Compartir

Solo era cuestión de tiempo. El escándalo de corrupción más grande a nivel del ente rector del fútbol tocó la puerta del expresidente de la Federación Peruana de Fútbol (FPF) el hasta ahora intocable, Manuel Burga. Una decisión judicial en Suiza lo ha puesto en la mira de las autoridades internacionales que investigan el llamado #FIFAGATE y podría poner en más de un aprieto a quien fue (y parece seguir siendo) el mandamás de nuestro alicaído balompié nacional.

¿Se le viene la noche a Burga? / Foto: Internet
¿Se le viene la noche a Burga? / Foto: Internet

Por: Francisco Pérez García
@franco_alsur

Actualización: La noche del viernes 04 de diciembre, Burga Seoane fue arrestado por la policía nacional, al hacerse efectiva una orden de detención internacional en su contra. Bastante tranquilo, el expresidente de la FPF aseguró a la salida de su domicilio que sabía de su orden de arresto y que estaba esperando se hiciera efectiva.

«Estoy tranquilo, no he estado involucrado en ningún pago, ni soborno, mis abogados ya se encargarán de la parte de mi defensa», argumentó.

Burga permanecerá detenido en Lima durante un plazo de al menos sesenta días a la espera de que Estados Unidos solicite su extradición a las autoridades locales, informó la Fiscalía en un comunicado. Esta decisión de ser positiva será comunicada al Poder Ejecutivo, que a través de la Presidencia del Consejo de Ministros definirá el futuro del exdirigente deportivo.

NOTA ORIGINAL

La tarde del jueves 03 de diciembre de 2015 cobró un cariz distinto, cuando diversos medios de comunicación empezaron a informar la posible detención en Suiza de Burga Seoane, implicado en el escándalo del #FIFAGATE por su supuesta participación en el cobro de coimas y sobornos para inclinar su voto en las decisiones de las nuevas sedes de los próximos mundiales y por los derechos televisivos de las eliminatorias para la máxima cita del fútbol mundial.

El rumor (convertido en noticia, gracias a las redes sociales y el eterno «sin confirmar») se diseminó rápido luego que en la mañana se anunciara la detención de otros dirigentes latinoamericanos, entre ellos el exjefe de la Confederación de América del Norte, Centro y Caribe (Concacaf) y la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).

Sin embargo, Burga no fue arrestado, está más libre que nunca, tal como declaró por la vía telefónica a un medio local.

El dirigente deportivo internacional dejó en claro que sigue en el Perú, que no ha sido detenido como dicen los medios, y que afrontará las acusaciones desde el país. “Sí estoy acá, no he viajado. Aquí me quedaré a defenderme”, dijo.

Burga también aprovechó la oportunidad para descartar que haya recibido alguna coima o pago que haya inclinado sus decisiones en el seno de la FIFA presidida por Joseph Blatter.

La lista que difundió Fox Sports de los supuestos dirigentes detenidos entre ellos Manuel Burga y que originó el rumor de su caída / Foto: Fox Sports
La lista que difundió Fox Sports de los dirigentes detenidos entre ellos Manuel Burga y que originó el rumor de su caída / Foto: Fox Sports

LOS CARGOS

Pero ¿de qué rayos se le acusa a Manuel Burga?. La información proveniente de Estados Unidos señala que la fiscal general Loretta Lynch, encargada de las investigaciones del #FIFAGATE anunció nuevos cargos de corrupción contra 16 altos directivos y exmiembros de la FIFA, entre ellos Manuel Burga en su calidad de presidente de la FPF, bajo la modalidad de lavado de dinero, chantaje, soborno y fraude.

El cargo es de «continuo abuso de su cargo en el organismo para enriquecimiento propio». Asimismo, la fiscal estadounidense remarcó que entre los años 1991 y 2015, los involucrados solicitaron coimas por más de 200 millones de dólares.

En una conferencia de prensa, Lynch señaló que están «trabajando para extraditarlos a Estados Unidos a los dirigentes  (Juan Ángel) Napout (presidente de la Conmebol) y (Alfredo) Hawit (presidente de la Concacaf) y a los demás acusados”, agregó.

“Comprobamos sobornos para la elección de sedes y derechos televisivos en torneos de Sudamérica y Centroamérica”, explicó la fiscal general. “Los nuevos cargos implican esquemas de corrupción que implican a casi todos los dirigentes de Conmebol”, sostuvo.

Burga, sin embargo, debe estar preocupado con la decisión de la fiscal que ha advertido que «nadie se podrá escapar de nuestra justicia (…) hay quienes esperan evadir esta investigación. No escaparán, no podrán”, puntualizó.

[EN INGLÉS] Resolución de la justicia estadounidense que involucra a Burga

Joseph Blatter cayó. Ahora le siguen sus amigos / Foto: Internet
Joseph Blatter cayó. Ahora le siguen sus amigos / Foto: Internet

LA PANDILLA DE ZURICH

El escándalo del soborno ha sido muy bien documentado en nuestro país, por el periodista Juan Carlos Ortecho, quien en una investigación publicada en la revista Poder, dio cuenta de las movidas y los encuentros furtivos en lujosos hoteles de los dirigentes involucrados.

Lobby del Hotel Hyat Regency, Puerto España, Trinidad y Tobago. 11 de mayo del 2011. 3:35 pm.
Un hombre de traje negro y unos 50 años se muestra nervioso, habla en inglés por su móvil y lleva en la mano izquierda un sobre manila con una inscripción que reza ‘Bahamas’, escrita con descuido. Se trata de Fred Lunn, vicepresidente de la Federación de Fútbol de ese país. Dentro del sobre hay US$40 mil en efectivo. Es un regalo del dirigente qatarí Mohamed Bin Hammam, candidato a la presidencia de la FIFA, y a la vez, es una amistosa invitación a meditar el voto de la delegación bahamesa de cara a las elecciones presidenciales que se llevarían a cabo tres semanas después en el Congreso 61 del ente rector del fútbol mundial en Zúrich.Lunn estaba en la isla de Trinidad en representación de Bahamas en una reunión de la Unión Caribeña de Fútbol, un organismo que congrega a 25 federaciones de las 35 que representan a la Confederación de Fútbol de Norte, Centroamérica y el Caribe (Concacaf) en el Congreso FIFA.

Todos los presentes habían sido invitados por el trinitario Jack Warner, presidente de la Concacaf y miembro del Comité Ejecutivo FIFA. Pero quien había pagado los pasajes, gastos de alojamiento y estadía era otro miembro del Comité Ejecutivo: Mohamed Bin Hammam, el solitario contendor del presidente Joseph ‘Sepp’ Blater en las elecciones de junio. El qatarí había llegado dos días antes al aeropuerto internacional Piarco de Puerto España con un maletín cargado de US$1 millón en fajos de billetes de 100 para repartir entre las 25 federaciones, a razón de US$40 mil por delegación. Los controles aduaneros no habían representado problema alguno: las influencias de su anfitrión Jack Warner llegaban muy lejos en la isla caribeña, pues además de ser presidente de la Concacaf y la Federación de Fútbol de su país, también era miembro del parlamento de Trinidad y Tobago y ministro de Transportes.

Esta es solo una muestra de cómo se manejaban las cosas en la FIFA. Todos sobornaban, todos pedían. Era una cosa normal, amparada por Blatter quien tuvo que renunciar al cargo luego de «ganar» las elecciones este año tras el estallido del escándalo.

«TE AMO PERÚ»

En el 2014, el periodista Ortecho también reveló la existencia de una jugada de ajedrez por parte del hoy denunciado Manuel Burga: la creación del Instituto Huapaya de entrenadores.

Un policía aplicado recibe el encargo de investigar a Manuel Burga por lavado de dinero. Luego de sus pesquisas, elabora un atestado donde expone en detalle los resultados de su investigación y concluye que existen suficientes indicios para denunciar al presidente de la Federación Peruana de Fútbol y dos de sus asociados por el delito de lavado de activos. El atestado nunca llega a la Fiscalía.

(…) En lugar del atestado, lo que llega a la Fiscalía es un simple parte policial, es decir, un documento sin contenido incriminatorio, en el que se concluía que no existía evidencia suficiente para denunciar a los investigados. A consecuencia de ello, se archiva el caso. Burga y sus allegados respiran tranquilos, por lo menos por ahora.

Los hallazgos del policía cuentan una historia que se inicia con la conformación de una escuela de entrenadores de fútbol denominada “Instituto Alfonso Huapaya Cabrera”. Este instituto fue creado por una resolución del Ministerio de Educación en el año 2001 y operó desde entonces en las instalaciones de la Federación Peruana de Fútbol.

La información detallada en el atestado sostiene que a solicitud de Manuel Burga, el Ministerio nombró como director del referido instituto a Enrique Alejandro Pacheco Velarde en Octubre del 2003. Pero el suboficial Gamarra refiere que quien en la práctica dirigió la entidad fue el hijo de Pacheco Velarde, Enrique Alejandro Pacheco Farromeque.

Pero, ¿qué tiene de particular la creación de este instituto y el nombramiento de Pacheco Velarde y la rica posición de testaferro de su hijo?

Ortecho recuerda

Burga propuso a Pacheco Velarde como director ante el Ministerio de Educación e internamente designó a Pacheco Farromeque para que maneje el Instituto Huapaya. ¿Por qué lo hizo? El atestado de Gamarra indica que el hombre de confianza de Burga era Pacheco Farromeque, pero que como este último no contaba con título universitario se utilizó al padre, un abogado jubilado y ex trabajador del Estado para que preste su nombre.

Bueno al menos ahora nos conocerán en el mundo #OkNo / Foto: AFP
Bueno al menos ahora nos conocerán en el mundo #OkNo / Foto: AFP

Ya, pero ¿qué roche hay con eso?  El roche tal como lo señala el periodista en la revista Poder es que para el año 2007, durante una de las peores campañas (una de tantas) de la selección peruana, la Federación cerró un contrato con ATV para la venta de los derechos de transmisión de la campaña peruana en las eliminatorias para Sudáfrica 2010.

El informe periodístico señala que el 02 de Agosto de 2007, días antes del inicio del fin de Perú en las eliminatorias, Burga «informó a la Junta Directiva de la Federación que en vista de que se encontraba impedido de ejercer su cargo por una inhabilitación pendiente del IPD, le había solicitado a ATV que abone la primera cuota del contrato en una cuenta del Instituto Huapaya». Es decir al Instituto de su brother Pacheco Farromeque.

Pocos días después, se verifica el abono de S/ 1’785,000 soles de parte de Andina de Radiodifusión S.A.C. en una cuenta de la Asociación Civil Instituto Huapaya. Esto quiere decir que por un período de tiempo de más de un año entre el 2007 y el 2008, los millones de dólares que correspondían a la Federación Peruana de Fútbol fueron administrados por el representante legal del Instituto Huapaya, Sr. Enrique Pacheco Farromeque.

El dinero se manejaba como a Burga se le daba la gana y eso no movió ni medio pelo en las autoridades judiciales de nuestro país, pese a las múltiples denuncias y los movimientos de algunos políticos que querían desenmascarar al hombre más poderoso del «julbo» peruano.

En junio de este año, en declaraciones para Poder Ciudadano de Proética, Ortecho declaró que una de las denuncias presentadas por el FBI, que ha derivado en la acusación fiscal, existe una que involucra a la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL), la cual señala que para la organización de las próximas cuatro ediciones de la Copa América se pagó un soborno a los presidentes de las federaciones. En ese sentido dijo que «esta investigación podría llegar a Manuel Burga y a la Federación Peruana de Fútbol (FPF)». Y por lo que vemos ahora… no se equivocó.

Todo parece indicar que (al fin) de esta Burga no se podrá salvar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 + 5 =