Compartir
Foto: Internet
Foto: Internet

Lima, Perú (Spacio Libre).- ¡Increíble! La Procuraduría Antiterrorismo, el Ministerio Público, y la Cancillería ignoran si los documentos para extraditar al senderista  Rolando Echarri Pareja, dirigente del Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales (MOVADEF) en Argentina, fueron realmente enviados dentro del plazo de 60 días fijado por la justicia de ese país.

Estos documentos debieron ser elaborados por la Unidad de Cooperación Judicial Internacional y Extradiciones del Ministerio Público y trasladados hasta Argentina en valija diplomática por el Ministerio de Relaciones Exteriores, pero el cuadernillo no había sido remitido hasta el 12 de febrero al Juzgado Federal Nº6 en el país del sur, hecho que determinaría en un futuro próximo la libertad de su defendido.

Echarri, personaje importante para la difusión de las actividades del MOVADEF en Río de la Plata, es acusado de la presunta comisión del delito contra la tranquilidad pública, en la modalidad de terrorismo, en agravio del Estado peruano.

Es lamentable confirmar la pasividad del estado del proceso en las instancias oficiales encargadas de esta labor, por ejemplo, el procurador antiterrorismo, Julio Galindo, no sabía de la elaboración y envío de la documentación a Argentina: “No lo sé. Te mentiría, ahora estoy en una reunión y no puedo hablar”, afirmó a un diario local.

Rolando Echarri, cusqueño de 51 años -a quien fuentes policiales peruanas ven como uno de los “intelectuales libres de Sendero Luminoso”- llegó en el 2009 a Buenos Aires proveniente de Bolivia,  tras estar preso por terrorismo en el Perú y haber sobrevivido a la matanza en el penal El Frontón en 1986, para ser el líder de MOVADEF en ese país.

Con información de Diario 16

Por: Javier Contreras/ @Javiperiodismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

8 − cuatro =