Compartir
Foto: Internet
Foto: Internet

Lima, Perú (Spacio Libre).- ¡Qué duda cabe que César Vallejo es una de las mejores plumas nacidas en el Perú! (sino la mejor)  y así lo demuestra Pablo Neruda quien – al enterarse de la muerte del poeta trujillano en abril de 1938-  le escribe un sentido homenaje:

“Eras grande, Vallejo. Eras interior y grande, como un gran palacio de piedra subterránea, con mucho silencio mineral, con mucha esencia de tiempo y de especie”

Vallejo se había vuelto una eminencia, instalado en Paris junto a su esposa Georgette, su poesía le había granjeado prestigio y admiración en todo el círculo de poetas y escritores mundiales, conformaba junto a recordadas plumas como la de Alejo Carpentier y el propio Neruda la élite de la literatura de inicios de siglo XX.

El propio Alejo Carpentier, joven y recién llegado a «la ciudad de la luz» , narra su encuentro con el poeta peruano.  Habían quedado en verse a las 5 de la tarde, hora en que Vallejo acostumbraba hacer su caminata por las calles parisinas, y el  autor de “El Reino de este mundo” – que tenía preparado un discurso bien argumentado-  se llevó un gran chasco pues Vallejo le dijo «Solo te voy a pedir una cosa; no me hables durante todo el trayecto» y ambos caminaron en silencio hasta que retornaron al punto de partida y se despidieron.

Parece que Neruda sintió la ausencia de Vallejo en el mundo como nadie, fueron los dos poetas latinoamericanos más prodigiosos de la época, un verso que escribió en su obra «Oda a César Vallejo» lo deja en manifiesto:

“Dos veces desterrado,

hermano mío,

de la tierra y el aire,

de la vida y la muerte,

desterrado

del Perú, de tus ríos,

ausente

de tu arcilla.

No me faltaste en vida,

sino en muerte”.

El poeta argentino Mario Benedetti,  afirma que la obra de Nicanor Parra, Sebas­tián Salazar Bondy, Ernesto Cardenal, Juan Gelman, etc. revelan, “ya sea por vía directa, ya por influencia interpósita, la marca vallejiana”. Afirmación que ilumina y explica la corriente poética que vivimos hasta nuestros días y la real dimensión de la obra vallejiana.

Con información de Diario 16 

Por: Javier Contreras/ @Javiperiodismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

14 + 19 =