Compartir

La Contraloría emitió un informe con varias observaciones al bypass de Castañeda pero al alcalde no se le mueve ni medio músculo.

Pese a todo la comuna limeña sigue terca y avanza la obra del bypass / Foto: El Comercio
Pese a todo la comuna limeña sigue terca y avanza la obra del bypass / Foto: El Comercio

Por: Francisco Pérez García
@franco_alsur

Un tema que aparentemente pasó desapercibido ha sido el informe de la Contraloría respecto al famoso bypass de la avenida Wilson que a toda costa y al caballazo sigue construyendo el alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio.

Tal como recogió el portal La Mula,  la Contraloría presentó algunas observaciones tras la investigación realizada a esta polémica obra que, como se sabe, usa recursos del proyecto Río Verde, propuesta que pretendía recuperar la ribera del río Rímac, como parte de la obra «Vía Parque Rímac» y que iba a beneficiar a la comunidad shipiba de Cantagallo, cuyos integrantes viven en pésimas condiciones sobre un relleno sanitario.

Volviendo al bypass, el semanario Hildebrandt en sus trece recogió el informe de Contraloría y arroja una serie de conclusiones que fueron resumidas por La Mula.
1. ¿DE DÓNDE SALE LA PLATA?

Según el informe el bypass no estaba en el contrato suscrito por la Municipalidad de Lima y la concesionaria Línea Amarilla dentro de la megaobra Vía Parque Rímac. Este capricho, perdón proyecto, del alcalde Castañeda recién se tuvo en cuenta en un Plan Maestro suscrito por la autoridad edil con la empresa OAS, el último 4 de marzo, cuyas modificaciones -según el informe- no tienen sustento ni cumplen con los procedimientos de la concesión.

Asimismo contempla que «El fideicomiso con el que se financia la obra era en un primer momento para el Proyecto Río Verde (se ha agregado al nombre «y Obras de Integración Urbana»), que contemplaba la reubicación de la comunidad shipiba de Cantagallo, quienes han decidido demandar a la Municipalidad».

Foto: El Comercio
Foto: El Comercio

2. PATRICIA JUÁREZ MINTIÓ UNA Y OTRA VEZ

La teniente alcaldesa Patricia Juárez aseguró -hasta por la sarita- que la construcción de tres bypass y una alameda en la avenida 28 de Julio «no requiere código Snip ni autorización del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF)», cayendo así en una mentira más de la actual gestión solidaria.

Ya el ministerio de Economía le había hecho el pare a Castañeda y le dijo que si se debía cumplir con los procedimientos del Sistema Nacional de Inversión Pública (Snip) y ahora la Contraloría insiste en este tema, pero claro, eso a Castañeda, Juárez y sus amigos, no les interesa.

3. LUCHO ENTIENDE, TU BYPASS PONE EN RIESGO LA LÍNEA 3 DEL METRO

Se dijo en muchos idiomas, el exministro de Transportes Enrique Cornejo también lo aclaró pero Castañeda y Juárez talaron árboles, cerraron la via y se disponen a hacer el hueco respectivo. La Contraloría ha indicado en su informe que el bypass de Castañeda «pone en riesgo una estación del proyecto de la línea 3 del metro». Esto a pesar que los solidarios lo minimizaron muchas veces.

4. PARA VARIAR: NO SE SUSTENTA EL MONTO DE LA OBRA

En lo que más le gusta a la gestión solidaria: no sustentar gastos para después inflar montos (¿se acuerdan del Metropolitano incompleto y tres veces más caro de lo que se proyectó?) La Contraloría explica que «no solo el expediente técnico no cumple con los requisitos establecidos en el contrato, sino que las especificaciones técnicas -que fueron enviadas en un CD que «solo contiene esquemas y gráficos sin mayor detalle»- no permite determinar por qué la obra cuesta 48 millones 538 mil setenta dólares.

5. LUCHO, PATTY YA PUES ENTIENDAN: EL BYPASS NO ES LA SOLUCIÓN

Ya se lo habían dicho urbanistas, arquitectos, ingenieros pero nada: a Castañeda no le interesa. Según el informe de la Contraloría, las obras «no se adecuan a la solución técnica que resulta de los estudios definitivos de ingeniería». O sea señor alcalde: El bypass no es la solución para la mejora del transporte en Lima.

La Mula señala que «El semanario informa que la Municipalidad de Lima elaboró un documento interno para responder a la Contraloría, firmado por Jaime Villafuerte Quiroz, gerente de Promoción de Ia Inversión Privada» sin mucho sustento aparentemente.

Pasa el tiempo demoliendo / Foto: El Comercio
Pasa el tiempo demoliendo / Foto: El Comercio

AL FINAL LAS OBRAS QUEDAN (Así dicen)

Pese a ello, la gestión solidaria no solo es muda sino sorda. No hace caso ni al MEF, ni a la Contraloría ni a nadie y prosigue con su intención de construir este mamotreto que no se necesita y afectar un proyecto urbanístico que hubiera potenciado una zona abandonada de la ciudad como es la ribera del Rímac. Y todo porque (para variar) la obra es de su archienemiga Susana Villarán y a él le gusta el cemento puro y duro. Ahí se puede sobrevalorar costos y quién sabe que más. Lima sigue esperando una respuesta, no un hueco en medio de la ciudad.

Un comentario en «Contraloría le pone el parche a bypass de Castañeda»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × dos =