Compartir

Se viene «El Niño» y ¿qué tan preparados estamos como país para afrontar los efectos de este fenómeno?. ¿Qué ha hecho el gobierno para que el tema no le reviente en la cara como ya ha ocurrido en años anteriores?

Pisos apunto de desplomarse Foto: Enzo Alminagorta
Pisos apunto de desplomarse Foto: Enzo Alminagorta

Por: Javier Contreras Martínez
@Javier_contmar

A inicios de este año y pese a los eventos climatológicos que ya se presentaban (lluvias en la Selva, huaycos en Chosica, altas temperaturas en Lima.), desde el Ejecutivo y los órganos técnicos encargados la afirmación era una sola «Tendremos un Niño entre leve a moderado» (como consta aquí y aquí), sin embargo, los meses fueron pasando, las señales climáticas continuaron y entonces el propio ministro de Agricultura tuvo que aceptar lo que ya, desde principios de año era evidente, El Niño será fuerte.

¿Qué tuvo que pasar para que diera su brazo a torcer?,  la situación en el país está así:

  • En los Andes: Lluvias esporádicas y de baja intensidad, pero anómalas en pleno estío, y heladas nocturnas cada vez más intensas en el centro sur, aunque especialmente en Puno (que ayer junto a otras 7 provincias fue declarada en emergencia)
  • En la costa: Predominio  de días con sol radiante, situación anormal en pleno invierno, y
  • En la Amazonía: Persistencia extemporánea de lluvias en varios puntos y aún leves apariciones del “friaje” austral.

Así las cosas, “El Niño” llegará a las costas de América entre fines de este año y principios del próximo, con una intensidad aún no vislumbrada, aunque la mayoría vaticina que sería fuerte.

El multisectorial Comité Nacional de Estudio del Fenómeno “El Niño” (Comité ENFEN) hizo las siguientes afirmaciones en su comunicado N°10, del 18 de junio:

  • La temperatura superficial del mar continúa por encima del promedio normal, aunque no en forma pareja ni sostenida.
  • Se están consolidando las condiciones asociadas a “El Niño” costero (Perú-Ecuador), por lo que “se espera que este evento alcance una magnitud entre moderada y fuerte en este invierno” (que comenzó el 21 último).
  • Es probable que “El Niño” costero se extienda hasta el verano próximo, aunque con magnitud e intensidad inciertas, sin descartar que pudieran ser “fuertes o extraordinarias”.
  • En la segunda quincena de junio se formó en el Pacífico ecuatorial-occidental el quinto calentamiento en lo que va del año, frente a cuatro el año pasado. Nunca antes ocurrió algo semejante,

Sin embargo, no todo es color de rosa, el gobierno ya aceptó que tendremos un Niño fuerte, entonces lo que se necesita es la transferencia de recursos para PREVENIR (dichosa palabra que los peruanos de todos los estratos parecemos desconocer),

Efectos del fenómeno / Foto: Semana Económica
Efectos del fenómeno / Foto: Semana Económica

Hasta el momento, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) ha transferido al Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri) S/.150 millones para obras de prevención en los ríos y quebradas de Piura, Tumbes, Lambayeque y La Libertad que son los departamentos del litoral más expuestos a inundaciones entre diciembre y marzo, según el Centro de Estimación, Prevención y Reducción del Riesgo de Desastres (Cenepred), lo cual, según autoridades locales. sería insuficiente.

Impacto en la economía

Foto: TV Perú
Foto: TV Perú

El economista Hernán Briceño, recordó que el fenómeno El Niño históricamente ha tenido repercusiones negativas en el crecimiento económico. En el año 1983 el Producto Bruto Interno (PBI) se contrajo fuertemente, en más de 10%. Los sectores económicos más afectados fueron precisamente pesca (se contrajo en 30%), construcción (en más de 20%) y agricultura en un 10%.

«En la pesca muchas especies marinas se escasean y/o ahuyentan de las aguas del mar peruano, por las altas temperaturas. Asimismo, cuando las aguas de la mar están muy movidas, se prohíbe a los pescadores que ingresen al mar. Quizá puedan aparecer nuevas especies como dicen los funcionarios de PRODUCE, pero muy pocas, además, que no hay costumbre de consumirlas, en términos globales será eminente una contracción de dicho sector», sostuvo.

Agregó que ante problemas climatológicos de lluvias e innundaciones, las obras para la construcción de infraestructura tales como carreteras se paralizan, entonces tenemos también otra gran sector afectado. Al mismo tiempo con grandes pérdidas de infraestructura, tales como puentes y carreteras, las mismas que son bastante costosas para el Perú.

«Si bien es cierto, la agricultura necesita lluvia e irrigaciones, también se generan innundaciones en la costa norte del país, huaycos en la sierra, entre otros, que llevan a pérdidas de sembríos, y cosechas. E incluso, la actividad minera llega a paralizarse, no solo por que algunas minas se inundan, poniendo en peligro la vida de los trabajadores mineros, sino también dado que las carreteras quedan bloqueadas, y no pueden ser trasladados hacia los puertos del litoral del país».

Estimó que en los próximos meses, el MEF y el BCR van a tener que reviser las cifras de crecimiento económico a la Baja. No soy pesimista, esperemos que nos sea tan pronunciado el cambio.

Por otro lado, desde Gamarra, los textileros de este emporio comercial también se ven perjudicados, pues según se pudo conocer, solo en chompas, casacas y abrigos, las ventas han caído en un 75%, con pérdidas que superan los S/.200 millones y que podrían en peligro la campaña de este año.

Se espera, que las autoridades inicien un plan unificado de acción para contrarrestar los efectos de El Niño, a fin de evitar que lo que pasó en el 93 y en el 97 se repitan. Aún estamos a tiempo.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

14 + 16 =