Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un nuevo intento por aglutinar a las fuerzas de la izquierda ha nacido este fin de semana. Diversas agrupaciones, han optado por iniciar un conglomerado que reuna a los principales movimientos que están dispuestos a generar una organización a partir de un partido ya inscrito. ¿Sin embargo, es esta la opción adecuada mientras un cúmulo de 20 parlamentarios no ha dado la talla en el Congreso?

Francisco Pérez García *
@franco_alsur

«Juntos por el Perú» es el nombre del nuevo combo multipartidario que reúne a un conjunto de fuerzas de la izquierda peruana. Bajo el paraguas de la inscripción electoral del Partido Humanista Peruano (PHP) de Yehude Simon, este movimiento nace tras un congreso realizado el fin de semana donde, según la nota de prensa remitida, contó con la participación de 500 delegados del PHP quienes aprobaron la coalición con Únete por otra democracia, frente conformado por Fuerza Social, Ciudadanos por el Cambio, Movimiento por el Socialismo, Partido Comunista Peruano, Partido Comunista del Perú Patria Roja y otras personalidades independientes.

Este colectivo aprobó una serie de ejes temáticos basados en el denominado «proyecto común» de gobierno. «Juntos por el Perú» estará dirigido por un Comité Ejecutivo Nacional, cuyo presidente es Roberto Sánchez Palomino, secretario general del PHP y la secretaría general recae en el ingeniero Gonzalo García Núñez, exmilitante del Partido Nacionalista.

El grupo que tiene la mira en puesta en las elecciones municipales y regionales del 2018 y los próximos comicios presidenciales del 2021, plantea el inicio de un debate plural para «seguir enriqueciendo las orientaciones estratégicas y las políticas electorales regionales, provinciales, distritales y locales que impulsará en todo el país, fortaleciendo la democracia, la igualdad, el progreso y los derechos ciudadanos».

UNIDAD SÍ, PERO DESDE LAS BASES

Previo al término del Congreso, un grupo de militantes de Fuerza Social (partido que llevó a Susana Villarán a la alcaldía de Lima) y personas independientes simpatizantes de la izquierda, han firmado una carta abierta a los militantes de dicho partido.

Básicamente, el pronunciamiento saluda y acepta el nuevo intento por promover la unidad en la izquierda peruana, pero consideran que ésta se ha desarrollado sin tener en cuenta el movimiento ciudadano que se ha venido dando en los últimos años, más aún en la capital con la conformación de colectivos de resistencia y participación ciudadana.

En la carta abierta, consideran que:

«No nos deja de preocupar la decisión tomada, pues esta privilegia una salida organicista que, aunque se supone nos asegura el medio legal para la competencia electoral – y decimos “se supone”, pues dado los antecedentes y algunos gestos emitidos en este espacio, el uso democrático de la inscripción está por verse- no nos coloca en la mejor perspectiva de acumulación para ser gobierno el 2018. No queremos insistir en el debate sobre una decisión que ya se tomó, sin embargo, vemos la necesidad de desarrollar la hipótesis política que sostuvimos, a fin de que el partido no abandone dicha ruta de acumulación política y social.

Hoy existe, a diferencia de hace seis años, ciudadanía movilizada en defensa de lo público en medio de una ciudad que es devorada por la exaltación de la “iniciativa privada” y la desregularización. Destacan, en los espacios barriales, las organizaciones vecinales en defensa de parques y espacios públicos recreativos: Defiende el parque Castilla, Frente de Defensa de Balconcillo, Barranco Libre, entre otros; y las organizaciones vecinales en contra de obras de infraestructura de transporte, como el by pass de 28 de Julio (Defendiendo Arequipa y Garcilaso) y los by pass de la Av. Salaverry (Jesús María Resistencia). Mención aparte merecen los colectivos que promueven la movilidad sostenible, principalmente, el uso de la bicicleta (Actibicimo, cicloaxión, etc); y aquellos que promueven y difunden expresiones de cultura viva comunitaria».

En la carta abierta, que pueden leer aquí, los firmantes aseguran que este tipo de resistencias pueden convertirse en propuesta y que «no puede seguir subestimando estos factores que, a nuestro modo de ver, marcan un camino claro a seguir.» Consideran finalmente que el objetivo de la unidad es «implementar reformas con un correlato social tal que las haga irreversibles, al menos por un largo plazo».

De esta forma, este nuevo intento de unidad se suma a lo ocurrido en los comicios anteriores donde el Frente Amplio nació como alternativa, mientras que Únete intentó jugar también con su inscripción electoral. Aquí cabe ver, hasta donde, esta carta abierta que muestra un apoyo con reservas a la unidad puede generar un espacio de debate y búsqueda de consenso que logre fortalecer a la izquierda en el Perú.

*Disclaimer: El autor de la nota, firmó la carta abierta señalada aquí, en su calidad de ciudadano independiente y simpatizante de la izquierda desde hace muchos años. Cosa que es bien sabida por quienes lo conocen y no vincula en nada al resto del equipo de Spacio Libre o a quienes firmen las notas en esta web.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × dos =