Compartir

Pobreza, género, agua, empleo y jóvenes, son los sectores de la sociedad que urge impulsar para desterrar las brechas de desigualdad que persisten en nuestro país. El presidente que resulte electo (sea de derecha, centro o izquierda) debe propiciar políticas integrales para estos segmentos, según revela estudio de Oxfam.

Siete millones de peruanos son pobres y viven con menos de 10 soles al día
Siete millones de peruanos son pobres y viven con menos de 10 soles al día

Redacción Spacio Libre/ @SpacioLibre

1.- Pobreza, los números hablan por sí solos. 

 1,3 millones de peruanos son pobre extremos
1,3 millones de peruanos son pobre extremos

En la actualidad, siete millones de peruanos son pobres y viven con menos de 10 soles al día. Ello equivale a la población de Ica, Arequipa, Moquegua, Tacna, Cusco, Puno, Ayacucho, Huancavelica, Apurímac y Madre de Dios.

Además, 1,3 millones de peruanos son pobre extremos. Esto quiere decir que no están en condiciones de cubrir su alimentación básica, viviendo con menos de 5 soles al día. Ello equivale a la población de Huancavelica, Apurímac y Pasco

Pero hay que acotar que si bien 12 millones de peruanos no están en condición de pobreza,  viven con entre 10 y 30 soles al día y son hoy vulnerables a caer en la pobreza. Ello equivale a la población de todo Lima, Callao y Arequipa.

«En otras palabras, 4 de cada 10 peruanos viven en riesgo de volver a caer en la pobreza, en caso de enfrentar problemas como perdida de empleo, enfermedad familiar, etc», comenta el economista Armando Mendoza.

2.- Brechas de género que urgen cerrar para ser un país igualitario

Pese al crecimiento económico el ingreso de las mujeres está muy lejos del de los hombres: en promedio, una mujer gana un tercio menos que un hombre en el Perú.

Cada mes, ello equivale a aproximadamente 600 soles menos que recibe una mujer trabajadora respecto al trabajador hombre. Al año ello equivale a aproximadamente 7.500 soles menos que recibe una mujer trabajadora respecto al trabajador hombre. A lo largo de su vida laboral hasta la jubilación una mujer recibirá en promedio 350 mil soles menos que un hombre, revela el informe de Oxfam.

A esto hay que agregar que entre hombres y mujeres solteros la brecha de ingresos es de apenas 4%, pero entre casados/convivientes se dispara un 40%.

Armando Mendoza alega que las mujeres dedican un tiempo al trabajo domestico y cuidado familiar que es una carga adicional que no es remunerada. «La mujer en el Perú en promedio trabaja 63,4 horas semanales, pero 41 de esas horas no son remuneradas», advierte el economista.

Añade que ello equivale prácticamente a un empleo permanente de 40 horas semanales, por el que no percibe ingreso alguno. Si al menos se le pagara el sueldo mínimo, ello equivaldría a 750 soles mensuales, 9 mil anuales anuales, o 420 mil a lo largo de toda su vida laboral (hasta los 65 años).

3.- La utópica meta del agua para todos.

Esta es una de las clásicas promesas de los candidatos en campaña, populismo puro.
Esta es una de las clásicas promesas de los candidatos en campaña, populismo puro.

En el acceso a servicios esenciales, como el agua, refleja también las brechas de la desigualdad. Lima, la segunda ciudad más grande del mundo en una zona desértica, expresa estas desigualdades.

Para Oxfam, se debe tener en cuenta que en los distritos residenciales como San Isidro el consumo promedio de agua diario por 1 habitante equivale al consumo de 24 habitantes en las zonas más pobres de la capital.Casi medio millón de personas en Lima viven en zonas donde el consumo promedio de agua esta por debajo del mínimo de 50 litros diarios establecido por las Naciones Unidas.

Los pobres pagan el agua más cara, de modo que en los asentamientos humanos abastecidos por cisterna el costo del agua es hasta diez veces mayor que en zonas residenciales. Información del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS) indica que Sedapal vende cada metro cúbico de agua a S/2,30 y los camiones cisterna que llevan el agua a los AA.HH les cobran a las familias entre S/ 8 y S/12, esto es, 6 veces más, mientras que quienes tienen acceso al agua potable pagan tarifas reguladas por Sunass.

4.- Los jóvenes, la porción más delicada de la sociedad

En América Latina y el Caribe las cifras de desempleo juvenil son moderadas, aunque duplican la tasa general y casi triplican la de los adultos. Foto: apcarguedas.blogspot.com
En América Latina y el Caribe las cifras de desempleo juvenil son moderadas, aunque duplican la tasa general y casi triplican la de los adultos. Foto: apcarguedas.blogspot.com

La desigualdad se expresa también en las proyecciones de los jóvenes. Se calcula que en el país, 1 de cada 5 jóvenes entre los 15 y 29 años ni estudia ni trabaja.

«Son millón y medio de peruanos y peruana jóvenes, muchos de ellos en situación forzada de inactividad. Cada año ingresan al mercado laboral alrededor de 250 mil jóvenes. Pero enfrentan dificultades para encontrar un empleo y remuneración adecuada», comenta Mendoza.

Cifras oficiales señalan que solo 1 de cada 5 jóvenes ocupados entre 14 y 29 años accede a empleo formal y que el ingreso laboral de los menores de 25 años es en promedio la mitad de lo que perciben los mayores de 25 años.

Además, cerca al 40% de los menores de 25 años ocupados, perciben un ingreso menor a la línea de pobreza (aproximadamente 300 mensuales)

5.- Sueldo Mínimo que no alcanza ni para lo mínimo.

Perú es el país de la región que hace más tiempo no incrementa su salario mínimo/ Foto: Oxfam
Perú es el país de la región que hace más tiempo no incrementa su salario mínimo/ Foto: Oxfam

En la actualidad, 1 de cada 4 peruanos que trabaja percibe ingresos por debajo de la línea de pobreza. Además, son 4 millones de peruanos cuyo ingreso es inferior a 300 soles mensuales.

«El salario mínimo en el Perú es el penúltimo más bajo de la región; solo por encima de Bolivia. El actual valor del salario mínimo (750 soles mensuales) apenas cubre la mitad del ingreso necesario para que un hogar promedio este por encima de la pobreza.  El ultimo incremento del salario mínimo fue en 2012. La pérdida de poder adquisitivo por la inflación acumulada hasta el 2015, es alrededor del 10%», enfatiza Armando Mendoza.

Según el economista inmediatamente se debería incrementar la RMV en 10%, y progresivamente debería subir hasta los S/1.500 que es el valor de la canasta básica familiar. Dijo que el proceso de reajuste debería pasar por un análisi técnico antes de político, como es en la actualidad.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

catorce + 6 =