Foto: Jack Hurtado / Spacio Libre
Compartir
Foto: Jack Hurtado / Spacio Libre
Foto: Jack Hurtado / Spacio Libre

Por: Jack Hurtado
@JackHurtado

Los jóvenes le regalaron a Ollanta Humala tres marchas este 2014, que difícilmente podrá olvidar. Faltaban 15 minutos para las 5 de la tarde y la Plaza San Martín no lucía igual de llena que el lunes 22 de diciembre. Los altoparlantes llamaban a los jóvenes de distintos distritos a agruparse en sus zonas, algunos traían atados a sus manos algunas cintas de diversos colores para ubicarse mejor. La organización sube de nivel marcha tras marcha, y a veces es la que termina impulsando más el mensaje. Pasaron esos 15 minutos y llegó las 6, la plaza era distinta, repleta por todos los lados. En esos escasos minutos cientos de jovenes más se unieron a la muchedumbre.

Los jóvenes llegaron con una sola arma: sus pancartas, cada una con mensajes más fuertes que los otros, ellos no buscan una modificación de la Ley, o novedades en su reglamentación, ellos quieren una derogatoria de todas maneras. La llamada ‘Ley Pulpín’ ha generado un movimiento social nunca antes visto en el país. Porque en menos de dos semanas se han desarrollado 3 movilicaciones de grueso calibre. #18D, #22D y ahora #29D son los mejores regalos que los jóvenes han enviado al gobierno. El tema ya no pasa desapercibido, las marchas no cesan en el país, y ya se puede notar cierto temor en el gobierno. Prueba de ello son los centenares de policías lanzados a cubrir la ruta de la marcha. El número de policías fue superior a las manifestaciones anteriores.

Foto: Jack Hurtado / Spacio Libre
Foto: Jack Hurtado / Spacio Libre

Los jovenes protestan por sus derechos laborales, y están dispuestos a seguir tomando las calles cuantas veces sean posibles. No les importa que la prensa no les de el lugar que se han ganado, o que solo enfoquen a los encapuchados, buscando subliminalmente orientar una posición hacia ellos. Tampoco les importa que los acusen del caos en el tránsito, ellos siguen gritando igual o más fuerte.

Esta vez volvieron a ir hasta la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (CONFIEP), en su camino tomaron la Av. Garcilaso, la Av. 28 de Julio y toda la Arequipa, en su retorno varias partes de la Vía Expresa para regresar a la Plaza San Martín. Durante la marcha se volvió a observar infiltrados de la policía, y otro grupo de policías mujeres con guantes blancos, ¿acaso la forma que tiene Urresti para enmascarar la represión que se vivió en marchas anteriores? El 2014 casi llega a su fin, pero las protestas continuarán el 2015, ¿hasta cuándo? El gobierno podría tener la respuesta.

Un comentario en «#29D: Jóvenes regalan a Humala un cierre de año lleno de marchas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

7 − cinco =