria.

Sin embargo, Victor Vich, docente de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), tiene una tésis más desarrollada. En el conversatorio «Nuevas políticas y gestión de la cultura», Vich recalca a la ANTIFIL como un acontecimiento que no está en contra, sino que mezcla y se conecta con la FIL. Aunque, si bien es cierto, la otra feria es excluyente desde el precio que vendría a ser el costo estándar de un menú, refleja que no va dirigido para todo el público.

(La FIL) No es una alternativa para una salida familiar. Van 5 personas y con lo que gastas en las entradas sería suficiente para comprarte un libro», revela Vich.

«Definir es limitar», dijo Oscar Wilde. Hay discrepancias en cuanto a la definición de la ANTIFIL, pero lo que es seguro es que su existencia es inminente como reducto de música, arte y cultura. Este tipo de iniciativas, colmada de editoriales independientes y flujos no tan mediáticos, necesitan el apoyo del hemisferio de personas que buscamos otras alternativas frente a las grandes industrias.

La ANTIFIL es rebelde. Sí, y no es un defecto, es su mejor virtud. Toda rebeldía esta llena de vida, de iniciativa y de las ganas de buscar sus propios medios. Y Perú no es el único. En México existe “La otra FIL” y en Chile tienen “La Furia del libro”. Países como Ecuador, Argentina y Bolivia ya estarían en su décima edición de ferias de este tipo, y ahora Perú se une a este nutritivo club.

La Asociación Guadalupana abrió sus puertas para que pueda realizarse allí la ANTIFIL, en el límite del Centro de Lima y Breña en la cuadra 13 de la avenida Alfonso Ugarte.

Aquí toda la programación.

Sin título

Un comentario en «Arrancó la ANTIFIL: ¿Qué es y por qué ir?»
  1. Felicitamos la iniciativa, que da apertura a nuevos escritores de todo el país, espero tener mayor información para futuras ediciones y ser parte de ella con mis recientes y futuras publicaciones con temas de la amazonía peruana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + veinte =