Compartir
Foto: Internet

Por: César Puerta Villagaray

Retomando el tema abordado en el último post, a continuación se presentan algunas ideas de las ponencias realizadas el 7 de agosto durante la primera mesa del Simposio de Historiografía, la misma que se realizó en el marco del V Congreso Nacional de Historia.

Inicialmente Javier Pérez Valdivia, profesor de la Universidad  Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) y la Universidad Federico Villarreal, expuso sobre la relación que existe en el Perú entre los historiadores y el mundo del trabajo. Pérez pasó revista a los numerosos espacios laborales, más allá de la investigación, en los cuales los egresados de historia terminan laborando en las últimas décadas. Desde la promoción cultural hasta la docencia en diversos niveles del sistema educativo, presentó los “nichos laborales” en los cuales han recalado los historiadores, situación que fundamentalmente pone en evidencia la distancia entre la formación universitaria y las oportunidades laborales.

Luego, Gonzalo Zavala Córdova, historiador de la UNMSM, expuso sobre la génesis de la Sociedad Peruana de Historia y su órgano de difusión, la revista Documenta. La idea central de Zavala es que esta institución, fundada a mediados del siglo XX, fue uno de los mayores intentos no solo de “organizar” a una nueva generación de historiadores, sino un esfuerzo por tratar de establecer puentes entre el mundo académico y la sociedad. Sin embargo, la inflexibilidad de sus estatutos y la inserción de varios de sus miembros originales en la vida cultural y académica de aquellos años, terminó por debilitar a la Sociedad. Cabe resaltar que la autoría de esta ponencia fue compartida con Laura Amador Yonz, historiadora egresada de la UNMSM.

Posteriormente, Joseph Dager Alva, historiador de la Pontificia Universidad Católica del Perú y docente de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya, expuso sobre la forma cómo fue cambiando durante el siglo XIX la interpretación de un hecho histórico  clave: la Confederación Perú-Boliviana (1836-1839). Partiendo de la afirmación que la historia nacional peruana nace en la segunda mitad del siglo XIX al “confeccionar” las primeras imágenes históricas tratando de fundamentar el imaginario colectivo en torno a lo “nacional”. Precisamente esa tarea de “confección”, realizada por los historiadores del siglo XIX, se puede ver en la forma cómo interpretan acontecimientos contemporáneos como la Confederación y las guerras contra ella. Cabe destacar que Joseph Dager Alva es en la actualidad uno de los investigadores más destacados sobre la historiografía peruana del siglo XIX. Su libro Historiografía y nación en el Perú del siglo XIX es un hito en los estudios de este género.

Finalmente, debo mencionar que tuve la oportunidad de participar también en esta mesa y presentar una aproximación tentativa sobre las etapas por las cuales ha transitado la historiografía peruana. Usando dos criterios de análisis como son, los discursos hegemónicos (concepción sobre el pasado, visión del presente, temas privilegiados, etc.) que los historiadores compartieron y determinados hitos historiográficos (fundación de instituciones, publicación de textos, debates, etc.), bosquejé cuatro etapas para la historiografía peruana: la construcción de la historiografía nacional (siglo XIX), la historia tradicional (primera mitad del siglo XX), la nueva historia (décadas de los 60, 70 y 80 del siglo XX) y la historia revisionista (desde fines de los años 90 del siglo XX hasta la actualidad).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × 2 =