Compartir
El 27 de enero se conocerá el fallo de La Haya / Foto: diarioelnortino.cl
El 27 de enero se conocerá el fallo de La Haya / Foto: diarioelnortino.cl

Por Paul Maquet

Me atrevo a decir que no hay nada menos importante que el fallo de La Haya, en la actual agenda pública peruana. Antes cuestionaba la importancia mediática de casos como el de Tilsa Losano, pero en comparación con la actual “disputa” limítrofe, esos pequeños shows faranduleros al menos generan algún tipo de debate sobre temas de moral privada. En cambio, la demanda en La Haya no tiene ningún tipo de relevancia, no afecta la vida de nadie, no define realmente la soberanía de nadie. Se trata de otro tipo de show muy bien armado por ciertos personajes que, a la hora de la verdad, no se hacen ningún problema en regalar la soberanía nacional.

En el “gran show” de La Haya, todos los políticos, periodistas y analistas pugnan por ganar el concurso de “yo soy el patriota” y nos invitan a mirar al país vecino y creer que “esto es guerra”. Qué fabulosa distracción que han armado: desde hace unas semanas prácticamente no se habla de otra cosa, y la puesta en escena durará varias semanas más todavía.

¿Qué es lo que definirá el fallo de La Haya? Un límite marino pendiente. Es casi un trámite administrativo: es como si una empresa o institución se hubiera percatado de que no tiene todos sus papeles en regla y realizara un papeleo para regularizar su situación. No deberíamos darle mayor importancia que la que tiene: un jurado internacional dirá “vuestro límite marino es este” y punto; no definirá nuestra soberanía en el verdadero sentido profundo de esta palabra, como sí viene ocurriendo con numerosas decisiones que los políticos están tomando mientras todos estamos distraídos mirando al sur.

¡Qué bueno sería que el presidente Ollanta Humala convoque a todos los partidos y ex presidentes a explicar la posición del Perú en el Acuerdo de Asociación Trans-Pacífico (TPP)! Allí sí que se juega la soberanía nacional, pues se está negociando la capacidad del Estado peruano de poner reglas a las inversiones transnacionales, de definir de manera autónoma una política de salud pública y acceso a los medicamentos, inclusive las condiciones de funcionamiento de las empresas del Estado. ¡Qué bueno sería que un ex presidente convoque a un embanderamiento masivo para defender nuestra soberanía en el TPP! ¡Qué bueno sería que los medios de comunicación le dediquen primeras planas y programas especiales a analizar este crucial acuerdo!

¡Qué bueno hubiera sido que el presidente Humala convocara a una cumbre política nacional para explicar al país la renovación del contrato con Telefónica! ¡Qué bueno sería que se discutiera la soberanía de nuestra política antidrogas y su sometimiento a las prioridades de la DEA! ¡Qué bueno sería que se le diera este nivel de importancia a la recuperación de PetroPerú, y que se convocara a la unidad nacional para evitar la privatización encubierta de esta empresa nacional! ¡Qué bueno sería que se convocara a la unidad nacional para respaldar una política de industrialización y diversificación productiva que nos permita superar el extractivismo!

Más aún: ¡qué bueno sería que el presidente Humala convocara a todos los actores políticos, sociales, empresariales y mediáticos para definir la posición de Perú ante las negociaciones climáticas que tendrán lugar en Lima en diciembre! ¿Qué rol jugará nuestro país en esta cumbre, donde se deben tomar decisiones de la mayor importancia, de las cuales pueden depender millones de vidas en los próximos años? ¿Tendremos, acaso, una posición “soberana”?

Ni siquiera se está discutiendo cómo Perú y Chile, países limítrofes que compartimos un mismo ecosistema marino-costero, podemos cooperar para su conservación en un contexto de depredación y sobrepesca. Quizás el fallo de La Haya lo único que va a determinar es en qué país deberán realizar su trámite las pesqueras coreanas, rusas o japonesas que vienen a depredar el mar sudamericano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno + 20 =