Compartir

El gerente de la encuestadora IDICE dejó finalmente que se le viera la estrella aprista, al confesar su cercanía y militancia en el partido de la avenida Alfonso Ugarte. Pero vamos con una mirada rapidita de un par de datos del ardoroso defensor de Alan García en las encuestas que publica.

"¿Así de grande quiere el porcentaje compañero García?" / Foto: La República
«¿Así de grande quiere el porcentaje compañero García?» / Foto: La República

Redacción Spacio Libre
@spaciolibre

Para confirmar su cercanía, basta darle una miradita a la web de INFOGOB y ahí se revela sin problemas que Víctor Díaz es militante aprista.

"Compañero Díaz" / Foto: Infogob
«Compañero Díaz» / Foto: Infogob

Claro, y por eso Alan García celebra sus encuestas y ahí si no habla de trucos y arreglos bajo la mesa. Total, aquí la amistad, el «yo te estimo» y el «disciplina, compañeros» pesa más.

Pero hay un datito más, que también resulta interesante. El hombre de las encuestas apristas fue candidato a la alcaldía provincial de Barranca en el 2002 y el 2014. Es decir, dejó un toque las encuestas para tentar suerte en la política.

En el 2002, postuló por el desconocido Movimiento de Alternativa y Solución (MAS), donde obtuvo el 7.21% de los votos válidos, es decir 4,239 de 58,764 votos.

Y pese a eso, 12 años después tras seguir probando suerte en el mundo de las encuestas, decidió en el 2014, reintentar la hazaña y postular otra vez en Barranca, pero con el movimiento Vamos Perú, donde le fue peor. Obtuvo el 4.48% de los votos: 3285 de 73368 votos válidos.

Candidato sin suerte / Foto: Infogob
Candidato sin suerte / Foto: Infogob

Pero, ojo al dato… su afiliación aprista es tan inminente que postuló con Vamos Perú, el grupo del actual alcalde del Callao Juan Sotomayor, movimiento integrante de la Alianza Popular e implicado en el escándalo de chuponeo en el puerto.

Este caso de chuponeo tiene ya un muerto en su haber:  Wilbur Castillo, el sicario que denunció la red de espionaje en la provincia constitucional.

A Vamos Perú también se le lanza la responsabilidad de haber contratado personas que mataron a un vigilante en el Callao que quería evitar pintas en una pared privada. Las pintas eran a favor de Valdy Rivadeneyra, hermana del líder de Vamos Perú.

Si cuestionamos candidatos por sus vínculos, ¿por qué no podemos cuestionar a una encuestadora cuya cabeza reconoce sin roche una militancia a un partido que es, casualmente, beneficiado por sus cifras y que encima ha tenido actividad partidaria con uno de sus aliados?

Sobre el autor

Por Spacio Libre

Este es el espacio de la redacción, el de las notas casi volteadas, coyunturales y que recogen parte de lo que ocurre día a día. Los demás informes son firmados por cada uno de los autores y respaldados por el equipo. Síguenos en @spaciolibre y www.facebook.com/spaciolibre.pe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *