Compartir

Uno de los temas que está en el debate electoral es la posibilidad de renegociar el contrato del gas de Camisea, firmado en el 2004, durante la presidencia de Alejandro Toledo y la gestión de PPK al frente del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Foto: Perú.com
Planta de Camisea en Cusco/ Foto: Perú.com

Redacción Spacio Libre
@spaciolibre

Precisamente este último -ahora convertido en candidato presidencial- llamó  «ignorante» a  un periodista que le consultó sobre la posibilidad de renegociar dicho contrato y tal parece que esta posición es compartida por casi todos los postulantes, salvo por la candidata de izquierda, Verónika Mendoza y el de Acción Popular, Alfredo Barnechea quienes abiertamente han dicho que en un eventual gobierno suyo promoverán dicha renegociación. Al respecto, el economista y ex presidente de Petroperú, Humberto Campodónico, brindó una entrevista a Otra Mirada, en la que explicó las razones por las que SÍ es posible (y necesario) pensar en una renegociación.

  1. El artículo 62 de la Constitución de 1993 dice que los contratos-ley, suscritos entre el Estado peruano y una empresa (nacional o privada), solo pueden ser modificados si ambas partes se ponen de acuerdo. De no haber acuerdo, el contrato no puede ser modificado, ni siquiera por el Congreso. Desde 1993 en adelante, se ha suscrito más de 250 contratos-ley y la mayoría de ellos han sido renegociados (algunos de ellos varias veces) lo que se plasma en la suscripción de una adenda, o varias, al contrato-ley. Entre los más recientes: Centro Comercial Aventura Plaza, Aeropuerto Jorge Chávez  (6 adendas), Puerto de Matarani (Grupo Romero, 3 adendas), Ferrocarril del Centro (9 adendas) y Metro de Lima (3 adendas). La particularidad es que el 99% de las renegociaciones se han dado a pedido de la empresa privada, casi nunca del Estado. Pero el Estado también le puede plantear la renegociación a la empresa, por tales y cuales motivos. Y la empresa tiene que sentarse a la mesa.

    Para Alfredo Barnechea, renegociar el contrato de Camisea permitirá masificar el gas en el país.
    Para Alfredo Barnechea, renegociar el contrato de Camisea permitirá masificar el gas en el país.
  2. Los contratos son temporales, por su propia naturaleza. Por tanto, si en el tiempo cambian las condiciones económicas plasmadas en el contrato, de tal manera que se quiebra el equilibrio contractual primigenio, entonces es justificado el pedido de renegociación. No se puede perpetuar ese desequilibrio pues ambas partes debiera interesarles una solución armónica que garantice los intereses de mediano y largo plazo de ambas partes.

    Verónika Mendoza es una de las candidatas que plantea renegociar el gas de Camisea
    Verónika Mendoza es una de las candidatas que plantea renegociar el gas de Camisea
  3. La Ley de Hidrocarburos, Ley 26221 de 2993, dice que el inversionista es el dueño del recurso natural (de la molécula), previo pago de una regalía al Estado. Y decide a su libre albedrío sobre el destino del petróleo o del gas, firmando contratos entre consorcios privados e, incluso contratos con gobiernos extranjeros, sin que el Estado peruano intervenga en ellos. En este tiempo, el único exportador de ese gas ha sido la empresa Repsol (que le vendió su participación a Shell en el 2014).En el 2007 Repsol suscribió un contrato con el gobierno de México para exportar gas al precio llamado “Henry Hub”, precio de EEUU que rige en México. El gran problema es que en los años posteriores a la firma, el precio Henry Hub bajó enormemente, a tal punto que los precios pagados a los productores en el Perú eran irrisorios. Así, la regalía pagada por el gas exportado a México, era menor que aquella que se pagaba en el Perú. Por ello, en el 2011, Repsol comenzó a reexportar el gas a terceros países, donde le pagaban más. Pero no se lo comunicó al gobierno peruano. Dicho de otra manera: nos mintieron y nos hicieron trampa. En el 2012, el ente regulador Perupetro se enteró de la maniobra dolosa y se planteó un arbitraje en el CIADI del Banco Mundial. En el 2015 el Perú ganó el arbitraje y el fallo dijo que nos debían devolver US$ 62 millones de regalías no cobradas.Eso ameritaba una renegociación del contrato para que esto no vuelva a suceder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × uno =