Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El bypass de 28 de julio no deja de sorprender. No solo es ahora la obra que ha generado que más de 200 familias queden en el abandono total tras el incendio de la Comunidad Shipiba de Cantagallo, pese a las mentiras que Castañeda y sus funcionarios plantean, sino que cada revisión de cada documento que va apareciendo tiene más y más irregularidades que solo demuestran que sin duda, la gestión solidaria ha cerrado un negocio que nos terminará costando a todos los limeños. En esta ocasión, una serie de documentos revelan que el bypass ha terminado costando más de lo pensado (raro ¿no?) y que el dinero del fideicomiso de lo que fue el proyecto Río Verde, no da para más.

La pasarela que Lucho quiere construir a toda fuerza / Foto: Captura de YouTube
La pasarela que Lucho quiere construir a toda fuerza / Foto: Captura de YouTube

Por Francisco Pérez García
@franco_alsur

Foto de portada:
Fondo @LimaNuestra / Fotocomposición: Spacio Libre

Directo al grano. El bypass de 28 de julio se excede en costos y el dinero del fideicomiso, de lo que fue Río Verde, está a punto de hacerse humo para solventar el mantenimiento y la alucinante pasarela aérea, capricho de Lucho. Hay un déficit de casi 11 millones de dólares, que posiblemente saldrá de tu próximo pago de impuestos al Servicio de Administración Tributaria (SAT) o del fondo de alguna obra que tu distrito requería… o peor aún, del dinero que ya no existe para darle a la comunidad shipiba de Cantagallo, el derecho a una vivienda digna.

Vamos a desagregar, con documentos y referencias, y fundamentar por qué #elBaipásDeLucho se ha sobregirado.

Lee el informe completo aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 9 =