Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

¿Es necesario acudir a una fuerza desproporcional para desalojar a una familia de un terreno? ¿Dos personas pueden ser agredidas fácilmente por agentes -aparentemente privados- sin ninguna autoridad al lado? Nuevamente un enfrentamiento pone frente a frente a la poderosa empresa minera Yanacocha y a la familia de Máxima Acuña, quien habría sido violentada durante esta intervención el último domingo.

Esposo de Máxima Acuña rodeado por al menos media docena de agentes / Foto: Captura Youtube
Esposo de Máxima Acuña rodeado por al menos media docena de agentes / Foto: Captura Youtube

Redacción Spacio Libre
@spaciolibre

Máxima Acuña nuevamente fue agredida por agentes de seguridad de la empresa Yanacocha (aunque algunas versiones señalan que son policías) durante un acto de desalojo de unos terrenos que reclama la empresa y que la familia de Acuña reclama como suyos.

La empresa Yanacocha ha hecho sus descargos con un video de la «acción pacífica»

Yanacocha señala en sus descargos que:

Ejerciendo pacíficamente sus derechos, personal de Yanacocha removió hoy unos sembríos ubicados en un área de 200 metros cuadrados, dentro de la propiedad de Yanacocha y a 300 metros de la casa que actualmente ocupa la familia. Esta nueva invasión fue detectada el 5 de septiembre y, amparada por la ley, Yanacocha realizó la defensa posesoria retirando lo sembrado de manera pacífica con presencia de su personal de seguridad.

Personal de seguridad muy bien entrenado, casi como policías (¿serán policías?) Y en un acto bastante pacífico, casi 8 a 10 agentes yendo contra Máxima primero y luego contra su esposo, personas «bastante violentas» según Yanacocha, al menos eso se desprende al leer esto.

Lamentablemente, Máxima Acuña y su esposo, Jaime Chaupe Lozano, quisieron impedir esta acción legal arrojando piedras con hondas, e incluso utilizaron una vara con clavos para golpear a quienes en ese momento estaban encargados de realizar la defensa. Asimismo, la pareja sacó una cámara y un trípode y filmó el evento.

En diálogo con el programa Cuarto Poder, la ganadora del premio Goldman, narró los hechos que culminaron en la agresión:

«El día de hoy, a las nueve de la mañana, nuevamente ha intervenido la minera Yanacocha a mi predio a revolver las papas que estaba sembrado. Entonces, han llegado aquí y me han jaloneado, el brazo me duele, tengo un moretón en mi mano, me han jalado por las puras y me han cogido del cuello y de mi ropa».

La acción de desalojo se habría realizado sin la presencia de autoridades según señala la ONG Grufides, que representa legalmente a Acuña. Incluso el abogado Iván Lanegra reiteró esta situación en su cuenta de Facebook

Ya desde 1994, Máxima Acuña de Chaupe fue víctima de los ataques mineros asociados a la Policía Nacional. Ella adquirió una parcela en Tragadero Grande, Cajamarca, y la Comunidad Campesina Sorochuco le otorgó un certificado de posesión.

Desde el 2011 la minera Yanacocha reclama su propiedad sobre estos territorios que formarían parte del proyecto Conga, alegando que esas tierras son terrenos comprados por la minera en 1996.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + 4 =