Compartir
Jovenes mostrando sus pancartas en rechazo al nuevo Régimen Laboral Juvenil Foto:Carola Marallano Fernandez-Davila
Jovenes mostrando sus pancartas en rechazo al nuevo Régimen Laboral Juvenil / Foto: Spacio Libre (Carola Marallano)

Por: Enzo Alminagorta / @EnzoAlminagorta

Porque no fuimos «solo 2000» como lo venden otros medios, porque no somos terroristas, partidarios de movadef, porque no somos la minoría y porque SÍ somos jóvenes, salimos a las calles – el espacio que se ha convertido en pilar de los no escuchados – para reclamar y exigir con carteles, pancartas, volantes y banderolas, nuestras únicas “armas”, nuestros derechos.

¿De qué nos sirve ser formales si la formalidad no nos otorgará derechos? ¿Qué sentido tiene una ley que normaliza la explotación juvenil? ¿Para qué queremos formalidad si esta no condena la precariedad laboral?

El presidente Ollanta Humala expresa que los jóvenes que protestan – nosotros –  deben “informarse bien” sobre la Ley. Como nos puede exigir eso si él ni siquiera comprende algo de derecho.

Por su parte el “rambo justiciero”-  saben a quien me refiero – manifestó en ATV+ que “la policía estaba cuidando a los jóvenes”. ¿En que momento nos cuidó? Nunca, solo nos maltrató, no respetaron ni a las mujeres, frente a mis ojos golpeaban a una joven universitaria, solo por mostrarle sus pancartas y querer pasar con destino al Congreso a exigir sus derechos. Estos policías, reciben órdenes y nunca piensan que nosotros podemos ser sus hijos.

Así "protegió" la policía a los manifestantes / Imagen: Facebook
Así «protegió» la policía a los manifestantes / Imagen: Facebook

Muchos nos tildan de violentistas, pero como no defendernos de policías que apenas avanzamos unos metros nos golpean como si fuésemos cualquier cosa menos jóvenes, como no defender si nos tratan peor que a malhechores, como no defendernos si violan nuestros derechos, como no defendernos si, “rambo justiciero”, por poco nos trae a todo el ejercito, como si se tratase de una guerra. Señores  los del jueves 18 de diciembre fuimos jóvenes y en su mayoría universitarios y nuestras únicas armas fueron nuestras voces y pancartas.

Es necesario marchar, por eso salimos a las calles, nuestra única opción de ser escuchados, ante tanto oído sordo de nuestras autoridades. Sobre los jóvenes de ahora  recae la responsabilidad de proteger la dignidad de la juventud del futuro, esa que ya se está gestando y merece vivir en un país donde todos seamos iguales y tengamos los mismos derechos. Este lunes 22, yo volveré a marchar ¿Me acompañas? Este video es un resumen de lo manifestado.

Un comentario en «#LeyPulpin La historia (que otros medios no ven) de la marcha contra el Régimen Laboral Juvenil»
  1. […] #18D, #22D, #29D fueron los tres regalos a Ollanta Humala, tres movilizaciones en menos de diez días; luego siguió el #15E con una de las represiones más fuertes de la Policía, y finalmente el #26E, un lunes que no fue cualquiera y que quedará para siempre en la memoria de los millares de jóvenes que tomaron las calles, jóvenes que ya saben marchar, jóvenes que nunca más dejarán que el Estado haga lo que quiere desde sus poderes, jóvenes que siempre que vean algo sospechoso, o incómodo, saldrán a las calles a exigir lo que ellos creen justo. ¿Ahora quién los para? […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte − 14 =