Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Municipalidades y comisarias disputan el poder sobre las juntas vecinales, mientras la inseguridad ciudadana aumenta en sus comunidades.

Foto:La República
Foto:La República

Por Susan Espinoza/ @SusanEspinozaL

Pese a los grandes esfuerzos de las organizaciones vecinales para combatir la inseguridad ciudadana, las entidades del Estado rechazan el trabajo en equipo. Nancy Mejía, especialista en juntas vecinales del Instituto de Defensa Legal (IDL) expone la problemática de la ley que las rige  y la necesidad de fortalecerlas.

 ¿Qué necesitan las juntas vecinales para no declinar y  combatir la inseguridad ciudadana?

No podemos invitar a los ciudadanos que se unan a las juntas vecinales estando tan desprotegidos por el Estado. Los vecinos  siempre ponen en riesgo su persona. Las juntas nunca han esperado que el Estado les de plata, pero es necesario que le den beneficios, el trabajo voluntario de los ciudadanos es muy importante para controlar la inseguridad.

 ¿Sin las juntas vecinales el número de delincuentes incrementaría?

Sí. La policía no se abástese y esta de pasada. Los efectivos policiales tiene un trabajo rotativo, en cambio los vecinos viven años en la comunidad, saben quien está  perdiéndose en el camino, conocen las calles por donde no caminar. Un integrante de las juntas vecinales no se va a enfrentar a un delincuente que está armado, pero lo va hacer disuasivo, de manera preventiva.

¿Es viable la modificación de la ley de juntas vecinales que exige se integren  al municipio de su distrito?

Sería ideal que la municipalidad dirigiera el tema de organizar las juntas vecinales, pero toda agrupación pertenece a un partido político, las juntas vecinales serian supeditadas. Van a tener sus buenos chalecos para trabajar pero en algún  momento que el alcalde tenga que hacer un trabajo público los va a llamar, pasaría a ser  un trabajo político.

 

Foto: SJLTeinforma
Foto: SJLTeinforma

¿Las juntas vecinales deben seguir dentro de la Policía Nacional del Perú?

Las juntas vecinales no son un trofeo de guerra. Los municipios las utilizan y los comisarios también, cuando necesitan a un grupo de vecinos para presentar algún ministro ahí si las buscan. Los vecinos son libres, así como hoy se organizan mañana no van a estar.

¿Cómo afecta esta división de poderes entre el municipio y la policía en el trabajo con las juntas vecinales?

Están supeditadas y vamos a ver dos grupos: uno que trabaja con la policía y otro que coordina con la municipalidad. La policía no tiene fondos para darle un chaleco a las juntas, pero la municipalidad le dará todo. No puedes hacer dos grupos en un distrito porque la inseguridad es una. La municipalidad cuida esta parte y la otra no porque esa le corresponde a la policía, se necesita una sola organización.

¿Qué debe hacer el Estado para que las juntas vecinales se fortalezcan y sean sostenibles?

A las juntas vecinales les falta ser vistas por el Estado como un bastión importante. Las juntas no tienen un presupuesto para el número que son. Lo fundamental seria que las municipalidades y las comisarias trabajen de la mano. Hay alcaldes que piensan que la seguridad ciudadana es un tema sólo policial, cuando el tema de la inseguridad nos compete a todos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 3 =