Compartir

new-new-banner

Por: Luis Pacheco Quispe
@Pacheco_Quispe

Según el Tyndall Centre for Climate Change Research, Perú se encontraría entre los diez países más vulnerables ante eventos climáticos, lo que estaría asociado a la alta dependencia de algunas regiones a sectores sensibles al cambio climático, tales como el agrícola y el pesquero; así como al bajo nivel institucional, que dificulta la planificación y ejecución de acciones de adaptación concretas.

En Perú, los principales efectos del cambio climático se asocian preliminarmente con el retroceso glaciar, el aumento de la frecuencia e intensidad del Fenómeno del Niño y la elevación del nivel del mar. En cuanto al primer efecto, según el Consejo Nacional del Ambiente (CONAM – 2001) en los últimos 22 a 35 años se perdió el 22% de la superficie glaciar, lo que equivale a 10 años de consumo de agua en Lima. Asimismo, se proyecta que para el 2025 desaparecerán los glaciares peruanos con una elevación menor a los 5 500 metros sobre el nivel del mar.

En teoría, existe una Estrategia Nacional ante el Cambio Climático (ENCC) que refleja el compromiso del Estado peruano de actuar frente al cambio climático de manera integrada, transversal y multisectorial, cumpliendo con los compromisos internacionales asumidos por Perú ante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), y tiene en cuenta de manera especial los esfuerzos de previsión y acción para adaptar los sistemas productivos, los servicios sociales y la población, ante los efectos del cambio climático.

El interés del Estado en atender al cambio climático parte de la preocupación por sus efectos adversos en el ámbito nacional. Estos se observan en los retrocesos de los glaciares y en el acceso a los recursos hídricos asociados, en la variación inusual de las temperaturas en el territorio y en el mar, en el cambio de los patrones históricos de precipitación pluvial y en el afloramiento costero, así como en el incremento de la intensidad y frecuencia de eventos climáticos extremos – Borrador de la Estrategia Nacional ante el Cambio Climático.

Ahora bien, la Cumbre de los Pueblos es el espacio de diálogo que se da para compartir experiencias, problemas y propuestas frente al cambio climático como respuesta a la crisis civilizatoria ocasionada por un mal llamado “modelo de desarrollo” que mercantilizo la vida humana y la naturaleza.

Son los pueblos, las comunidades del interior del país quienes mejor conocen los problemas de sus regiones. Su voz debe ser escuchada ya que se discuten cosas que no se tratan en el espacio oficial.

Foto: Spacio Libre (Luis Pacheco)
Foto: Spacio Libre (Luis Pacheco)c

El Movimiento Caravana Climática por América Latina comparte las experiencias que se recogen de toda Latinoamérica. Se generan espacios de dialogo, de convergencia. Lucía Ramírez, parte de la coordinación general del Movimiento dice:

“Difundimos las experiencias y soluciones que plantean las comunidades de toda América, las luchas locales, organizaciones campesinas. Estuvimos en Cajamarca conversando los problemas que existen con el caso Conga…Los gobiernos no se interesan y nosotros tampoco nos interesamos en las actividades gubernamentales. Eso lo aprendimos desde que salimos de México. Nuestro camino está al lado de las propuestas comunitarias. Lo nuestro es elaborar estrategias de comunicación alternativa creada por los mismos pueblos y difundirlas con los medios alternativos”.

Entre las diferentes actividades que realizan en centros de estudios y las pocas instituciones colaboradoras de nuestro país, consideran que es importante destacar los problemas de mercantilización de los bosques, comercialización de los recursos naturales, financiación de la naturaleza. Se exigen mecanismos de desarrollo limpio ya que afectaciones de la construcción y operación de hidroeléctricas de represas en los ríos, son problemas que no deben dejarse de lado.
“El cambio climático es un fenómeno meteorológico y queremos registrar cómo los pueblos enfrentan ese cambio. Las empresas no buscan soluciones colectivas, solo buscan engordar sus billeteras. Esto afecta a las comunidades”, añade Lucía.

Braulio Hidalgo, integrante de La Caravana, en la conferencia realizada en las instalaciones de la Confederación Nacional Agraria (CNA), manifestó: “Nuestra prioridad es el bosque, los pueblos, la capital es alternativa. Nuestra preocupación y actividades están con las comunidades campesinas. La corrupción de las autoridades hacen que se exploten a las comunidades. Las proyecciones de nuestro material audiovisual en los pueblos consigue que no se sientan solos en su lucha contra la devastación de su lugar de origen”.

Acciones de difusión de la Caravana Climática en Lima / Foto: Spacio Libre (Luis Pacheco)
Acciones de difusión de la Caravana Climática en Lima / Foto: Spacio Libre (Luis Pacheco)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciseis + quince =