Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El alcalde de Lima, Luis Castañeda debe ser uno de los principales efectos negativos que debe soportar la ciudad tras el desborde de los ríos Rímac, Lurín y Chillón y del afluente Huaycoloro. Y es que esta semana el «oportuno» burgomaestre coronó una «faena» digna del olvido y que no ayuda en nada a las personas afectadas.

¿De qué te ríes Lucho? / Foto: YouTube

Por Francisco Pérez García
@franco_alsur

Hace unas semanas tras el primer desborde del Huaycoloro, Castañeda Lossio apareció oportunamente para «adueñarse» de un puente Bailey otorgado por el ministerio de Transportes y Comunicaciones. A pesar de la exagerada publicidad del tipo «Lucho lo hizo», las redes sociales se encargaron de recordarle a Castañeda que el puente no lo consiguió él, hasta el mismo ministro Vizcarra tuvo que ponerle un parche.

Y bueno, cuando pensamos que había aprendido su lección, NO LO HIZO. El 14 de febrero «reinauguró» el Parque de la Muralla, un -hay que decirlo- bonito espacio público al borde del río Rímac. Todo iba bien, hasta que hace unos días diversos usuarios de redes sociales alertaron sobre el incremento del caudal y la posibilidad que el agua se desborde hasta el sector del parque cercano a la ribera. Pero, el mejor alcalde de todos los tiempos y su equipo dijeron «tranquilos, todo está previsto».

Usuario: Róger Zuzunaga

Y bueno… esta semana EL AGUA SE SALIÓ. Y alcanzó hasta la zona de la estación ferroviaria Desamparados, donde hoy funciona la Casa de la Literatura… y por poquito, no llega hasta Palacio de Gobierno. Mientras eso ocurría, la zona cercana a la Vía de Evitamiento también se veía amenazada… pero eso a Lucho y su equipo no le importó. Incluso el presidente Kuczynski informó que le había pedido al buen Lucho que cierre el pase por la Vía de Evitamiento, pero él y su nuevo héroe Mario Casaretto, gerente de Defensa Civil, dijeron «tranquilo «pe pe kei» aquí no pasa nada, todo está previsto».

Usuario: Róger Zuzunaga

La Unión de Estudiantes de Arquitectura de Lima (UDEAL) le recordó al buen Luchito que este desborde se pudo haber previsto y evitar sus efectos negativos.

Incluso el buen Castañeda apareció al caer la tarde, con su infame gorrita de Superman a verificar que todo estaba chévere, que nada pasaría y que todo estaba friamente calculado. Incluso dijo que el desborde no fue tal sino que «el agua se salió por un costado» (?) y que no había causado daños en el Parque, solo produjo un «ensuciamiento».

Lucho… ¿trabajando? / Foto: Municipalidad de Lima

Por la noche del miércoles 15 de marzo dijo que los puentes sobre el Rímac estaban bien, que no pasaba nada. Claro, se refería a los coloniales puentes Balta y Trujillo. Pero no se acordaba que hace unos días el puente Dueñas estaba siendo corroído por el agua y mucho menos esperó que ocurriera lo que pasó al día siguiente.

Video: Canal N

El puente Talavera, rebautizado por Luchito como el Puente de la Solidaridad, en San Juan de Lurigancho, y consturido en el 2010 en su segunda gestión, y previo a lanzarse a la presidencia, se vino abajo. Los videos que diversos medios registraron, mostraban la fragilidad del soporte… pero para Castañeda -para variar- todo estaba fríamente calculado.

Video: RPP Noticias

“Lo que ha sucedido es que ha estado rascando y rascando, y de un momento a otro vino otra carga y se llevó el parque infantil del otro lado y empezó a caerse toda esa parte”

Consultado por la base débil del puente, Castañeda haciendo gala de su título de arquitecto de la Universidad Alas Peruanas, dio esta clase magistral (?).

“La característica del puente es que hay una gran columna y después tiene unos tirantes. La resistencia está dado por la gran columna que maneja todo y en el otro lado lo que hace es descansar el puente. Esa es la ingeniería de estos puentes”

Y el clímax de la clase de arquitectura e ingeniería de Lucho llegó cuando dijo lo siguiente, lo cual fue casi, casi una oda digna para la sustentación de una tesis doctoral que cualquier integrante de UDEAL envidiaría #OkNo(?)

«Lo que pasa es que esta vez la ingeniería fue superada por la naturaleza»

Genial, ¿no?

PERO ESTO NO FUE LO PEOR

Antes de que el desmadre llegue a Lima, Lucho opinaba y hacía eco de la propuesta populista de la CONFIEP y del fujiaprismo para que se suspendan los Panamericanos (en donde él también tiene responsabilidad) y que se use ese dinero para reconstruir el norte.

Pero luego empezó el desborde de los ríos, junto a los huaicos y deslizamientos en diversos puntos de Lima, y mientras eso ocurría y Luchito pedía que «ojalá el gobierno decrete el estado de emergencia» desde Spacio Libre nos metimos un ratito a la web de Transparencia Económica y vimos que en lo que va del 2017, Castañeda y su equipazo solo habían invertido 2.9% del presupuesto destinado a la prevención de desastres.

«Sí, ya, pero ese presupuesto recién se ejecuta desde febrero, no seas malo pues». Bueno, los amigos de Útero.pe se pusieron a hacer la tarea y revisaron la inversión de los años anteriores de Luchito y descubrieron algo bien interesante.

Castañeda ha destinado para este año, casi 29 millones de soles para proteger la Costa Verde, sí esa vía que cada día colapsa más con las idas y venidas de las gestiones municipales.

Foto: Transparencia Económica MEF / Captura: Útero.pe

¿Y para prevención en riberas?, menos plata pues hijito. Lucho no atiende con el mismo afán al D-E que tanto lo quiere. 27 millones destinados pero solo ha ejecutado el 7%

Foto: Transparencia Económica MEF / Captura: Útero.pe

Como decíamos, los uterinos se metieron a ver los presupuestos anteriores y adivina, si aún no lo has leído aquí te lo contamos

En el 2016, el presupuesto para ese rubro fue de 71 millones de soles y nuestro alcalde fue súper efectivo y  ejecutó casi todo ese billete. ¿En muros de contención en Chosica? No. ¿En reforzamiento de riberas? No. El mejor alcalde de Lima usó el dinero para… el horroroso malecón de la Costa Verde.

Foto: Transparencia Económica MEF / Captura: Útero.pe

Sí, ese malecón por el cual los tablistas se opusieron  y que cuando fue inaugurado contó  con el «apoyo» de «esforzados» corredores que lo hacían con cartera en mano, y de forma muy extraña pero innovadora.

https://www.youtube.com/watch?v=LsIr9MnTb7s

Consultado al respecto… el alcalde que es muy locuaz (??) dijo que no había leído nada al respecto y que no podía responder. Cerró la puerta del camionetón de un golpe y se marchó raudo porque ya Fernando Llanos de América TV se había puesto muy espeso preguntando. Cosa que al alcalde no le gusta nada.

Y de seguro, como ya nos tiene acostumbrados, Luchito desaparecerá un buen tiempo hasta que la cosa pase y le seguirá lanzando la pelota al Ejecutivo, olvidándose que ÉL ES EL ALCALDE DE LA CIUDAD.. una ciudad que sigue creciendo sin planificación, que no ejecuta en prevención y que olvida a sus vecinos y que además preside la Asamblea Metropolitana, la reunión de los 43 alcaldes distritales y que encima es Gobernador Regional.

Un comentario en «El desborde de Castañeda.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − seis =