Compartir

Foto: Reuters
Foto: Reuters
Bogotá, Colombia (Spacio Libre/Reuters).- La entrega de un militar colombiano secuestrado durante más de 11 años por las FARC se podría dar en 30 días, luego que el grupo rebelde entregue las coordenadas y se defina la logística que debe incluir presencia internacional, dijo el viernes la senadora Piedad Córdoba.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciaron a la dirigente política la entrega del suboficial Pablo Emilio Moncayo, un gesto de paz unilateral con el que buscan ganar protagonismo político e imagen internacional a un año de la elección presidencial, de acuerdo con analistas.

«Esperamos que la liberación se dé, como en el pasado, en un término de 30 días, mientras conseguimos las coordenadas y organizamos la logística más la presencia internacional que, por todo lo que ocurrió la vez pasada, hoy es absolutamente necesaria», declaró Córdoba a periodistas.

Moncayo, secuestrado en diciembre de 1997 durante un asalto de las FARC a una base del Ejército ubicada en el departamento de Nariño, en la frontera con Ecuador, es uno de los rehenes que más tiempo lleva privado de la libertad en medio del conflicto interno colombiano de más de cuatro décadas.

El militar hace parte de un grupo de 22 efectivos de las Fuerzas Armadas que la guerrilla busca intercambiar con el Gobierno por cientos de rebeldes presos.

Las FARC liberaron en febrero a tres policías, un soldado, y dos políticos, que fueron entregados a Córdoba y a delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja que tuvieron el apoyo de Brasil.

El Gobierno brasileño suministró los helicópteros que volaron a la selva para recibir a los rehenes.

La senadora admitió la posibilidad de que Brasil suministre de nuevo los helicópteros para ir a recibir a Moncayo a la selva, una vez el grupo rebelde entregue las coordenadas del sitio en donde se producirá la liberación.

El secuestro de Moncayo ganó visibilidad en Colombia y en el mundo por las caminatas de su padre, el profesor Gustavo Moncayo, quien ha recorrido miles de kilómetros por carreteras y ríos para exigir la liberación de su hijo.

El Gobierno de Colombia anunció que ofrecerá todas las garantías de seguridad para que se produzca lo más pronto posible la liberación del militar.
«En esta ocasión, como en ocasiones anteriores, el Gobierno está totalmente dispuesto a facilitar y garantizar las condiciones para que el cabo Pablo Emilio pueda volver otra vez a su casa», dijo el alto comisionado para la paz, Frank Pearl.

«Las FARC están en la obligación de liberar al suboficial, así como están en la obligación de liberar a todos los secuestrados que tienen en su poder. A este joven le han robado 11 años de su vida, manteniéndolo encadenado y lejos de su familia. Esto no es un favor. Es una obligación. Es un gesto mínimo de humanidad», aseguró Pearl.

La guerrilla de las FARC reiteró que está dispuesta a buscar un acuerdo de rehenes con el Gobierno y a avanzar a una negociación de paz que permita poner fin al prolongado conflicto que cobra miles de vidas al año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × 4 =