Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Igual que en el 2017 y el 2020, el fujimorismo -y sus satélites- intentan desconocer la voluntad popular y en vez de ejecutar el control político que les corresponde desde el Congreso, pretenden asaltar el poder en una nueva intentona golpista.

La lideresa de Fuerza Popular Keiko Fujimori acaba de anunciar públicamente el respaldo de toda la bancada naranja al pedido de vacancia presentado por la tercera vicepresidenta del Congreso, Patricia Chirinos, en contra del presidente de la República, Pedro Castillo.

Inmediatamente después, la bancada de Renovación Popular hizo eco a los llamados de Keiko Fujimori y al de su líder Rafael López Aliaga y anunció que respaldará el pedido de vacancia. Esto a pesar que Jorge Montoya, portavoz de la bancada anunció en la víspera que «no era el momento» de respaldar dicha moción.

Otro satélite fujimorista, Avanza País, se plegó al llamado de la tribu hecho por Fujimori Higuchi. Adriana Tudela y Alejandro Cavero, los congresistas más representativos del partido celeste y que han viajado por diversas regiones insistiendo en la nulidad de las elecciones anunciaron que la bancada irá con todo por la cabeza de Castillo Terrones. En el caso de Cavero, ya había anunciado en la víspera el apoyo a su colega de bancada.

Chirinos se achora con Acuña

De otro lado, la promotora del pedido de vacancia por «incapacidad moral», Patricia Chirinos continúa con su labor de amedrentar a los líderes políticos que no respaldan su propuesta. En esta oportunidad, su objetivo fue César Acuña, de quien no dudamos, seguro cambiará de parecer tal como lo hizo con Martín Vizcarra o en todo caso, su bancada -para variar- no le hará caso.

El mismo escenario

El panorama actual recuerda el mes de noviembre de 2020, donde la fiscalía -en ese momento bajo la figura de Germán Juárez Atoche- inició acciones contra el presidente de la República y sus allegados por el caso «Richard Swing». En esta oportunidad, la fiscalía ingresó a Palacio para indagar por presuntos elementos probatorios que determinen si hubo acciones ilícitas en las actuaciones del ahora exsecretario general de Palacio de Gobierno, Bruno Pacheco.

En el 2020, de forma paralela el bloque fujimorista -respaldado en ese momento por un sector de Acción Popular y el FREPAP- se fueron encima de Vizcarra y sin esperar resultados de la investigación, o sin hacer caso a las voces que demandaban que se espere el término del gobierno para proceder a un juicio político, decidieron -en el peor momento de la pandemia- sacarse de encima al mandatario para colocar a un personaje afín a sus beneficios: Manuel Merino.

Hoy, de prosperar este pedido de vacancia, el fujimorismo y sus satélites arremeterían contra los resultados electorales, se basarían en un gaseoso concepto de la «incapacidad moral» que el Tribunal Constitucional ha sido incapaz de definir, para poder sacar del camino a un presidente que no es afín a sus ideologías y solo saciar su sed de revancha frente a resultados adversos en las urnas. ¿Será capaz Maricarmen Alva de asumir la presidencia – de darse el caso- e incumplir con lo que acaba de decir ante los empresarios? Seguiremos informando

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 − uno =