Compartir
foto: Facebook / Kumi Naidoo, director de Greenpeace
foto: Facebook / Kumi Naidoo, director de Greenpeace

No se puede luchar por derechos violando derechos

Para: mauro.fernandez@greenpeace.org, kumi.naidoo@greenpeace.org
cc: martin.kaiser@greenpeace.org, gpi-edo-group@greenpeace.org

Por Erick Iriarte Ahon

Mauro

Seré claro, siempre he creído en las cuestiones verdes, he trabajado por años en temas digitales y poder incluir párrafos verdes en declaraciones de sociedad de la información, porque es de suma importancia para mantener nuestro ecosistema.

Soy padre de una bella argentina, y he vivido en tu país, un país que se ha construido y ha tenido que encontrar su identidad. Soy hijo del ex jefe de patrimonio cultural del Perú y primer decano del colegio de arqueólogos, de quien aprendí que la defensa por mi patrimonio cultural y mi historia es parte de los derechos de este ecosistema donde vivimos y que debemos respetar, porque si olvidamos lo que fuimos no tenemos ni idea de lo que queremos ser.

Tu accionar de intentar una proclama política en las lineas de nazca ha sido delincuencial, porque nadie puede luchar por derechos violando derechos de otros. Entraste a una zona intangible sin autorización, sin derecho alguno a hacerlo. Profanaste un lugar donde mi historia, pero también tu historia dado que es patrimonio de la humanidad, se escribió. Su accionar no es reparable, para lograr que? que tu organización sea vista como violadora y destructora del patrimonio cultural d de toda la humanidad, y dime si crees que eso ayudo a tomar conciencia de alguna problema?, al final el resultado de la COP no fue lo que nadie espero, pero tu organización se diluyo en tratar de defenderse por tu accionar contrario a la ley.

Las disculpas ya vinieron, pero la verdad es que tus disculpas no sirven, no sirven porque no reparan la historia, no reparan el daño real y efectivo que hicieron. Dicen que te han suspendido en actividades mientras dura la “investigación interna de Greenpeace” (lo dijo tu director ejecutivo esta noche en Lima), pero también dijo que ya no estas en el Perú, que cuando el llego ya todos hablan regresado a casa (frase poco practica para no decir huido de sus responsabilidades, porque sabían claramente que estaban cometiendo un delito y luego lo supieron por todos los medios, porque igual te quedaste, y allí fallo la justicia peruana en detenerte a ti, pero eso es otro problema).

No te pido que vengas a entregarte, porque si te fuiste no seras capaz de volver por tu propia mano. Si veremos a donde llega la justicia peruana por defender su patrimonio cultural, o es que si un peruano dañara alguna patrimonio cultural o natural de argentina o de cualquier parte del mundo, lo dejarían salir campante y sin que le pase nada. Al menos tu director vino a dar la cara por ti, aunque en realidad tampoco lograra mucho mas que pedir “disculpas” y decir que es “moralmente responsable”.

Este e-mail va a ustedes, de un padre indignado por el accionar de un argentino, de un peruano indignado de ver como maltratan nuestra historia, de un activista indignado de ver como se violan derechos en una “supuesta lucha de derechos”, de un ser humano indignado de ver que no tienen la menor conciencia de la historia.

Pero mi indignación no hará nada para ti y tampoco a tu organización. Aunque no vaya nadie preso, aunque no les den ninguna multa, aunque nunca reparen el daño, lo que tu Mauro le has causado a Greenpeace, nunca tu organización te lo perdonara, has ocasionado mas daño al accionar ecologista por tu “activismo” que lo que ningún gobierno opositor al accionar de GreenPeace pudo nunca. Eso quedara en tu conciencia y eso quedara en tu organización.

La valentía no se mide por las “hazañas que haces”, sino por las responsabilidades que asumes, y tu no eres valiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte + 14 =