Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Una noticia pasó casi desapercibida en medio de las celebraciones de Fiestas Patrias y las vacaciones de medio año. La Contraloría General de la República decidió (al fin) auditar el proyecto Línea Amarilla, aquel del cual se desprende el mamotreto del bypass de 28 de julio. En este informe detallamos algunos aspectos de aquello que el equipo del contralor Edgar Alarcón, debe revisar cuanto antes. [Bonus track: Incluye algunos aspectos interesantes del puente Bella Unión que anda paralizado por estas fechas.]

El bypass que nadie pidió / Foto: Captura de YouTube
El bypass que nadie pidió / Foto: Captura de YouTube

Por: Francisco Pérez García
@franco_alsur
Foto de portada: El Comercio

Como mencionamos, la Contraloría emitió el 27 de julio una breve nota de prensa donde informaba el inicio de las acciones de control sobre la megaobra Línea Amarilla señalando que «ha tomado conocimiento de la suscripción de adendas al contrato, cuya aplicación podría afectar el equilibrio económico financiero de la mencionada concesión en perjuicio del Estado.»

Precisamente son las adendas 2 y 3, firmadas durante la gestión actual de Luis Castañeda las que deben ser revisadas por el órgano estatal de control. En lo que refiere al tema que nos concierne (#elbaipásdeLucho) la adenda 2 es la que determina la desaparición del proyecto Río Verde y la construcción del bypass y alameda de la avenida 28 de julio.

Un dato a ser tomado en cuenta: La adenda 2 fue firmada en octubre de 2015. Las obras del bypass empezaron en marzo del mismo año. O sea, ¿arranco la obra y después regularizo todo? Clásico de la gestión del amigo Lucho ¿no?.

Los detalles en el sexto informe de nuestra web especial #elBaipásdeLucho

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + diecisiete =