Compartir
Foto: Internet
Foto: Internet

Lima, Perú (Spacio Libre).- Hace un tiempo se conocieron las andanzas de Luis Baca, vocero de Solidaridad Nacional y de la campaña por la revocatoria, cuando fue gerente de la Empresa Municipal de Mercados (EMMSA) y por la cual tiene una denuncia en la fiscalía por peculado al generar de forma irregular una beneficiosa gratificación “extraordinaria” para él y sus allegados en dicha empresa.

Hoy el diario La República recuerda este caso en el cual Baca cobró 95 mil nuevos soles en el 2010 por gratificación para luego lograr su “despido arbitrario” para cobrar 89 mil nuevos soles al terminar la gestión de Luis Castañeda.

En resumen, Baca Seminario recibió en total por gratificaciones extraordinarias y despido arbitrario más de 200 mil nuevos soles. Así lo explica la web del diario.

«Solo en el rubro gratificaciones, entre abril y diciembre del 2010, recibió 95,728 nuevos soles. Esto fue posible porque su gestión no ejecutó un presupuesto ascendente a S/. 1»»»»»»»»518,103 que la Municipalidad Metropolitana de Lima (MML) le entregó a EMMSA para que sean utilizados en asesorías, capacitaciones, estudios y otros, necesarios para el proyecto de inversión «Ampliación y Remodelación del Gran Mercado Mayorista de Lima».

Al no ser ejecutado, Baca Sarmiento y sus funcionarios decidieron que ese monto sirva para sus «gratificaciones extraordinarias» como un incentivo por su gran labor».

Los beneficiados con esta gestión fueron, por ejemplo, Juan Luque Silva, gerente de Promoción y Desarrollo de la administradora de mercados quien recibió 63 mil 617 soles mientras que Lucero Luna Artiga, especialista en Imagen Institucional, obtuvo 25 mil 329 soles por el concepto de gratificaciones extraordinarias.

«Otros que se beneficiaron fueron Lorenzo Flores Miranda, jefe de la Oficina de Planeamiento; Raúl Thorne Reynaud, jefe del departamento de Logística; Elsa Hidalgo Sánchez, jefe del departamento de Contabilidad; César Ainzuain Márquez, jefe del departamento de Mercados, así como otros tres empleados de rangos inferiores», señala La República.

Y mientras Luis Baca funge de denunciante en diversos casos que desde su perspectiva revocadora involucrann a la alcaldesa Susana Villarán, la viene pasando tranquilo por que el juicio oral por el delito de peculado contra él y tres funcionarios no inicia.

Mientras, de todos los involucrados, solo el jefe de Auditoría Interna de la época, Carlos Felipe Palomares Villanueva, solicitó un proceso de conciliación extrajudicial y se comprometió a devolver la gratificación obtenida ilegalmente, la cual ascendía a 48 mil 302, que serán devueltas en 48 cuotas de 922 soles. A la fecha ya ha devuelto cerca de la mitad.

«Si este ex funcionario, ante el Centro de Conciliación Extrajudicial «Patmos», reconoce que sí debe devolver el dinero, ¿por qué el resto no? Tal vez porque sabía que ser denunciado por peculado no es cosa de juego. Según el artículo 387 del Código Penal se incurre en ese delito cuando «el funcionario se apropia, en cualquier forma, para sí o para otro, caudales o efectos cuya percepción, administración o custodia le estén confiados por razón de su cargo», y tiene una pena privativa de la libertad no menor de dos años ni mayor de ocho».

¿Baca despedido?

El 21 de enero de 2011, al inicido de la gestión de Susana Villarán, Baca fue cesado de su cargo de confianza, y la jefa del departamento de personal, Gianina Muro Otiura, que estaba encargada de la oficina mientras la gestión nueva se acomodaba consideró (no se sabe con que argumentos) que el cese de Baca Sarmiento era un despido arbitrario, por lo cual tocaba pagarle una indemnización de 89 mil 506 nuevos soles, que sumado a las vacaciones truncas y otros resultó en un nada despreciable pago de 105 mil 936 nuevos soles.

Sin embargo hay un detalle que resalta el diario «Giannina Muro también era gerenta de Administración y Finanzas de EMMSA y por lo mismo fue una de las beneficiadas con la «grati» extraordinaria que movilizó Baca. En su caso ese «incentivo» bordeó los 50 mil nuevos soles». ¿Devolviendo el favor a su jefe?

Ahora, si se creía que solo «cobró» por esos montos, pues no. Durante su gestión Baca era el único que podía cubrir la encargatura de los cargos gerenciales y otros durante los tiempos de vacaciones u otras ausencias (como licencias) y su beneficio era nada menos que el 50% del sueldo adicional.

El resumen

S/.95,728 cobró Luis Baca por una «gratificación extraordinaria».

S/.89,506 es el monto que cobró por su «despido arbitrario» de EMMSA.

Con información de La República

Por: Redacción Spacio Libre / @spaciolibre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × 3 =