Compartir
Foto: Internet

Por: Jack Hurtado

¿Puedes imaginar que tu vida llegue a valer alrededor de 2500 soles? ¿Te imaginas que la vida de las peruanos en estos tiempos ya tiene un precio? ¿Sabes que una persona ahora puede decidir la vida de otro? ¿Sabes que se han profesionalizado los crímenes y ahora funcionan como negocio? Cuesta creerlo, pero en nuestros tiempos ya no es sorpresa. Los llamados sicarios, asesinos a sueldo, “limpiadores humanos” se ofrecen sin menor desparpajo por el ciberespacio. ¿Cuánto te cuesta, cuánto te vale? Dos mil quinientos soles en promedio, así lo reveló un reportaje de Reporte Semanal, el cual definitivamente se tiene que comentar.

Te aseguran que “harán pensar a la policía que fue un accidente”, que no quedarán huellas y que “no estarás involucrado”. Y todo esto por la módica suma de 2500 soles, lo que puede valer un moderno televisor, lo que puede costar un curioso juego electrónico, o lo que puede valer una novedosa computadora; todo eso es lo que vale la vida de las personas. Antes en Colombia, México, o Brasil; ahora también en Perú.

La inseguridad ciudadana se coló entre los principales problemas que aquejan a nuestra capital según una encuesta del observatorio Lima Cómo Vamos, es decir, muchas personas encuestadas aseguraron que la delincuencia en nuestro país estaba en el Top 1 por decirlo así. Eso significa que no son ignorantes del tema, además, cómo pueden serlo si son asaltados a la espalda de su casa, si son bolsiqueados en los micros; apuñalados al salir del estadio, o en el peor de los casos; secuestrados o asesinados si traen fajos de billetes en los bolsillos o sacan dinero del cajero. En una entrevista que le hice al ex viceministro del Interior, Carlos Basombrío, me dijo que uno de los problemas de inseguridad pasaba por la gran cantidad de gente en la metrópoli, y el encuentro de esta. Además, la rigurosidad de las leyes es un tema aparte, si bien cada año aumentan su dureza, cada temporada también aumenta la falta de conocimiento de los jueces con sus propias leyes (recordar Caso Gastón Mansilla).

Lo de los sicarios es realmente preocupante, caer en el nivel de salir a las calles con temor a no solo ser asaltado, sino a que te caiga una bala perdida, o mucho peor que las balas tengan tu nombre ya destinado. Y si nos preocupa a todos ¿por qué el Estado no hace nada? ¿Quién nos defiende en estas ocasiones? ¿La municipalidad de nuestro distrito acaso? ¿Los ministros de Defensa, Justicia o Interior? ¿El presidente Ollanta Humala? A quién recurrir si todos se lavan las manos, y se eximen de culpa cuando sucede alguna tragedia.

Sin embargo, lo que sí se puede hacer antes que lamentar es prevenir, y si no contamos con el apoyo de los que nos deben apoyar, debemos hacerlo nosotros mismos. Hace tiempo, un penoso caso que involucró a un congresista, le hizo ver la realidad tan de cerca que se volvió presidente de la Comisión de Seguridad, pero hasta ahí no más quedó. Si bien ha intercedido por algunas personas en casos especiales. Medidas de seguridad extremas aún no vemos, porque eso es lo que necesitamos: medidas de seguridad extremas; quizás reforzamiento de cámaras de seguridad por toda la urbe, mayor capacitación de policías, e identificación de malos elementos policiales; dura batalla al crimen con una hostigadora revisión a sospechosos que lleguen de países extranjeros. Si a nosotros nos solicitan Visa en la mayoría de países ¿por qué no hacerlo también? Y por supuesto, el Poder Judicial debe fajarse también por el país, y remover a los jueces corruptos –que siempre los hay- o sancionar drásticamente a los criminales, a los “limpiadores humanos”, y demás elementos nocivos para la tranquilidad de un país. Solo así le quitaremos la etiqueta de precio a nuestra vida, porque nunca debe tener un precio. Nos leemos más tarde.

Un comentario en «SIN TAPUJOS. “Limpiadores humanos”: Cuando tu vida tiene etiqueta de precio»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho + cinco =