Compartir

En el 2016, 5.917 peruanos realizaron el tratamiento para curar de Tuberculosis, según información del Seguro Social de Salud (EsSalud) Según el Informe Operacional Anual Preliminar del Programa de Prevención y Control de la Tuberculosis de EsSalud, en el 2016 se identificó 237.685 casos sintomáticos respiratorios, detectándose un total de 5.917 personas que accedieron y continuaron con el tratamiento para curar esta enfermedad.

En el 2016, EsSalud detectó y trató a 546 personas con Tuberculosis Multidrogorresistente (TBMDR) y a 15 con Tuberculosis Extensamente Resistente (TBXDR) / Foto: Internet

Redacción Spacio Libre/ @spaciolibre

La doctora Claudia Esparza responsable del Programa de Prevención y Control de la TB de EsSalud señaló que es fundamental atacar la Tuberculosis desde sus inicios, siendo uno de los síntomas tener tos por más de 15 días, por ello recomendó taparse la boca con un pañuelo o con el codo cada vez que uno tose o estornuda, pues todos estamos en riesgo de padecer esta enfermedad que se contagia por vía aérea.

Precisó que la Tuberculosis es una enfermedad curable si es que se cumple con el tratamiento de manera estricta, ya que un paciente que abandona la medicación puede desarrollar Tuberculosis Multidrogorresistente (TBMDR) cuyo tratamiento es más prolongado y obliga a tomar más medicinas, existiendo la gran posibilidad de contagiar a aproximadamente 10 personas con las que se convive o frecuenta.

En el 2016, EsSalud detectó y trató a 546 personas con Tuberculosis Multidrogorresistente (TBMDR) y a 15 con Tuberculosis Extensamente Resistente (TBXDR), que son causadas por un organismo resistente a por lo menos dos medicamentos como la isoniazida y la rifampina, que son los más poderosos para el tratamiento de esta enfermedad.

El doctor Marco Mestanza Paredes Gerente, de la Red Desconcentrada Almenara, precisó que en una hora y 52 minutos los pacientes pueden saber, a través de Prueba molecular de ADN de mycobacterium tuberculoso, si tienen tuberculosis y si es resistente algún medicamento.

En dos horas se puede saber si padecen de TBC multiresistente/ Foto: Internet

El diagnóstico rápido beneficiará a más de 1 millón 600 mil asegurados de San Juan de Lurigancho, Chosica, El Agustino, Rímac e Independencia, y les permitirá mejorar la oportunidad en la detección por la enfermedad.

Un gran problema

En 2016, solo 4.800 personas con tuberculosis resistente a los medicamentos (TB-DR) fueron tratadas con los dos fármacos más nuevos y efectivos, advirtió Médicos Sin Fronteras (MSF). La entidad lamentó que apenas el 5% de los enfermos que requieren estos nuevos medicamentos los reciban a pesar de que estos llevan en el mercado cuatro años.

Al margen de un reducido número de ensayos clínicos y programas de uso compasivo, solo 469 personas fueron tratadas con delamanida en 2016. En el mismo periodo, poco más de 4.300 pacientes recibieron bedaquilina. El resto de enfermos que reciben tratamiento para la tuberculosis resistente a los medicamentos siguen regímenes más antiguos y más tóxicos que solo curan el 50% de los casos. Además, estos tratamientos tienen efectos secundarios graves que van desde la sordera a la psicosis.

En 2015, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calculó que más de medio millón de personas estaban infectadas con TB-DR. De ellas, solo una de cada cuatro había sido diagnosticada y recibía tratamiento para este tipo de tuberculosis.

«Resulta francamente desalentador que con cientos de miles de personas viviendo con la mortal tuberculosis resistente a los medicamentos, solo 4.800 personas hayan accedido el año pasado a los dos nuevos fármacos que podrían aumentar drásticamente las vidas salvadas», señala el Dr. Isaac Chikwanha, asesor de Tuberculosis de la Campaña de acceso a medicamentos de MSF.

La tuberculosis está entre las diez enfermedades que más mortalidad causan en todo el mundo. Se calcula que cada año, 1,8 millones de personas mueren a causa de la enfermedad.

La delamanida y la bedaquilina, dos nuevos fármacos prometedores, fueron introducidos en el mercado hace tres y cuatro años, respectivamente. Estos nuevos medicamentos trajeron grandes esperanzas de conformar la columna vertebral de un tratamiento nuevo y notablemente mejorado para la TB-DR. El tratamiento estándar actual para la TB-DR implica que los pacientes tomen casi 15.000 pastillas durante dos años. Este régimen causa efectos secundarios graves y debilitantes y tiene éxito solo en uno de cada dos enfermos.

«Cuando tenemos acceso a estos nuevos fármacos, incluso de forma combinada, damos a los pacientes una oportunidad real de sobrevivir a esta enfermedad letal», explica Jennifer Hughes, doctora especializada en tuberculosis de la clínica de MSF en Khayelitsha, un suburbio cerca de Ciudad del Cabo.

“El 90% de los 18 pacientes que reciben tratamiento combinado a base bedaquilina y delamanida en nuestro proyecto dio negativo en el cultivo de muestras de esputo tras seis meses de tratamiento. Este resultado constituye un primer signo de que el tratamiento tendrá éxito en última instancia», añade.

«Los esfuerzos para aumentar el acceso a estos dos nuevos fármacos se han movido a un ritmo glacial. Solo el 1% de quienes podrían beneficiarse de la delamanida la están recibiendo en Sudáfrica hoy en día; y la mayoría se concentra en un solo centro», añade la Dr. Hughes. 

Desde que estos fármacos fueron aprobados por la OMS para incorporarse a los regímenes de tratamiento para las personas con formas graves de TB-DR, MSF y otras organizaciones luchan por obtener acceso a estos nuevos medicamentos. El acceso a la bedaquilina (comercializado por Janssen – Johnson & Johnson) y a la delamanida (comercializado por Otsuka) está restringido por varias razones. Una de ellas es que las compañías farmacéuticas no los han registrado en muchos países que soportan una incidencia alta de tuberculosis.

«Nuestro primer gran problema es que las farmacéuticas ni siquiera están registrando nuevos fármacos en algunos de los países más afectados por la enfermedad; el segundo gran obstáculo es su alto precio», asegura el Dr. Chikwanha.

Precaución

Un débil sistema inmunológico que es incapaz de controlar la infección de la bacteria/ Foto: Difusión

EsSalud recordó que existen factores de riesgo que propician el contagio y/o desarrollo de la enfermedad, entre ellos un débil sistema inmunológico que es incapaz de controlar la infección de la bacteria.

Las personas dentro del grupo de riesgo son aquellas que tienen diabetes, infectadas con VIH, alcoholismo o consumo de drogas, y desnutrición, porque en ellos el sistema inmunológico está deprimido.

Los síntomas comunes son: Tos y flema por más de 2 semanas (a veces tos con sangre), sudor nocturno, fiebre, cansancio, pérdida de peso y falta de apetito

La persona que presente los síntomas generales y/o sea parte del entorno de una persona con tuberculosis debe acudir a la red hospitalaria más cercana para el debido diagnóstico y tratamiento temprano.

¿Cómo prevenir la TB?

  • Identificación, diagnóstico y tratamiento oportuno a la persona infectada.
  • Diagnóstico a personas del entorno inmediato del paciente para comprobar si se han infectado o no
  • Aplicando la vacuna BCG al recién nacido
  • Hábitos saludables como taparse la boca al toser o estornudar y utilizar pañuelos desechables, no escupir en el suelo, ventilar los ambientes, lavado de manos y mejorar la alimentación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco + 3 =