Compartir
Uruguay se convirtió en el  primer país en el mundo en legalizar la producción y venta de la marihuana / Foto: AFP
Uruguay se convirtió en el primer país en el mundo en legalizar la producción y venta de la marihuana / Foto: AFP

 Por Jorge Weston  y Yeli Fernández 

Contra todo pronóstico, el 10 de diciembre del año pasado se aprobó la ley que permite la producción y venta de  la marihuana en Uruguay, convirtiéndose así en el primer país en el mundo que legaliza totalmente esta droga. Esta propuesta alternativa impulsada por el presidente de dicho país, José Mujica,  para acabar con el narcotráfico ha causado polémica, revuelo y rechazo en algunos países vecinos, como en el nuestro.

En el Perú el debate abierto hacia la legalización de la marihuana no ha tenido muchos manifestantes a favor de imitar la propuesta uruguaya. En el congreso hasta el más liberal ha conservado la posición de no liberar esta droga, al igual que muchas de las fundaciones anti drogas que funcionan en nuestro país.

Sin embargo ha surgido la interrogante si el Perú está listo para un proceso similar, para empezar una nueva era para controlar la droga más consumida en el país, y abrir un nuevo camino contra el narcotráfico. Por ello consultamos con expertos nacionales e internacionales para que nos amplíen el panorama en el escenario peruano, y cómo observan el modelo uruguayo.

Carmen Masías, Jefa ejecutiva de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas – DEVIDA / Foto: Jorge Weston
Carmen Masías, Jefa ejecutiva de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas – DEVIDA / Foto: Jorge Weston

Legalización de la Marihuana: Perú

Para Carmen Masías, Presidenta Ejecutiva de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin drogas (DEVIDA), el Perú no daría de ninguna manera un “paso adelante”  en la legalización de la marihuana porque considera que es un factor que no contribuye en nada la disminución del narcotráfico.

En este sentido,  Masías explicó que la situación de  Uruguay es muy diferente a la del Perú, por lo que es difícil de comparar y aplicar la misma medida. El país vecino tiene tres millones de habitantes y nuestro país contempla más de treinta millones, mientras que el nuestro tiene población mayoritariamente joven, Montevideo tiene residentes de edad mayor. “Cuando uno plantea la legalización de las drogas tiene que ver en qué contexto estamos hablando”, agregó.

Milton Rojas, psicólogo del Centro de Información y Educación para la prevención del Abuso de Drogas (Cedro), dijo que el punto es claro y no hay un esquema respecto a esto. La legalización de la marihuana en el Perú sería una irresponsabilidad del gobierno.

“El escenario peruano no es comparable, ni siquiera con Colombia. Existen afinidades pero hay enormes diferencias. Comparar [a Perú] con otros países, para empezar, sería un gravísimo error. En el Perú liberalizar la marihuana sería no solamente irresponsable sino aventarnos al vacío”, expresó Rojas.

Además, se refirió a la responsabilidad que tendría el Estado peruano no solo por la amplia diferencia entre los países (social, económico, político, entre otros) que han liberalizado la marihuana sino porque el escenario de autorregulación se le saldría de la manos.

“Pensar que el Estado pueda asumir la responsabilidad  de monitorear, controlar, supervisar la calidad,  etc,  no resiste un análisis serio ni muchos menos ético, porque está tratando de salir de todo un escenario donde ha habido enormes problemas económicos”, aseveró Rojas, y añadió que el Estado actualmente cuenta con problemas serios como son la desnutrición, el cólera y la TBC multi-resistente.

Milton Rojas, psicólogo del Centro de Información y Educación para la Prevención del Abuso de Drogas – CEDRO /Foto: Yeli Fernández
Milton Rojas, psicólogo del Centro de Información y Educación para la Prevención del Abuso de Drogas – CEDRO /Foto: Yeli Fernández

“Legalizar la marihuana es  experimentar  con la salud de los jóvenes”

“Los hechos demuestran que en los países o estados que han liberalizado la cuestión de la marihuana no han funcionado, por ejemplo Holanda, donde  aumentaron las enfermedades a causa de la legalidad  de esta droga”, argumenta Masías al justificar su postura ante esta polémica cuestión.

Un estudio realizado por  DEVIDA en escolares, arroja que el 27 % de estudiantes compraría marihuana si es que se legaliza. Es la droga  más consumida, la prevalencia que arrojan las encuestas   es alrededor del 2 %, un porcentaje no muy alto en comparación con Brasil que tiene el 8 %.

“Creo que es un experimento con la salud  de la población, sobre todo joven, que  puede no terminar bien, pero cada país tiene la autonomía de decidir si legaliza o no la marihuana”, enfatiza la Jefa de DEVIDA, pues resulta preocupante arriesgar la salubridad juvenil cuando ya se tienen graves problemas de dependencias de drogas, tabaco y alcohol

Ante lo expuesto, empecemos el debate…

Manuela Abrahan, politóloga uruguaya, docente y colaboradora en Asuntos del Sur, argumenta que la legalización de la marihuana combatirá la lucha contra el narcotráfico, pues, las políticas contra la lucha y prevención contra la droga no han dado resultados positivos.

Asuntos del Sur: Discutiendo escenarios para América Latina / Foto: ASD
Asuntos del Sur: Discutiendo escenarios para América Latina / Foto: ADS

“Qué es lo malo de experimentar”

Para Abrahan, no hay nada malo en experimentar  y que este proyecto  trata de un enfoque de lucha contra  las drogas, innovador en sus estrategias. En el sentido de que la represión  no ha dado resultados, sino todo lo contrario.

“Creo que es mejor que las cosas estén por dentro de la ley y no por fuera, ya que es más positivo que la sustancia que más consumen los ciudadanos uruguayos sea controlada en su calidad”, añadió  Abrahan al referirse a la existencia de un mercado ilícito paralelo al que será controlado por el Estado.

La ley que contempla la legalización del mercado de cannabis en Uruguay tiene como principal objetivo la regulación  de este mismo para contribuir a reducir riesgos y daños  en las personas que consumen marihuana con fines recreativos o medicinales, los que por comprarle al mercado ilegal se ven involucrados en actividades delictivas o de alto riesgo, además de estar expuestos a drogas duras, como lo es la pasta básica de cocaína.

“Será positivo para la sociedad uruguaya, ya que una parte de la ciudadanía que consume marihuana se ha avalado  de esta ley como un marco de libertad y garantías de poder acceder a un producto de buena calidad y sin estar obligados de delinquir”, manifiesta Abrahan en referencia a que, así, se resuelve el absurdo jurídico de permitir el consumo pero prohibir la producción y venta.

La manera en que se controlará la producción del cannabis  será mediante la creación del Instituto de Regulación Y Control de Cannabis (IRCCA), que implementará los sistemas necesarios para llevar a cabo lo que dispone esta ley. Los plantíos caseros, los clubes de membresía y las farmacias serán los lugares de  expendio.

Legalizar de la marihuana aumentaría el consumo

Para Milton Rojas, la legalización de la marihuana en Uruguay aumentaría el consumo de esta droga.

“Las experiencias que ha habido en otros países lo dicen así. Las estadísticas mundiales [revelan] que [en los países] donde hay una liberalización del consumo las tasas de prevalencia de vida son más altas, como, por ejemplo, Canadá (43%), Estados Unidos (40%), España (31%), Holanda (25%) entre otros”, señaló el psicólogo.

“Claro que algunos de estos países también tienen consumos con fines de terapéuticos, pero en los países donde hay apertura a lo que es la venta, el consumo, etc, las  tasas son enormemente altas”, agregó el Rojas.

Por su lado, Abrahan,  dijo que el aumento de la marihuana tras la legalización es un mito, y que en este caso es todo lo contrario.

“Es una idea (el aumento del consumo) que ha sido demostrado que es un mito; y que, en todo caso,  lo que sí alienta que una conducta se realice es su prohibición”, sostuvo.

 Devida: La marihuana es una droga que, hoy en día,  tiene mayor potencia que hace 30 años /Foto: Yeli Fernández
Devida: La marihuana es una droga que, hoy en día, tiene mayor potencia que hace 30 años /Foto: Yeli Fernández

Repercusiones de la legalización

“Creo que puede haber una repercusión negativa en otros países que tienen frontera con Uruguay, donde su política antidroga es distinta”, manifestó Rojas al referirse que muchos consumidores pueden hacerse pasar como pacientes para comprar marihuana.

En este contexto, la docente uuguaya explicó que para conocer y evaluar las repercusiones concretas que traerá la legalización habrá que esperar algunos años, ya que “se trata de un enfoque innovador” sobre las drogas respecto a  sus estrategias, pues “la estrategia de Guerra a las Drogas es evidente que no ha dado resultados [positivos], sino todo lo contrario”

“En el fondo se trata de fines conservadores ¿En qué sentido? Legalizar es incorporar algo a la órbita estatal, hacerlo objeto de sus reglas, generalmente los Estados lo han hecho con el objetivo de controlar, y el control es un objetivo del Estado Moderno que se relaciona con su lado conservador, paternalista y sanitarista, que busca controlar las conductas de los ciudadanos predefinidas como riesgosas”, agregó Abrahan.

Legalización: ¿camino para luchar contra el narcotráfico?

El psicólogo de Cedro calificó como una “premisa” que la legalización sea un camino para combatir al narcotráfico por las experiencias que han tenido otros países.

“Eso es una premisa que se viene dando desde hace mucho tiempo. Que  los países que determinen liberalizar absolutamente todo el consumo de drogas acabarán con el mercado. Eso en nuestra opinión no ha tenido mucho sentido porque ha habido algunas experiencias en países que se ha intentado hacer eso y la respuesta ha sido clara, la cosa no está por ese lado”.

“No creo que sea camino para acabar con el narcotráfico, no es la vía correcta”, finalizó el psicólogo de Cedro.

Por su parte, Grahan comentó que “el enorme poder del narcotráfico es innegable, combatirlo ha resultado más costoso (en dinero y vidas humanas) por lo cual hay que apuntar a la demanda.”.

“Esta ley se presenta como una herramienta para combatir el narcotráfico […] todos sabemos los problemas de violencia asociados al mismo, que trascienden los efectos de las drogas y las cuestiones de mercado. Estos problemas de violencia tendrán que ser abordados por otros mecanismos, no estoy segura que afecte ni de qué manera podría hacerlo si un antiguo narcotraficante decide ingresar al circuito legal, me imagino que dependerá de que tan asociado esté a estos problemas.

Al respecto, Carmen Masías sostiene  que, a pesar de las inspecciones del Estado, siempre existirá  un mercado paralelo, pues nada asegura que los traficantes quieran alinearse con la ley.

¿Y usted, qué opina?

proyectoLeyRegulacion by Spacio Libre

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × 1 =