Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

"La feria más famosa del mundo", bajo ese slogan rompió fuegos la Gratiferia 2013 / Foto: Jack Hurtado [Spacio Libre]
«La feria más famosa del mundo», bajo ese slogan rompió fuegos la Gratiferia 2013 / Foto: Jack Hurtado [Spacio Libre]
Por: Jack Hurtado / @JackHurtado

Se habla mucho de cultura como eje de cambio y desarrollo en una comunidad, en una ciudad, en un país. La apuesta que dan los municipios locales a la cultura muchas veces no alcanza, no es suficiente. Es allí donde surgen iniciativas altruistas y muy interesantes, como el caso de la ‘Gratiferia 2013’, que bajo su lema: “Trae lo que quieras si lo deseas y llévate lo que quieras” innovó una nueva forma de ferias artísticas y culturales al aire libre –completamente gratis.

“Se trata de una idea (o ideal) y una práctica nueva por una “nueva economía” solidaria se leyó en el evento al cual más de mil personas se matricularon. En la Gratiferia nada se vende, nada se compra, tampoco existe el trueque, en la Gratiferia, literalmente todo es gratuito. Pase, casero.

No hay trueque. En la Gratiferia todo es absolutamente obsequiado / Foto: Jack Hurtado [Spacio Libre]
No hay trueque. En la Gratiferia todo es absolutamente obsequiado / Foto: Jack Hurtado [Spacio Libre]
Este tipo de manifestación cultural ya se viene dando en varias partes del mundo, y en Perú apareció por primera vez desde las 9 de la mañana a las 5 de la tarde del domingo 22 de setiembre en el Parque Cervantes, justo frente a la añeja Radio Nacional.

“Es un cambio de mentalidad, lo recomiendo muchísimo a todas las personas que sufren stress, te relaja estar allí, compartir, saber que las personas no son egoístas; conocí personas agradables con ganas de dar a quien necesite, no todo en el mundo está perdido”, comentó ilusionada Jigisha Gomez Ortiz a través las redes sociales.

CD's, libros, ropa, y hasta canicas. Todo en la Gratiferia / Foto: Jack Hurtado [Spacio Libre]
CD’s, libros, ropa, y hasta canicas. Todo en la Gratiferia / Foto: Jack Hurtado [Spacio Libre]
“Estuvo formidable. Llevé algunas cosas y conseguí unos patos de corrospum muy lindos que sólo había visto en las películas y en mis sueños”, aseguró emocionada otra de las asistentes, pues en la Gratiferia se podía conseguir de todo: desde CD’s de películas hasta quenas artesanales; desde ropa de todo tipo hasta canicas. Pelotas inflables, pulseras, billeteras, libros. Obsequios completamente gratuitos. La idea era una sola: la gente podía desprenderse de lo que no usaba en casa, siempre en cuando no este viejo o sea reutilizable, o simplemente podía asistir sin nada en los bolsillos; a cambio podía llevarse lo que quisiera.

En la Gratiferia no había condicionamientos, podías irte con la mochila llena, o dejar la mochila en la feria. Un concepto súper desarrollado, porque además de disfrutar de una variedad de obsequios, la gente se entretenía con talleres de flauta, de dibujo, de zapateo, de música y otras actividades en esta feria ambulante.

Un lindo mensaje se lució en la Gratiferia / Foto: Jack Hurtado [Spacio Libre]
Un lindo mensaje se lució en la Gratiferia / Foto: Jack Hurtado [Spacio Libre]
Sin embargo, no faltaron los serenos y policías que intentaron traerse abajo las acciones. Amparados en la burocracia de los permisos para realizar actividades al aire libre amagaron con frenar el desarrollo libre del arte y la cultura. No pudieron. No podían hacer nada, no se estaba vendiendo nada, no había dinero de por medio, ni siquiera intercambios. Todo era gratis. La cultura es gratis, es vida, es libertad. Los ‘gratiferios’ amenazan con continuar con estas movidas súper alucinantes. Dense una vuelta y verán que es cierto.

Un comentario en «Gratiferia: Arte, cultura y obsequios a precio cero»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × cuatro =