Compartir

El destape hecho por los periodistas Pedro Salinas y Paola Ugaz contra Luis Fernando Figari líder y fundador del Sodalicio de Vida Cristiana remeció cada uno de los rincones del Vaticano. Luego de unos días de publicado el libro y después de que la Fiscalía haya interpuesto una denuncia contra el mismo por violación hacia algunos miembros jóvenes de su agrupación, representantes de la Conferencia Episcopal Peruana se dieron cuenta de que rechazar los actos y mantenerse en el silencio no los favorecen en nada, por lo que hicieron un anuncio que despuntó aún más críticas a la institución religiosa que congrega la mayor cantidad de fieles en nuestro país.

Mons. Fortunato Urcey, obispo de Chota/ Foto: Aciprensa
Mons. Fortunato Urcey, obispo de Chota/ Foto: Aciprensa

Por José Alván Senepo
@JoseAlvanS

Desde hace al menos seis meses, monseñor Fortunato Pablo Urcey, obispo de la diócesis Chota (Cajamarca), fue designado por la Santa Sede como “visitador apostólico para investigar y referir” cada una de las imputaciones por violación y malos tratos contra Luis Fernando Figari y recoger el testimonio de los mismos miembros del Sodalicio . Así lo demuestra un documento remitido por el Vaticano el 22 de abril del 2015.

La carta fue difundida en RPP y en él se señala que la Iglesia tiene conocimiento de «algunas acusaciones de comportamientos impropios, dirigidas al fundador de dicha sociedad de vida apostólica», y también explica que el monseñor de Chota deberá redactar y transmitir al Vaticano un informe acerca de las acusaciones y las eventuales responsabilidades imputables del acusado.

Pero ¿Por qué se calló por tanto tiempo? ¿Por qué recién se dice ahora? ¿Cómo responden los superiores del Sodalicio sobre esta “investigación en cubierta” del Vaticano?

«Cuando nos fue comunicada esta medida, la Santa Sede nos pidió sigilo, tanto sobre la visita como sobre quién era el visitador nombrado, para que pudiera realizar su trabajo con tranquilidad y sin presión mediática», afirmó Alessandro Moroni, superior del Sodalicio de Vida Cristiana.

«En medio de la situación difícil que estamos viviendo, he pedido autorización para hacer público que dicha investigación incluye una visita apostólica a nuestras comunidades del Perú», indicó. Asimismo, explicó que la visita comenzó en agosto «y debería terminar en marzo del 2016».

«NO SOY UN INVESTIGADOR, SOY UN VISITADOR»

El también secretario general de la Conferencia Episcopal Peruana, Pablo Urcey, fue entrevistado hace pocos días por la periodista Mariela Balbi, durante sus intervenciones dio a entender que su trabajo solo consiste en visitar todas las comunidades del Sodalicio (por el momento solo va 2) y recoger el testimonio de cada uno de sus integrantes de manera personal y en un ambiente cerrado.

En dichas reuniones, él tomará apuntes que luego tendrá que remitir a la Santa Sede y si es que tiene conocimiento de alguna acusación, se las hará saber sin faltar a la verdad en la carta que enviará a Roma posiblemente en febrero del próximo año, tal y como lo dio a entender en su diálogo con la periodista.

“Tengo que visitar las comunidades sodálites, conversar con cada uno de sus miembros y enviar a Roma el resultado de mi encuentro tratando siempre de salvar el carisma que esta congregación tiene“.

“El fundador del Sodalicio, Luis Fernando, está en Roma y yo solo visitaré comunidades sodálites en el Perú. El objetivo es escuchar a cada uno de los miembros, conversar en ambiente de tranquilidad, libertad, tomar apuntes, y enviar el resultado de esta visita”, refirió al ser cuestionado si es que también investigará a Figari.

Sobre el libro “Mitad monjes, mitad soldados” de Pedro Salinas y Paola Ugaz, aclaró que tiene conocimiento del mismo y del autor, pero dio a entender que no tendría por qué tomarlo en cuenta ya que Salinas ya no pertenece a los sodálites y que “en ese terreno (jurídico) ya no puede entrar”.

DENUNCIAS QUE FUERON INVALIDADAS EN MAYO

Martin Scheuch, blogger, publicó una carta que circula por las redes sociales y que aparece firmada por Jean Pierre Teullet, un sacerdote sodálite que desmiente al Sodalicio sobre la atención que este grupo religioso afirmó haber brindado a los miembros que denunciaron haber sufrido abuso sexual por parte de Figari.

Teullet presentó ante el Tribunal Eclesiástico de Lima cuatro denuncias que recibió en 2013, con testimonios de jóvenes que acusan a Luis Figari. Esto habría ocasionado que, luego de algunos meses, haya sido cesado del cargo que ocupaba en una parroquia de Ate Vitarte.

«En mayo del 2012, luego de varios meses de diálogo infructuoso con las autoridades, cuatro sodálites presentamos formalmente pedidos de investigación contra el hermano Luis Fernando Figari por actos graves e inmorales cometidos por él (…). Estos pedidos fueron desestimados, primero por el superior general de entonces, el Hno. Eduardo Regal (….). Nunca se realizó una investigación formal como usted afirma en su comunicado», expresó en la misiva dirigida al asistente general de comunicaciones del Sodalicio, Fernando Vidal.

¿Habrá sido esta una de las razones por las que se decidió encomendar al prelado de Chota como visitador? Quizá sí. Lo cierto es que el caso se mantuvo en secreto por mucho tiempo y, de no haber sido por el destape periodístico, hubiera sido complicado que se dé a conocer un caso tan repudiable como este.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × cuatro =