Compartir

Foto: CHS Alternativo

Piura, Perú (Spacio Libre).- Decenas de personas realizan un plantón en los exteriores de la Corte Superior de Justicia de Piura, convocado por la Mesa Regional de Prevencion y Atencion de la Violencia de Género, para exigir justicia para Jhinna Pinchi, joven universitaria que fue llevada con engaños  y obligada a prostituirse en un nightclub  de la ciudad convirtiéndose en la primera víctima de trata de personas en nuestro país que denunció públicamente su caso, a pesar  las constantes amenazas de muerte si hacía público su caso.  El 5 de junio se cumplirá 1000 días sin hallar justicia y los culpables siguen impunes.

Desde que se denunció el caso el 10 de setiembre del 2009,  hasta la fecha no se ha dictado ninguna sentencia a sus captores, especialmente  al  dueño del  nightclub La Noche, Carlos Chávez   – como señala Jhinna en su testimonio  a La Noche  acudían fiscales, jueces y altos mandos de la policía  –  que contaría con el respaldo y la protección de dichas autoridades.

La pesadilla de Jhinna comenzó en el 2007, cuando conoció a un peluquero en su natal Tarapoto, que con engaños le ofreció un trabajo en otra provincia, sin embargo, la realidad fue otra, fue vendida a Chávez y obligada a servir de compañera sexual a sus clientes. Dos años estuvo encerrada en las peores condiciones, soportando vejaciones y maltratos físicos. Pues Jhinna no era la única en esa situación, también sus compañeras,  jovencitas de diferentes provincias del país – algunas de ellas ni eran mayores de edad-  eran captadas de la misma manera con el cuento del trabajo seguro. Recién Jhinna logró escapar en el 2009 de aquella pesadilla que aun no acaba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 − nueve =