Compartir

Diario Uno indignó a muchos al confundir a Maricel Ballester, esposa del ex presidente del Consejo de Ministros durante el gobierno aprista, Jorge del Castillo, con Gia Rogers, modelo canadiense investigada por su pasado “burrier”. La portada tenía como fin demostrar que dirigentes del Apra tenían lazos con no solo narcotraficantes, como ya se ha demostrado, sino con “burriers”.

Foto: La Mula
Foto: Diario Uno

Por: Marquiño Neyra
@AndyNeyraY

Tras la publicación de la portada, Jorge del Castillo anunció que demandará al referido medio por vincular a una exburrier con su familia.

Captura del twitter de Jorge Del Castillo
Captura del twitter de Jorge Del Castillo

Manuel del Castillo, hijo del excongresista, negó que la modelo canadiense haya estado en su fiesta y dijo que solo la conocía por los medios. Por lo cual, demandaría al director del matutino, Cesar Lévano.

A su vez, la misma Gia Rogers corroboró en diálogo con Radio Exitosa, que había asistido a la fiesta infantil del nieto de del Castillo acompañando a su pareja, que es amigo cercano de Manuel del Castillo.

Después de la rectificación de diario Uno, aparte de ofrecer disculpas a la nuera de Jorge del Castillo y a los lectores por la confusión, publicó en la misma portada fotos donde la modelo aparece en la fiesta infantil y en otras reuniones con el hijo del excongresista, donde demuestra que hay una obvia relación entre ellos.

Foto: Diario Uno

Roberto Pereira, asesor jurídico del Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS), conversó con Spacio Libre sobre el caso.

Abogado del IPYS cree que la rectificación no elimina el delito.
Abogado del IPYS cree que la rectificación no elimina el delito.

-¿Considera el IPYS que este sea un caso en el que deba intervenir?

El IPYS, en realidad, es una institución que defiende las libertades informativas ante ataques de poderes estatales, particulares o poderes que infringen las reglas de las libertadas. El IPYS no es un organismo de control o supervisión ontológica de los medios. No se pronuncian por lo que debieron o no hacer los medios. Es una cuestión que está en el ámbito de cada medio y estos están sujetos a las consecuencias básicamente legales. El IPYS no tiene una función de vigilancia o control o sanción de la conducta de los medios.

-¿Y qué casos si ameritan su intervención?

Cuando salen leyes contraria a los estándares nacionales o internacionales, cuando un medio es agredido. Promueve que el Estado sea trasparente. Facilita que la función estatal fluya a través de la ciudadanía o cuando son demandados por personas que reaccionan de manera ilegal frente a un reportaje u opinión. Una defensa de las libertades informativas.

-¿Cuáles podrían ser las consecuencias que tenga que asumir diario Uno?

Pues se le ha atribuido a una persona de una identidad que no le corresponde y que ha tenido problemas con la justicia, esa difusión de hechos inexactos califica como delito en medida que ha sido difundido por un medio de comunicación social. Ese hecho responde solo si la persona acciona. Si la persona aludida no denuncia, pues está abierta esa probabilidad. Puede demandar por la vía civil y puede solicitar una reparación civil, pero tendría que discutirse en un proceso.

-Es decir, ¿no sirvió de nada la rectificación en la portada del diario?

Desde el punto de vista jurídico, sobre todo desde el derecho penal, la disculpa no elimina el delito. Puede atenuar la conducta, pero el delito tiene un momento de consumación. Todo lo que ocurra después es ya postconsumativo. Hay casos que el perjudicado pueda aceptar solo unas disculpas, el reconocimiento de un error y podía considerarlo como suficiente. Debemos considerar que la nota no está firmada, por lo que la responsabilidad caería en el director.

-Entonces la culpa seria de Cesar Lévano, director del diario…

Pues la ley indica que si la nota no está firmada, la culpa caería en el director. Aunque podrían haber razones interior al medio que podía justificar. Imaginase que el periodista le haya mentido al director. Se le podría atribular la culpa a alguien que no hizo bien su trabajado, interiormente. Entonces hay que identificar a la persona. Sin duda alguna es un caso complicado para el medio.

-¿Es probable una suspensión del diario?
A lo mucho podrían solicitar una reparación civil.

-¿De cuánto estamos hablando?

En el Perú, el pago de una reparación civil es impredecible. Depende de cuánto solicite la agraviada y cuánto de ese monto está en capacidad de probar. Básicamente por la moral.

-El hecho de que Jorge del Castillo e hijo hayan mentido originalmente sobre la presencia de la modelo, ¿jugaría a favor del Diario Uno?

No en realidad. Para empezar, la involucrada (esposa de Manuel del Castillo) es una persona privada; es decir, no es pública. Desde mi punto de vista van a alegar que la señora se la ha atribuido una responsabilidad que no le corresponde. Y el diario plantea una vinculación de la familia del Castillo con el narcotráfico, y solo por una fiesta de cumpleaños que, a mi parecer, me parece bastante débil. Sin duda alguna los afectados van a plantear eso como datos fuertes para una eventual demanda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × cinco =