Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En estos momentos en el Perú, seis de cada 10 adolescentes podría ser ultrajada sexualmente por algún miembro de su familia y, según las mismas estadísticas, dos de ellas busca acabar con su vida al saber que está embarazada y le espera un destino desfavorable en un país como el nuestro que las margina desde el primer momento en su desdichada concepción.

imagen-embarazos

Por: José Alván Senepo
@JoseAlvanS

En los dos últimos años, 180 adolescentes embarazadas perdieron la vida en la sala de un centro de salud cualquiera, muchas de ellas, por consecuencia de una mala práctica médica que pudo haberse evitado en la totalidad de los casos. Estas y otras trágicas cifras, son parte de un estudio realizado por la maestra en Salud Pública, Susana Chávez, directora general de Promsex.

La investigación que se realizó en los nosocomios de algunas regiones de nuestro país, hace un análisis cualitativo y cuantitativo sobre el embarazo en las adolescentes, además recoge los relatos de las familias de muchas de ellas, menores que se quitaron la vida al saberse embarazadas o de quienes su frágil cuerpo de niña se dejó vencer por la muerte al no soportar un parto.

Asimismo, el estudio visibiliza uno de los problemas más comunes en los puestos de salud de diferentes ciudades o regiones del Perú: “La estigmatización hacia las adolescentes”, por parte del personal médico quienes no les brindan un buen trato.

Historias para no olvidar, que es el título de la investigación hecha libro, fue presentado en la Facultad de Sociología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y cumplió con las expectativas de decenas de personas que acudieron a las instalaciones de la sala José María Arguedas para ser parte de la exposición de cada una de las cifras que revelaba Susana Chávez como parte de su estudio.

Fue comentada, del mismo modo, por mujeres expertas en estudios de análisis de violencia de género, activistas juveniles por la libertad sexual y reproductiva, y por una profesional experta en antropología. En sus comentarios, las profesionales mencionaron que los estudios como este deberían desmujerizarse, para así abrirse un poco más y que todos sepan que este no es solo un tema de mujeres, sino del público en general.

Evento realizado por la Facultad de Sociología de la Universidad Nacional Mayor de San MArcos (Foto: José Alván/ SpacioLibre)
Evento realizado por la Facultad de Sociología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Foto: José Alván/ SpacioLibre)

¿EDUCACIÓN SEXUAL?

De la totalidad de adolescentes que fueron parte del estudio, el 75 por ciento de ellas abandonó el colegio para dedicarse al cuidado de su bebé y a otros asuntos domésticos, muchas de ellas no trabaja y depende económicamente de la figura autoritaria de la casa.

De aquellas menores, el 95 por ciento tiene muchas expectativas de volver a estudiar y culminar su educación secundaria, pero quienes conforman las cifras de la diferencia consideran que no tiene ningún sentido estudiar porque en ningún lugar las querrán con un hijo a cuestas.

“Las adolescentes no ganan madurez ni autonomía con el embarazo. Hay una asociación de los chicos no destacados en las aulas de clase con el número de menores embarazadas”, afirmó Susana Chávez.

Asimismo ella hace hincapié en que se debe reforzar la educación, no solo a los jóvenes, sino a los profesionales de la salud y los docentes con mayor razón, ya que hasta la fecha en algunos colegios se enseña a los alumnos que el voto de castidad es la mejor forma anticonceptiva para evitar embarazos no deseados.

Sin embargo, en cuanto a los hospitales, se debe profundizar en la capacitación a las enfermeras y médicos para que cambien el trato que muchas veces tienen con las menores que fueron violadas o están embarazadas, y que al ser interrogada para llenar su ficha médica, no quieren hablar por miedo a ser juzgadas.

DSC04654
Susana Chávez, directora general de Promsex. (Foto: José Alván / Spacio Libre)

POLÍTICAS DE ESTADO

Pero ¿Cómo reacciona nuestro Estado en cuanto a esta problemática? ¿Qué tipo de educación imparte a los jóvenes de las instituciones educativas en cuanto a sexualidad?

A la fecha, existe una norma que establece que cualquier relación sexual por debajo de los 18 años es considerado como un acto de violencia sexual. Medida que fue interpuesta por nuestros legisladores de manera absurda para apalear las cifras que van en aumento desde al menos 30 años.

En algún momento la Iglesia Católica se opuso a la repartición de anticonceptivos en las escuelas públicas, pero se debe saber que, según Susana Chávez, toda negativa por promover material anticonceptivo en adolescentes es considerado un delito.

Como debería ser considerada un delito que tratar de hacer a la educación sexual un tabú del que solo se pueda hablar en universidades u otros espacios, mas no en los colegios en donde la mayoría de escolares son adolescentes quienes en ese proceso muchos de ellos van descubriendo todos aquellos beneficios de su libertad sexual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × dos =