Compartir
Foto: Internet

Por: Jack Hurtado (@JackHurtado) y Giovanna Castañeda (@GiovannaCP)
Reporteros LaMula.pe

Lima de antaño, Lima de tradición, tu figura aun percibo como si estuviera presente, en tus calles, en tu ambiente, compartiendo con mi gente, su cariño y bendición.
(Luis A. Ramírez, New York)

Lima, Perú (Vía La Mula).-  En algunas ciudades de países sudamericanos, cada calle tiene un nombre y cada nombre una historia. En los carteles donde se indican los nombres de las calles y las flechas existe un texto. Sí, una descripción o mini biografía que explica el porqué del nombre. Te preguntarás ¿qué importancia tiene? o ¿qué necesidad de hacerlo? Es importante porque de esta manera, con esa mínima y breve información del héroe, ciudad, fecha o personaje histórico, las personas desde temprana edad empiezan a informarse y a conocer su historia. Y tú ¿sabes dónde estás parado?

Perú, sin dudas es un país rico en historia. Mártires, incas, capitales, ciudades, personajes, héroes nacionales, etc. La mayoría de las avenidas, calles, parques, plazas de varios distritos de Lima llevan nombres de los mencionados. Sin embargo, la mayoría no sabemos quiénes fueron o por qué nombraron así a las calles, y es porque no ha existido una difusión o promoción cultural sobre el tema.

Muchos consideran que es irrelevante pero no lo es. ¿Qué ocurre cuando un extranjero te pregunta por una calle, y seguida de esa pregunta te dice “por qué se llama así”? Lo más probable es que no haya una respuesta concreta.

Algunas ciudades americanas tienen la cultura bien marcada, y los interesados por conocerla, saben cuál es la historia y el por qué de cada nombre de sus calles por las que caminan diariamente. Así sean las más chiquitas o las más recónditas de su ciudad, gracias a la información en los carteles conocen más de ellas. LaMula.pe conversó con ciudadanos de diferentes países, y se obtuvo respuestas muy interesantes. En algunos países cambiaron el nombre de la calle por conflictos armados; en otros se enseña la historia desde muy temprana edad y no hay necesidad de explicar personajes, y en muchas de ellas se repite el caso de Perú: calles sin historia. Aquí las declaraciones:

Esteban R. C (Santa Fe, Argentina):
En Argentina, pocas calles que yo sepa llevan nombre. En algunos casos, como se sabe quién es, no es necesario poner referencias. La calle donde vivo se llamaba Londres, pero con la Guerra de las Malvinas, se le cambió a Faustino Sarmiento. La calle Córdoba (en la zona oeste de Rosairo) se cambió a Eva Perón en la década el 90, también, en la zona oeste a Godoy se le puso presidente Perón.
Tannat (Montevideo, Uruguay):
Algunas plazas tienen una placa, las calles muy pocas. Más bien alguna de la ciudad vieja o céntrica. En general, te diría que es muy difícil saber qué hizo la persona del nombre de la calle o qué se conmmemora en la fecha, cuando por ejemplo la calle tiene por nombre 8 de octubre.
Manuel Allende (Santiago, Chile):
Aquí en la capital, muchas calles tienen nombres de personajes históricos, y claro, en las plazas por lo general aparece en algún lugar el nombre con su respectiva placa.
Mauricio Buitrago (Caracas, Venezuela): 

He estado en 15 ciudades, de la cuales las más importantes son: Caracas, Maracaibo, Valencia, Barquisimeto, Ciudad Guayana, Isla Margarita, Maracay; y de hecho no hay información. No se estila hacer eso. Aunque en las plazas sí, por lo general hay un busto o monumento del personaje histórico, y se describe información muy breve con fecha de nacimiento y de fallecimiento.
Varolo Canavaro (Monterrey, México):
Las calles aquí en mi país tienen en su mayoría los nombres de héroes nacionales, más no la descripción de quiénes fueron, ya que son personajes muy conocidos desde la educación pre-escolar (kinder), y por ende, calles como Benito Juárez, Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo, Ignacio Zaragoza no necesitan explicación alguna.

Conoce tu calle…

Los limeños transitamos diariamente por avenidas como Javier Prado o Salaverry, o cruzamos por Pezet o por César Canevaro. Sin embargo ¿sabes quiénes fueron? La periodista Irina Márquez en su blog Izarnótegui nos presenta una mini biografía de las principales calles capitalinas:

Juan de Arona (San Isidro):

[1839-1895] Era el seudónimo con el que escribía Pedro Paz Soldán y Unánue, fue diplomático y catedrático de literatura griega y latina en la Universidad de San Marcos. Tradujo a Virgilio y Lucrecio, y su obra poética, de corte romántico y tono bucólico y evocativo, incluye Ruinas (1863), Cuadros y episodios peruanos (1867) y Sonetos y chispazos (1885). También escribió comedias (El intrigante castigado, 1867), ensayos (Páginas diplomáticas del Perú, 1891) y compuso un Diccionario de peruanismos (1883). Fue redactor de las publicaciones satíricas La saeta (1869) y El chispazo (1891-1893).

Javier Prado y Ugarteche (desde Magdalena hasta La Molina):

[1871-1921] Conocido como el “Maestro de la Juventud”, fue hijo del ex presidente Mariano Ignacio Prado. Integró y presidió la Comisión Diplomática de la Cámara de Senadores en los Congresos Ordinarios y Extraordinarios de 1908 a 1912. Diplomático e intelectual de primer nivel, Javier Prado estudió en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos donde obtiene el grado de Doctor en 1894, se desempeñó como Ministro de Relaciones Exteriores entre 1905 y 1906 y posteriormente como Ministro de Gobierno y Guerra. Fue pre candidato a la Presidencia de la República en 1915, pero declinó su postulación, para en 1919 ser elegido Senador.

Coronel César Canevaro (Lince y San Juan de Miraflores):

[1846-1922] Este militar limeño es uno de los héroes de la Guerra del Pacífico, realizó estudios militares en Bruselas (Bélgica). Tras la declaración de la guerra, se incorporó al batallón “Nº 2 de Línea”, al que armó y vistió. Participó en las batallas del Alto de la Alianza, San Juan y Miraflores, donde fue gravemente herido. El 31 de Marzo de 1881 fue elegido alcalde de Lima. Durante su gestión se dedicó a la reconstrucción de la ciudad.

Rufino Torrico (Cercado de Lima):

[1833-1920] Este militar limeño organizó a la Guardia Nacional durante la guerra del Pacífico. En 1880, asumió la alcaldía de Lima y durante su gestión creó un hospital de sangre en el Palacio de la Exposición, para los heridos de las batallas de San Juan y Miraflores. Luego de la ocupación, fue la única autoridad de la ciudad. Junto con el almirante francés Bergasse du Petit Thouars (he aquí el por que del nombre otra calle) Torrico negoció con el ejército chileno para evitar la destrucción de la capital. En 1886, durante el primer gobierno de Cáceres, fue senador por Apurímac y ministro de Guerra y Marina.

Alejandro Velasco Astete (Surco y San Borja):

[1897-1925] Piloto peruano, que fue el primer hombre en sobrevolar los Andes. Murió a la edad de 28 años. Con inicio en Lima, Velasco logró cruzar los Andes y arribar en Cusco el 31 de Agosto de 1925. Su siguiente vuelo fue el 28 de setiembre a la ciudad de Puno donde se habían reunido varios espectadores para verlo aterrizar. Los espectadores invadieron el campo de aterrizaje, por lo que al maniobrar para evitar estrellarse contra la gente, el avión perdió altura. Velasco murió poco después del accidente.

José Arnaldo Márquez (Jesús María, Comas y San Juan de Lurigancho):

[1830-1903] Periodista y poeta peruano de la época del romaticismo. En 1848 empezó a escribir en “El Comercio” y posteriormente en “El Heraldo”,“El Diablo”,“La Actualidad” y “El Diario”, entre otras publicaciones. Fundó y editó “La Semana” (1851), “El Cosmorama” (1867) y “El Educador Popular” (1873-1877). También escribió teatro y tradujo al castellano obras de Shakespeare, Byron, Longellow y Whitman por encargo de la Real Academia Española para su colección de clásicos en lenguas extranjeras. Márquez murió muy pobre, asistido caritativamente por el presidente de la república Eduardo López de Romaña.

General Juan Antonio Pezet (San Isidro y Rímac):

[1810-1879] Militar y político peruano. Vicepresidente de la República (1862), en 1863 ocupó la presidencia a la muerte del presidente San Román. Su moderada actitud frente a la ocupación de las islas Chincha por una escuadra española (1864) fue causa de una sublevación militar que lo derribó en 1865.

La historia habla…

Las calles de Lima desde su fundación carecían de una nomenclatura oficial, es así que las ruas fueron bautizándose de acuerdo a los habitantes de las mismas. El Virrey del Perú, Juan de Mendoza y Luna, ordenó a su escribano Miguel de Contreras que recorriera casa a casa de los indios que habitaban la capital y les asignara ese nombre a sus calles, así se dieron los primeros nombres. La copia de este documento inédito se halla en la Biblioteca Nacional del Perú.

Así, transcurrieron los años y los distintos gobernantes peruanos aprobaban leyes para nombrar a las calles. En 1862 se aprobó definitivamente el cambio de nombre, asignándolos para siempre; algunas calles cambiaron a jirones y se les asignó departamentos del Perú. He ahí los conocidos jirones del Centro de Lima a los que tanto concurrimos: Jirón Amazonas; Ancash, Junín, Ucayali, Ica, Cusco, Puno, entre otros.

Para conversar de calles, historia y cultura, LaMula.pe visitó al actor y conductor del programa histórico-cultural “A la vuelta de la Esquina”, Gonzalo Torres, donde se han tratado estos temas anteriormente

A Torres le pareció una excelente idea el colocar en los carteles de las calles la historia del nombre y señaló que serviría como un aporte a la recuperación de la memoria del peruano. El también claun reconoció que es difícil que las personas se acerquen a leer las placas de los monumentos en las plazas, pero sugirió que podría pensarse alguna otra forma para captar a la gente y lograr que se interesen “Hay que hacer que la placa llegue a uno”.

El conductor del programa de Plus TV manifestó que le gustaría que se hiciera una investigación sobre cuánto sabe la gente de la historia de cualquier de los personajes o fechas que tienen las calles como nombres.

Hay muchas calles que también tienen fechas, eso es más misterioso para muchos, nueve de diciembre, 2 de mayo. ¿Habrá alguien que no sepa por qué 28 de julio? De todo hay, ¿no? Así que me parece una excelente idea.

Imagen de previsualización de YouTube

Muchos son las formas de educar. La historia es una de ellas, y si se puede aprovechar ese pequeño espacio en las calles para culturizar un poco ¿por qué no hacerlo? Ojalá que pronto veamos este cambio. Por lo pronto, ya tenemos una idea de dónde estamos parados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 + uno =